domingo 24 de enero de 2021

Vicentín pasó de ser la sexta exportadora de granos y derivados de la Argentina a incurrir en cesación de pagos con una deuda cercana a los $ 100 mil millones.
Política

La provincia de Santa Fe apuesta a tener un rol clave en la futura Vicentin

Con el visto bueno de la Casa Rosada, el gobernador Omar Perotti construye una “alternativa superadora” al proyecto que impulsa la Nación para la empresa intervenida. El objetivo es que la provincia sea parte de la nueva firma con productores.

Vicentín pasó de ser la sexta exportadora de granos y derivados de la Argentina a incurrir en cesación de pagos con una deuda cercana a los $ 100 mil millones.

Con el visto bueno que le llegó desde la Residencia de Olivos, el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti se enfocó en la construcción de “una alternativa superadora” (textual del Presidente Fernández) al proyecto de expropiación de Vicentin anunciado por el Gobierno nacional. En Santa Fe, cobra cada vez más fuerza el proyecto de “armar una empresa mixta con varios actores”, entre ellos las cooperativas de productores, sindicatos, y representantes del gobierno provincial.

El gobernador santafesino junto a un grupo de funcionarios avanzaron esta semana en una agenda de reuniones con distintos sectores ligados a Vicentin: desde los productores de las cooperativas que confiaron el acopio de sus granos a la empresa, hasta los dirigentes de los sindicatos que representan las diferentes áreas de negocios de la empresas (acopio de granos, aceitera, exportación, algodón y carnes, entre otros).

“Perotti quiere que los sindicatos y las cooperativas vayan dando una discusión para adentro sobre la propuesta de armar una nueva empresa”, dijo a radio LT8 de Rosario, Jorge Petetta, presidente de AFA (Agricultores Federados Argentinos). Vicentin le adeuda a Agricultores Federados 280 millones de pesos. AFA representa a 18 mil productores y comercializa el 1 por ciento de la soja a nivel mundial.

El dirigente cooperativo admitió que que no le gusta “la palabra expropiación”, pero dijo que creer que la intervención “puede sentar en una mesa a las cooperativas, los sindicatos, el Estado y hasta la familia Vicentin para que la empresa empiece a funcionar normalmente”.

Los productores cooperativos repiten una palabra: “confianza”. Creen, al igual que el presidente Alberto Fernández, que los actuales directivos de Vicentin (sobre todo el CEO Sergio Nardelli) son los responsables “del desmanejo” de la empresa y de ninguna manera pueden participar en un futuro. “Al Presidente le disgustó mucho que Nardelli pusiera como prende de cualquier negociación su continuidad al frente de Vicentin”, comentó a este diario un testigo de la cumbre entre Fernández y Nardelli de la semana pasada en Olivos.

La Federación de Cooperativas Federadas (FECOFE) también mantuvo una reunión con Perotti para discutir sobre las viabilidad “de una nueva empresa”. Según publicó el diario rosarino La Capital, “la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) como los grandes acopios privados ya empezaron a analizar las chances de ser parte de la salida a la crisis en Vicentin”.

Pese al convencimiento íntimo de que no hay alternativa a la expropiación, Fernández liberó el camino a Perotti. Por ejemplo, retrasó la llegada al Senado del proyecto de ley expropiatorio. “El proyecto ya está listo; hace diez días tuve en la mano un borrador; el Presidente habilitó las negociaciones por eso todavía no llegó”, dijo a este diario un senador nacional peronista, de fluido contacto con Perotti, con quien compartió el bloque hasta el año pasado.

“El proyecto de Perotti y que compartimos -dijo el mismo senador- es crear una empresa mixta, con representantes del Estado nacional y de distintos sectores, sin la continuidad de la directiva actual; pero no será fácil porque que en fondo hay una pregunta que nadie puede contestar: ¿quién paga la deuda de casi 100 mil millones de pesos?”.

El mismo senador dijo a la vez que “el Estado nacional no puede despreocuparse del futuro de Vicentin; la empresa le debe 350 millones de dólares al Banco Nación”.

El 9 de junio el presidente Alberto Fernández fijó por decreto una intervención de 60 días a Vicentin, empresa que entró en cesación de pagos a principios de diciembre pasado. Gabriel Delgado quedó al frente de la intervención pero por razones de salud, quien se instaló en la sede de la empresa de Reconquista (al noreste santafesino) fue el subinterventor Luciano Zarich.

Dos actores clave en el proyecto de intervención fueron el ministro Matías Kulfas y la senadora nacional por Mendoza, Anable Fernández Sagasti. Kulfas estuvo este martes en Olivos con Alberto Fernández, y ayer Fernández Sagasti. No hubo información oficial sobre si fue conversada la vía alternativa que está abriendo Perotti.

La dirigencia de Juntos por el Cambio (JPC) criticó con dureza la expropiación y el proyecto expropiatorio (“la incertidumbre del Estado expropiador”, dijo diputado radical Mario Negri). Ayer se sumó el gobernador de Jujuy, el también radical Gerardo Morales, aunque en un tono muy diferente. Si bien dijo no estar de acuerdo con la expropiación de Vicentin, no cree que el gobierno “vaya por todo” y dijo tenerle “confianza al Presidente Fernández”.

“Planteamos un gerenciamiento integrado por la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) y/o AFA (Agricultores Federados), para que pongan en marcha la producción de la empresa y la reestructuración del capital social, dentro del marco legal”, dijo el diputado nacional de Juntos por el Cambio, Juan Aicega. Ligado a Emilio Monzó, el diputado se opone a la expropiación pero de manera diferenciada a los principales dirigentes de la coalición. Su posición, finalmente, no es tan diferente a “la alternativa superadora” que impulsa Perotti. Las autoridades del interbloque de diputados de JPC le pidió al presidente de la Cámara Baja, Sergio Massa, que postergue el eventual tratamiento del proyecto de ley de expropiación de Vicentin hasta que se pueda sesionar de manera presencial.

El PJ santafesino dio su respaldo a “la iniciativa del Presidente Alberto Fernández y a las gestiones del Gobernador Omar Perotti”. “La intervención busca rescatar a una empresa centenaria que iba camino a la quiebra, priorizando el bien común y garantizando su continuidad a través de capitales nacionales”, dijo el comunicado en el que no se menciona la palabra expropiación.