La educación en el centro del debate

Luego de los foros organizados en materia agropecuaria y de seguridad, este fin de semana el Frente de Todos escucha y propone cómo mejorar lo que sucede en las aulas de Mendoza.

Nadie como las y los maestros saben las dificultades vividas antes, durante y en la pos-pandemia, con el aprendizaje y la tarea cotidiana de enseñar. En marzo de 2020, el virus conocido popularmente como COVID-19 modificó planes y prioridades en el mundo.

Sin embargo, no se tomaron las mismas decisiones en todos los territorios. Mientras el gobierno nacional dejó de lado las especulaciones y decidió trabajar para fortalecer el sistema de salud y disminuir contagios; en Mendoza, el ejecutivo quiso aprovechar la crisis para polarizar con el Frente de Todos, descuidando a la población y desinvirtiendo en salud y en políticas económicas y sociales que sirvieran para paliar la crisis.

En tanto, el gobierno nacional buscó cuidar el salario de los docentes. En sus primeros días de gestión, el Ministerio de Educación de la Nación convocó a la reapertura de la paritaria nacional y mantuvo en ejercicio permanente al Consejo Federal de Educación, para garantizar el piso salarial y las condiciones de trabajo en todo el país.

En contraposición, Mendoza profundizó su política “anti paritaria”, y pasó casi un año entero sin convocar a convenciones colectivas de trabajo y sin dar un solo peso de aumento a maestras y maestros.

Por otro lado, la pandemia puso de relieve la profunda desigualdad que atraviesa el sistema educativo. El ejercicio de una modalidad de educación remota dejó en claro la importancia de programas nacionales, como el Programa Conectar Igualdad y la necesidad de retomarlo de algún modo. La deserción aumentó y el Estado provincial aún debe dar una respuesta contundente para convocar a los estudiantes que no han vuelto a las aulas.

De acuerdo a un informe difundido a mitad de año por el Bloque de Senadores del FDT en la Legislatura local, el acceso a un servicio de internet de calidad y a dispositivos para conectarse y trabajar sobre contenidos digitales, no está garantizado en gran parte de los establecimientos que relevaron. Esto sumado a las condiciones edilicias de las escuelas de la provincia, que distan de ser las ideales en cuanto a infraestructura, seguridad y, en algunos casos, higiene básica para atender los requerimientos por la pandemia.

Sin dudas, los desafíos son muchos y requieren de una planificación integral en la que se comprometan todos los actores. Ahora bien, tenemos claro que para tener éxito en la aplicación de las propuestas y en la mejora continua del aprendizaje, es necesario un debate profundo con los y las trabajadoras para abordar luego la responsabilidad indelegable del Estado provincial, y construir las mejores herramientas pedagógicas para el desarrollo del futuro de Mendoza.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA