Largas filas, demoras y la participación más baja en las PASO: lo que dejó la votación en pandemia

Largas filas, demoras y la participación más baja en las PASO: lo que dejó la votación en pandemia
Elecciones legislativas PASO 2021 - José Gutiérrez / Los Andes

El protocolo sanitario se aplicó en todo el país y provocó retrasos en los establecimientos. Fue a votar solo el 67% del padrón. En algunos distritos se pudo votar después de las 18.

Largas filas en las veredas, demoras inevitables y la participación más baja en la historia de las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). Así transcurrió la primera elección nacional en medio de la pandemia para elegir a los candidatos que competirán el 14 de noviembre por un lugar en el Congreso Nacional.

El protocolo sanitario elaborado por el Ministerio del Interior y la Cámara Nacional Electoral para prevenir contagios de Covid se aplicó en todo el país y provocó retrasos, al punto tal que en algunos distritos se permitió a los electores que estuvieran en la cola ingresar a los establecimientos después de las 18.

El nivel de participación de este domingo fue del 67,11%, el más bajo registrado en las PASO: en las cinco ediciones realizadas hasta el momento a nivel nacional, el promedio fue del 76,21%. En las primarias de 2017, la concurrencia había sido del 74,96%, y dos años después fue del 76,40%.

Como consecuencia de las demoras, a las 18 todavía quedaban alrededor de 1.900 escuelas en plena votación. Los primeros resultados oficiales se difundieron a las 21.30, con poco más del 60% de las mesas escrutadas.

“Buen número”

En el Gobierno evaluaron el nivel de concurrencia como positivo e insistieron en que fue un acierto la decisión de postergar la fecha de los comicios: en esas cinco semanas ganadas se pudieron aplicar 12 millones de dosis más de la vacuna contra el coronavirus.

“Se puede decir que la voluntad, las ganas y el deseo de votar estuvieron presentes. Es un muy buen número de participación teniendo en cuenta lo que todos conocemos: es una elección en el medio de una pandemia”, destacó el ministro de Interior, Eduardo “Wado” De Pedro.

Desde Casa Rosada, el funcionario calificó la jornada como “histórica” y destacó que se desarrolló “en paz, con tranquilidad y con orden”. También ponderó el trabajo de “más de 100.000 presidentes de mesa” y de “casi 500.000 fiscales de todas las fuerzas políticas que también participaron, sumaron y aportaron militancia, compromiso y transparencia al proceso electoral”.

El ministro del Interior Wado de Pedro - Foto Clarín

En el mismo sentido se expresó más temprano la responsable de la Dirección Nacional Electoral, Diana Quiodo, quien sostuvo que la elección transcurrió con “total normalidad” y que “no se registraron incidentes”.

Quiodo remarcó que la ciudadanía se volcó “masivamente a las urnas” y que así “ha reafirmado su compromiso con el sistema democrático, cumpliendo con los protocolos en un ejemplo de civismo”.

El protocolo sanitario

Funcionaron a lo largo y ancho del país 17.092 establecimientos con un total de 101.457 mesas para sufragar, distribuidas en un máximo de ocho por cada centro de votación. Como se habilitaron nuevas instalaciones, uno de cada cuatro electores votó en un lugar distinto al de la última elección.

Se priorizaron los espacios en planta baja y con buena ventilación, y los adultos mayores y personas de riesgo tuvieron prioridad para emitir el voto en determinadas franjas horarias. No se permitió el ingreso de acompañantes, salvo en casos de fuerza mayor.

Además de los efectivos de las Fuerzas Armadas, de seguridad y policiales habitualmente afectados a los comicios, hicieron su debut los “facilitadores sanitarios”, agentes que se encargaron de ordenar el proceso dentro y fuera de las escuelas, y de controlar el cumplimiento de las medidas de higiene y distanciamiento.

Como establecía el protocolo, los documentos de identidad no se entregaron en mano, sino que se depositaron sobre la mesa para evitar su manipulación, y se procuró que los votantes llevaran su propia lapicera. En algunas jurisdicciones, como la Ciudad de Buenos Aires, hubo control de temperatura.

Escuela Arístides Villanueva de Ciudad de Mendoza - José Gutiérrez / Los Andes

El fallo de Servini

Tanto la DINE como la CNE recomendaron a los ciudadanos que, dentro de lo posible, concurrieran a sufragar en las primeras horas de la jornada para evitar que el proceso se extendiera más allá del horario legal. Sin embargo, las demoras no pudieron impedirse.

En Ciudad de Buenos Aires, la jueza con competencia electoral, María Servini, firmó un fallo durante la tarde donde dispuso que aquellos electores que todavía se encontraran en la fila a las 18 recibieran un número para poder ingresar al establecimiento luego de ese horario.

Servini se mostró insatisfecha con el desenvolvimiento de los comicios. “Faltaron muchísimas autoridades de mesa, más que nunca. Hubo escuelas o mesas que se abrieron muy tarde, lo que no me había pasado nunca (en tres décadas). Sobre todo en las mesas de extranjeros costó poder completarlas”, lamentó en diálogo con Radio La Red.

Días atrás, la magistrada recurrió a la Corte Suprema de Justicia y acusó a la CNE de “entorpecer” el desarrollo de la labor por avanzar en definiciones que son propias de cada jurisdicción. El máximo tribunal electoral, que preside Santiago Corcuera, rechazó que exista una “intromisión” en las facultades de los juzgados.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA