sábado 26 de septiembre de 2020

Sergio Massa conduce la Cámara de Diputados y busca terciar en la relación de fuerzas con ambos Fernández.
Política

Massa renueva su tropa en la provincia con bermejistas

El líder del Frente Renovador rearma su partido con vistas a 2021. En Mendoza, a sus filas se han sumado dirigentes muy cercanos a Alejandro Bermejo y Stevanato. ¿Se viene el acuerdo?

Sergio Massa conduce la Cámara de Diputados y busca terciar en la relación de fuerzas con ambos Fernández.

El massismo es hoy un socio minoritario en el Frente de Todos. Pero esas pocas “acciones” que tiene en la alianza que gobierna el país, quieren ser no sólo revalidadas en las urnas en 2021, sino también multiplicadas. Por eso, Sergio Massa trabaja en reconstruir las bases territoriales de su partido, el Frente Renovador y, en ese plan, aparece Mendoza, donde ya hay movimientos para atraer a peronistas huérfanos del kirchnerismo.

El hombre elegido para relanzar al massismo mendocino parece ser Alejandro Bermejo. Si bien en el entorno del diputado nacional niegan que haya un acuerdo político, son dirigentes de su sector los que lideran esta nueva etapa, entre ellos Gabriela Lizana, asesora del “Pulga” en el Congreso y ex candidata a intendenta de Rivadavia en 2019.

“El massismo se lo quiere llevar al Pulga porque representa a un sector del peronismo mendocino”, dice un bermejista que admite algún contacto. Pero aclara: “El plan de Bermejo es aceitar fuertemente el peronismo en la provincia”.

La presentación de este nuevo massismo, ya sin Difonso y Pereyra en sus filas (ver aparte), fue vía Zoom el 31 de julio, en una reunión que condujo el Jefe de Gabinete de Massa en la Cámara de Diputados de la Nación, Raúl Pérez, y de la que participaron una decena de dirigentes mendocinos de la segunda línea del peronismo no K. Entre ellos Lizana; Yamila Cerezo, actual secretaria de gobierno de Maipú; y Alexandre Maza, ex diputado provincial (quien conducirá la mesa política del partido).

No pasa desapercibida en la foto que se difundió de ese Zoom la presencia de Marcelo Canale, el ex concejal de Godoy Cruz condenado por coimas en 2001, que intentó el año pasado ser candidato a intendente por el Partido Intransigente. Como tampoco otro nombre: el de Clara Jahan, quien fuera directora de Jardines Maternales de la provincia en la gobernación de Alfredo Cornejo.

La participación de Lizana -que al igual que Alejandro Bermejo prefirió no hablar para esta nota- da una señal del perfil productivista y territorial que el massismo pretende tener en Mendoza. La referente de los sectores productivos de la Zona Este, dicen, tejió una relación con Massa pero sobre todo con su esposa, Malena Galmarini, “hace varios años”.

La otra mujer de alto perfil que forma parte de este relanzamiento del FR es Cerezo, a través de quien también pone un pie adentro del massismo el intendente maipucino Matías Stevanato. La ex subdirectora de Desarrollo Humano y Familia durante la gestión del “Pulga” en Maipú viene transitando la política junto al actual jefe comunal desde hace más de una década. Ambos fueron parte de la gestión de Celso Jaque: Stevanato como secretario del ex gobernador y Cerezo, como directora de Juventud.

Por su parte, el ex diputado Alexandre Maza es un veterano de la política mendocina que ha trajinado las internas del radicalismo en su Junín natal -donde supo hacerle frente sin resultados al hoy vicegobernador Mario Abed- y después se pasó al peronismo. Ahora, es parte del armado del massismo en la provincia como jefe de la mesa política del FR.

Parece evidente que con Lizana y Cerezo dentro de este nuevo sector, también lo están Alejandro Bermejo y Stevanato. “Si tiene cuatro patas, cola y ladra, es perro”, dice el dicho popular. Sin embargo, Adolfo Bermejo -senador provincial y el único que se prestó a hablar con Los Andes- desconoció que haya un acercamiento con Massa. “Siempre ha habido buena relación con Sergio desde que estaba en el Senado de la Nación, pero no hay definición política ni estamos pensando en términos electorales”, aseguró. Minimizó la presencia de dirigentes de su sector en el FR: “Son decisiones individuales”, lanzó.

Las palabras del mayor de los hermanos Bermejo parecen ir, más que para descartar la relación con el massismo, a evitar que se hable -en plena pandemia- de que la política está pensando más en las elecciones de 2021 que en el combate al virus.

Pero por debajo de los barbijos, los bermejistas mantienen una aceitada comunicación con los enviados de Massa. “El Frente de Todos necesita configurarse para 2021”, dice el mismo dirigente que blanqueó la relación al principio de esta nota. “Hoy está La Cámpora y los K. Falta dar forma al albertismo y al massismo, Si eso fue necesario para ganarle al Pro en la Nación, mucho más necesario se hace en la provincia”.

Por eso sostiene que este incipiente noviazgo puede fortalecer en la interna peronista a Bermejo y a Massa, el “ala derecha” de esta alianza que buscará el año que viene revalidar pergaminos en la Nación y devolver al peronismo, en Mendoza, una victoria electoral que no consigue desde hace 10 años.

Jorge Difonso: “No tenemos relación política partidaria”

Hasta no hace mucho, el massismo en Mendoza tenía como representantes al ex intendente de San Carlos Jorge Difonso y al ex diputado Guillermo Pereyra. Con ellos, el Frente Renovador -que se oponía al kirchnerismo- adhirió en 2015 a Cambia Mendoza. Pero todo cambió el año pasado cuando Massa se “reconcilió” con Cristina Kirchner y tanto Difonso como Pereyra quedaron en la vereda de enfrente de su jefe político.

“Tenemos muy buena relación de hace años con Massa, pero no hoy no tenemos relación política partidaria con el PJ de Mendoza”, admite Difonso que, como diputado provincial, encabeza un bloque llamado Frente Renovador-Unión Popular.