lunes 10 de mayo de2021

La economía de Alberto: llamado a un acuerdo con un discurso de confrontación
Alberto Fernández inauguró las sesiones del Congreso. / Federico López Claro
Política

La economía de Alberto: llamado a un acuerdo con un discurso de confrontación

Fernández habló de pobreza, inflación y deuda. Anunció que irá a la Justicia contra el macrismo por el crédito del FMI y que confirmó el descongelamiento de tarifas. De previsiones o pronósticos, nada.

La economía de Alberto: llamado a un acuerdo con un discurso de confrontación
Alberto Fernández inauguró las sesiones del Congreso. / Federico López Claro

El presidente Alberto Fernández ubicó hoy a la economía como uno de los ejes principales de su extenso discurso ante la 139 Asamblea Legislativa e hizo un llamado a un gran acuerdo nacional para sacar al país de la crisis en la que está, pero con un discurso de fuerte confrontación contra la oposición que gobernó en el mandato anterior.

Fernández habló de atacar la inflación y recuperar el ingreso real de las familias como puntos principales de su plan macroeconómico, sobre el que no precisó metas ni proyecciones ni previsiones. Y señaló que el Consejo Económico y Social del que participan empresarios y sindicalistas será un órgano clave para la “reconstrucción de la Argentina”.

“Construyamos un camino de acuerdos que permita lograr el desarrollo sostenible del país”, dijo Fernández no sin antes cuestionar con dureza a “las minorías ultrarecalcitrantes que agitan el odio” y a la oposición por cuestionar cada paso que da su gestión sin mostrar una actitud de colaboración frente a la pandemia de Covid-19.

“La salida de la Argentina es con un camino de construcción de acuerdos, siempre con pluralidad. La falta de respeto a la pluralidad es solo un signo de debilidad”, afirmó y llamó a “construir una economía inclusiva, productivamente dinámica, macroeconómicamente estable, federal y soberana. Por eso convocamos a empresarios, trabajadores, universidades, personas de la sociedad civil, para iniciar el Consejo Económico y Social”.

“No va a haber ningún ajuste que recaiga sobre las espaldas del pueblo”, prometió y señaló que no está apurado por cerrar la renegociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional, al que fustigó porque haberle otorgado al gobierno de Mauricio Macri un crédito de 56.300 millones de dólares sin tener en cuenta que la Argentina estaba ya en default.

Gran parte del discurso del jefe de Estado ante la Asamblea Legislativa estuvo enfocado en cuestionar con dureza las políticas económicas desarrolladas por la gestión Macri entre 2015 y 2019, dado que dejó –según afirmó- a la Argentina “debilitada” y con una economía “escuálida”, con un crecimiento de la pobreza mayor al que ocasionó el posterior confinamiento ante la pandemia.

“Seguiremos nuestras negociaciones (con el Fondo) con total conciencia y con la firmeza que siempre hemos demostrado. No queremos apresurarnos. Apuro por acordar tienen los picaros de siempre. Nuestro Gobierno el único apuro que tiene es el de poner de pie a la producción y al trabajo”, avisó Fernández.

También anticipó que ordenó impulsar una querella criminal contra los funcionarios del macrismo como Nicolás Dujovne, Federico Sturzzenegger y Luis Caputo, quienes firmaron el crédito con el Fondo en 2018. “He instruido he instruido a las autoridades permanentes para que formalmente inicien una querella criminal tendiente a determinar quienes han sido los autores y participes de la mayor administración fraudulenta y de la mayor malversación de caudales que nuestra memoria recuerda”, dijo.

Tarifas e inflación

Fernández remarcó que particularmente se había comprometí en campaña a poner fin a “semejante despropósito” de las tarifas dolarizadas. “Desde el día que llegué y hasta hoy mismo, he ordenado el congelamiento de tarifas. He cumplido mi palabra. Ahora llega el momento de regularizar el sistema tarifario que estuvo congelado todo este tiempo”, avisó.

Pero como la la conformación de ese nuevo cuadro tarifario va a demandar meses, el Gobierno marcará “un sendero en el precio” de las tarifas de luz, gas y otros servicios para el próximo año. Por ello, Fernández enviará al Congreso un proyecto de ley que declare la emergencia de servicios públicos y regulados con el objetivo de desdolarizarlos definitivamente y adecuarlos a una economía en la que los ingresos son en pesos.

El Presidente habló también de enfrentar los desafíos estructurales de la economía argentina. “La inflación es la principal evidencia de nuestras deficiencias”, señaló sobre uno de los principales flagelos que afecta al país desde 2008, en el primer gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Aseguró el jefe de Estado que la inflación es un problema multicausal que debe ser abordado de modo integral, con políticas macroeconómicas consistentes y sostenibles. Y con diálogo social que permita estructurar acuerdos de mayor alcance. “Durante 2020 pudimos reducir en 18 puntos la inflación que heredamos en 2019. Fue un primer paso para revertir la tendencia ascendente que se había registrado en 2018 y 2019”, afirmó.

Y apuntó que en el marco de ese acuerdo al que convoca debe hacerse que los salarios crezcan y los precios se estabilicen. “El sistema capitalista fracasa en el mismo instante en que los que consumen son expulsados del mercado. Ninguna sociedad crece empobreciendo a los que viven de un salario”, sostuvo.

Pobreza

Como parte del compendio de críticas y cuestionamientos a su antecesor Macri, Fernández lamentó que la pobreza haya aumentado 5,4 puntos porcentuales en el primer semestre de 2020 por el impacto de la pandemia de Covid-19, pero señaló que esa expansión del flagelo fue menor a la registrada durante el gobierno anterior.

“Durante el primer semestre de 2020 la pobreza aumentó 5,4 puntos porcentuales, de 35,5% a 40,9%. Es una situación grave que vamos a revertir”, dijo. Y añadió: “En esta crisis inmensa la pobreza subió menos que entre 2017 y 2019 cuando subió de 25,7% a 35,5%”.