La interna del Frente de Todos en “situación crítica”

Alberto Fernández, Máximo Kirchner, Axel Kicillof. (Gentileza Clarín)
Alberto Fernández, Máximo Kirchner, Axel Kicillof. (Gentileza Clarín)

Las diferencias en el oficialismo quedaron al descubierto con los distintos actos celebratorios del 17 de Octubre. Las imputaciones cruzadas no ceden, en medio de la relación congelada entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner

El 17 de Octubre expuso las divisiones del oficialista Frente de Todos, al punto de que la crisis fue admitida en la Casa Rosada. “Veo al Frente de Todos en una situación crítica”, reconoció Fernando “Chino” Navarro, funcionario del Gabinete nacional y referente del Movimiento Evita, una pieza clave en las alianzas políticas del presidente Alberto Fernández.

Precisamente el Evita y otras organizaciones sociales realizaron su propia celebración del 17O, en La Matanza, lejos del acto en la Plaza de Mayo convocado por el moyanismo y aliados sindicales, las CTA, el kirchnerismo y La Cámpora, y también lejos del cónclave de la CGT en Obras.

Pese a asumir que el FdT está en crisis, Navarro procuró no señalar a nadie. “Hay que bajar los insultos y los decibeles de quienes somos dirigentes, he decidido construir puentes y rellenar grietas”, dijo Secretario de Relaciones con la Sociedad Civil.

Entre los distintos actos se cruzaron chicanas, algunas bastante fuertes. Desde el palco del estadio de Obras, donde se aglutinó la mayoría de la CGT liderados por los “Gordos”, se escucharon quejas por la falta de representación de la central obrera en el Gobierno y en el Congreso. “¿Qué tiene La Cámpora para ocupar más cargos que nosotros en la conducción del Partido Justicialista?”, también se preguntó Sebastián Maturano, de la Juventud Sindical.

Horas más tarde, desde la Plaza de Mayo, Máximo Kirchner, jefe de La Cámpora y titular del peronismo bonaerense, le devolvió gentilezas a la CGT y sus reclamos de más espacio en las listas del oficialismo para el 2023. Dijo que ahora pedían bancas y “después no aparecen cuando hay que votar contra los fondos buitres”. Un mensaje directo a uno de los tres secretarios generales de la CGT, Héctor Daer, diputado nacional en 2016, cuando se votó la ley aludida.

Kirchner dijo algo más duro. Sostuvo que los trabajadores están esperando que “dejen de traicionarlos”. Una grave imputación (¿a la CGT? ¿al gobierno?) en el Día de la Lealtad. Al lado de Máximo Kirchner, aplaudió Pablo Moyano, líder de los camioneros y co-secretario general de la CGT.

“El frentetodismo se hizo pelota”, dijo entre risas el diputado nacional peronista, Eduardo Valdés, en una entrevista en la AM530.

Valdés dijo que él se definía como un “frentetodista” y expresó su optimismo en la reconstrucción del espacio. Acaso por ser amigo personal de Alberto Fernández, sorprendió su reflexión crítica sobre el 17O: “debería haber habido un solo acto y en mi imaginación, el ideal era que el presidente del Partido Justicialista debía liderar ese acto y ese acto era el de la Plaza de Mayo. Yo estuve allí”.

“Les digo a quienes conducen el peronismo o manejan la lapicera en el Gobierno, que sería importante que reflexiones por qué se hicieron tantos actos”, insistió. Se sabe, Alberto Fernández es el presidente del PJ nacional. “Tampoco me gustó que el Presidente no consultara a la Vicepresidenta y al ministro de Economía , los principales socios del FdT, sobre el último remplazo de ministros”, concluyó Valdés.

Este miércoles, al terminar la reunión del gabinete nacional, el ministro coordinador Juan Manzur negó la afirmación hecha por Máximo Kirchner en la Plaza de Mayo, respecto a que el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional estaba caído. “No, para nada”, respondió el jefe de Gabinete. “Hay que entender qué es lo que pasó”, explicó Manzur, sin querer entrar en una controversia con La Cámpora, pero fijando su posición.

También hubo otra cumbre del PJ bonaerense con mucha discusión política. La presidió Máximo Kirchner, también estuvo el gobernador Kicillof, los intendentes del conurbano y los ministros nacionales Gabriel Katopodis y Jorge Ferraresi, ambos con licencia en sus distritos (San Martín y Avellaneda). Ambos son considerados clave para el vuelco de obra pública en el distrito para el 2023. Se habló de unidad y de la necesidad de reconstruir la mesa política del FdT bonaerense.

El fuego amigo volvió a recrudecer en el oficialismo. La relación entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner sigue congelada. “Necesitamos que la vicepresidenta y el presidente se dejen de joder, se junten y solucionen lo que sucede porque lo que hay enfrente es peor”, resumió Moyano.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA