Las designaciones políticas abrirían una batalla judicial por el Consejo de la Magistratura

Horacio Rosatti sigue adelante con la Magistratura y tomó juramento a las nuevas consejeras.
Horacio Rosatti sigue adelante con la Magistratura y tomó juramento a las nuevas consejeras.

Cristina Kirchner dividió el bloque del Frente de Todos para nombrar un senador de su confianza mientras que Massa designó a una diputada radical. Hay amenazas de recurrir a la Justicia. La Corte hizo jurar a otras cuatro consejeras.

Con la maniobra urdida a último momento por la vicepresidenta Cristina Kirchner, el oficialismo se impuso para designar a un senador propio en el Consejo de la Magistratura y desplazar así al cordobés Luis Juez, mientras que en la Cámara de Diputados Sergio Massa cedió ante Juntos por el Cambio y nombró a la radical Roxana Reyes.

La fractura del Frente de Todos le permitió a Cristina nombrar a un senador de su estrecha confianza, el rionegrino Martín Doñate, quien asumiría en nombre del flamante bloque Unidad Ciudadana como segunda minoría, lugar que reclamaba el PRO. Por eso, la coalición opositora dará la batalla para intentar frenar la designación.

El interbloque de senadores de Juntos por el Cambio estalló al conocerse el desplazamiento de Juez y, en una conferencia de prensa convocada de urgencia, anunció la presentación de una nota ante el titular de la Corte -y ahora también del Consejo-, Horacio Rosatti, para que se abstenga de tomarle juramento a Doñate.

Paralelamente, Juez denunciará a Cristina por los presuntos delitos de abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público. “No hemos sido nosotros los que a las 12 de la noche salimos a robar una banca. Entre gallos y medianoches, la vicepresidenta ha decidido cambiar las mayorías y minorías. Cambiaron todas las reglas del juego”, lamentó el cordobés.

El argumento de Juntos por el Cambio para cuestionar la legalidad de la resolución es que debe tomarse, como criterio para la distribución, la conformación del Senado al 16 de abril. Es decir, el día después de vencerse el plazo dispuesto por la Corte. En ese entonces, el PRO se configuraba como segunda minoría.

“Los hechos son categóricos: anoche han dividido el bloque del Frente de Todos para constituir una segunda minoría distinta a la que había el 16 de abril. Esto es un fraude. La actitud de Cristina roza el delito y es vergonzosa para las instituciones de la República”, denunció el líder del interbloque, Alfredo Cornejo, en el Salón de las Provincias.

El oficialismo se escuda en el antecedente inverso de fines de 2015, cuando Cambiemos conformó una mayoría ad hoc para nombrar como consejero a Pablo Tonelli con apoyo de otros sectores políticos. “Fue la oposición la que nos enseñó a hacer estas maniobras”, ironizó un integrante de Unidad Ciudadana bajo estricta reserva.

La diferencia, según observan en Juntos por el Cambio, es que la ley de 1997 -ahora restituida por la Corte- establece un reparto por bloques, a diferencia de la ley derogada, que hablaba de “mayoría” y “primera minoría”. Por eso, la mesa nacional de la alianza calificó la división del Frente de Todos como una “maniobra fraudulenta”.

La fractura del oficialismo hasta dejó una perlita: el porteño Mariano Recalde se había alistado en Unidad Ciudadana, pero luego se pasó al otro bloque -Frente Nacional y Popular- porque, con la designación de Doñate, el espacio cristinista podía ser acusado de tener dos representantes. Hubo un segundo pase a la inversa, de la puntana Eugenia Catalfamo.

Doñate, el elegido de Cristina, fue reelecto como senador en 2019 en la boleta del Frente de Todos, que compartió con el actual ministro Martín Soria como candidato a diputado, aunque ambos mantienen un enfrentamiento político en Río Negro. Doñate supo tener protagonismo como presidente de la estratégica comisión bicameral que controla al Ministerio Público.

La reacción en Diputados

En la Cámara de Diputados, la escena fue completamente diferente: Juntos por el Cambio aplaudió la designación de Reyes y fue el propio jefe del bloque oficialista, Germán Martínez, quien montó una conferencia de prensa para desmarcarse de la decisión de Massa. Una jugada inesperada que despertó lecturas de todo tipo.

“No estoy de acuerdo con la resolución firmada por el presidente de la Cámara. Nosotros somos el bloque parlamentario con mayor cantidad de integrantes. Nos corresponderían dos integrantes y vamos a quedar solamente con uno, la diputada Vanesa Siley”, advirtió Martínez, quien evaluará si corresponde impugnar el nombramiento de Reyes.

A diferencia de Cristina, que no dudó en mover los hilos necesarios para garantizarse un lugar por el Senado, en Diputados no se analizó la posibilidad de partir del bloque. “No tenemos 129 diputados para sostener eso en el recinto”, explicó un encumbrado oficialista, reparando en la falta del quórum propio.

Más allá de los dos legisladores que aún no asumieron, el Consejo está en condiciones de funcionar con los miembros ya nombrados. En noviembre caducan todos los mandatos y habrá que elegir a nuevos consejeros. Para ese entonces, Martínez espera que se haya sancionado una nueva ley, aunque hoy no hay acuerdo con la oposición.

Mientras tanto, Rosatti le tomó juramento ayer a las cuatro consejeras técnicas electas tras el fallo de la Corte: las abogadas Jimena de la Torre y María Fernanda Vázquez; la jueza Agustina Díaz Cordero; y la académica Pamela Tolosa.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA