viernes 23 de julio de2021

Política

La dura crítica de dos Madres del Dolor tras la bochornosa pelea en Diputados: “Hagan un mea culpa”

La dura crítica de dos Madres del Dolor tras la bochornosa pelea en Diputados: “Hagan un mea culpa”
Diputados protagonizó una bochornosa pelea en medio de la sesión por zoom.

Ambas estaban invitadas a un plenario en la Cámara baja por zoom. Sin embargo, legisladores kirchneristas y macristas comenzaron una escandalosa discusión por lo que las dos mujeres decidieron abandonar la charla.

La Cámara de Diputados protagonizó una bochornosa pelea entre legisladores kirchneristas y macristas en medio de una charla en la que dos Madres del Dolor estaba invitadas vía Zoom con el objetivo de brindar su testimonio sobre la muerte de sus hijos, víctimas de la violencia institucional.

Sin embargo, la reunión estuvo marcada por una escandalosa pelea entre los diputados, la cual terminó con una dura reprimenda de las mujeres que se cansaron de no ser escuchadas por los integrantes de la cámara baja. “Hagan un mea culpa”, les exigieron.

Todo sucedió en el marco de la cuarta reunión informativa de las comisiones de Seguridad Interior, que preside Paula Penacca, y de Derechos humanos, a cargo de Hugo Yasky, que tiene por objetivo analizar el proyecto integral contra la violencia institucional, que busca “prevenir y erradicar” estos actos por parte de las fuerzas policiales, de seguridad y servicios penitenciarios.

Debido a los protocolos de pandemia, la reunión se realizó a través de la plataforma Zoom y contó con la presencia de funcionarios y expertos en la materia, además de la madre de Facundo Astudillo, Cristina Castro, y la madre de Blas Correa, María Soledad Laciar.

Web

El turno para hablar de Cristina Castro se vio demorado debido a que tuvo que ser testigo de una acalorada discusión entre diputados oficialistas y opositores. Fue por eso que cuando le tocó hablar se dirigió a los legisladores para hacerles una dura crítica.

“Es muy triste lo que ha pasado. Hablamos de violencia institucional, vemos estos arranques de violencia y el hecho de no poder dejar un segundo la bandera política a un lado para fijarse… Acá no estamos hablando de un partido político, estamos hablando de víctimas, de seres humanos. No quiero que mi hijo sea un número, es un ser humano y nosotros somos una familia que no perdió solamente a un hijo, también hay hermanos, abuelos, tíos… Ver estos arranques de violencia, más cuando se habla de violencia institucional, duele. Y duele saber que estas son las personas que nos están representando en este momento”, expresó la mamá de Facundo Astudillo, el joven desaparecido hace poco más de un año supuestamente por agentes de la Policía Bonaerense.

Pero no terminó allí sino que continuó: “A nuestros hijos no los devuelve nadie. No hay reparación del daño que nosotros sentimos, el dolor que una familia siente. Les pido por favor que dejen de lado sus banderas políticas porque ustedes nos representan”.

Y ante la mirada avergonzada de los legisladores, Cristina Castro concluyó: “Nos siguen maltratando, humillando y agrediendo. Les pido un poquito de respeto y de ayuda”, señaló la mujer antes de retirarse de la videoconferencia porque tenía que regresar a su trabajo. “Una vida entera cuidando a nuestros hijos con mucho esfuerzo para que mueran en manos del Estado. No es justo, nos merecemos un poquito de justicia”.

Por su parte, la madre de Blas Correa, el joven cordobés que murió el año pasado en manos de agentes de la policía provincial, realizó un discurso similar. Indignada por lo sucedido, les habló a los legisladores presentes: “Estuve a punto de irme. Tengo un bebé de un mes y un bebé de un año y cuatro meses que están esperando para darles de comer. Tengo un hijo de 20 años y un marido que dejó de trabajar para quedarse a cuidarlos porque me parecía muy importante estar hoy acá para que ustedes nos escuchen”.

Ahora se imputaron a tres administrativos de la Clínica Aconcagüa por abandono de persona en el caso Blas Correas.

Y aseguró que fue “una falta de respeto” lo que sucedió durante el plenario y manifestó su dolor: “No tienen idea lo que nos cuesta estar frente a una cámara. No estamos acostumbradas a estar en esto. Me tuve que acostumbrar a salir en un programa de televisión a visibilizar lo que le pasó a nuestro hijo y ver cómo se pelean, si son de un partido y otro... La política no me gusta, y esto me convence más de que no participaría nunca en política. Les pido que hagan un mea culpa y digan: ‘No me importa el partido’. Tuvimos que presenciar una situación en la que sentí que nuestra presencia importaba poco”.

“Después de lo que viví recién, no sé si creo que puedan hacer algo. Primero tendrían que ponerse de acuerdo y empatizar un poco con nosotros y tener un poquito de piedad por lo que estamos pasando”, cerró. Fue por ello que ante la situación, la diputada Paula Penacca pidió disculpas en nombre de todos los legisladores.

Por qué se pelearon

La última sesión comenzó con el relato de las mencionadas madres del dolor y de Patricia Isorni, la mamá de Franco, el joven asesinado el año pasado en Santiago del Estero, por cuya muerte fue denunciada la Policía provincial. Pero con el correr de los minutos los diputados comenzaron a discutir.

“No es lo mismo recibir a un policía que mata a una persona por la espalda que exigir el inmediato encarcelamiento de los asesinos, como fue el caso de Néstor Kirchner cuando se enteró de la muerte de Mariano Ferreyra”, arremetió Mara Brawer, diputada del Frente de Todos, en referencia a la actitud del entonces presidente Mauricio Macri de recibir a Luis Chocobar, el agente de la Policía bonaerense acusado de matar a balazos a un delincuente.

A lo que el diputado Fernando Iglesias, de Juntos por el Cambio, le contestó: “Desde que comenzó al cuarentena tenemos al violación de derechos humanos más grave de la historia de la democracia argentina”.

La tensión en la Cámara comenzó a crecer y tuvo su punto de ebullición cuando Penacca no le dio la palabra a Iglesias y pidió cederles lugar a las madres del dolor. Al diputado de Juntos por el Cambio no le gustó su actitud: “Como siempre, no son capaces de respetar ni un solo compromiso.”

“¿Podemos cumplir con darle la palabra a los invitados?”, le respondió, con otra pregunta, Penacca. “Necesito un minuto, nada más”, insistió Iglesias. “¿Puede respetar a alguien que no sea usted mismo?”, volvió a cuestionar Penacca.

Iglesias levantó la voz: “¡No me falte el respeto usted, para empezar! Hice una moción de orden, y me la negó cuando es mi derecho. Me dijo que me iba a dar la palabra, me dijo que me iba a dar un minuto. Tardamos más en discutir esto que en mi intervención”.

“Le doy la palabra a los invitados y después siguen con la palabra los diputados”, cerró el escándalo la legisladora del Frente de Todos.

Hoy podés ser parte de Los Andes y acceder a todos los beneficios

Convertite hoy en suscriptor de Los Andes y accedé a todas las noticias en forma ilimitada, contenido exclusivo, newsletter y podés comentar las notas. También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en más de 500 marcas.

Quiero ver las promociones vigentes