La Cámpora afianza su poder territorial en Mendoza con cargos estratégicos

Anabel Fernandez Sagasti, senadora nacional.
Carlos Gallo, titular del ANSES
Anabel Fernandez Sagasti, senadora nacional. Carlos Gallo, titular del ANSES

Bajo el liderazgo de Fernández Sagasti, la organización kirchnerista ha colocado dirigentes en la Anses y el PAMI. Cómo es la convivencia con el PJ tradicional.

Corría agosto del 2010. Tras algunas reuniones informales que habían tenido lugar en Mendoza desde un año antes, llegaron dirigentes desde Buenos Aires al salón del Sindicato del Personal de Apoyo Académico de la UNCuyo (Spunc) para lanzar formalmente La Cámpora en la provincia. Hoy, la controvertida -y en muchos casos resistida- agrupación kirchnerista vive su mejor momento a nivel nacional, al haber conseguido grandes espacios de poder en la gestión de Alberto Fernández.

Su líder, Máximo Kirchner, es el jefe de bloque en la Cámara Baja del Congreso; Eduardo De Pedro es ministro del Interior; Fernanda Raverta, titular de Anses; Luana Volnovich, del PAMI); Mayra Mendoza, intendenta de Quilmes; y Pablo Ceriani, presidente de Aerolíneas Argentinas.

En Mendoza, la agrupación ha conseguido injerencia política relevante gracias a su principal referente, la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti; con las bancas de legisladores provinciales y concejales; y también con cargos importantes en la Anses y el PAMI (ver aparte), organismos dependientes de la Nación que tienen mucha inserción territorial, el principal activo hoy del camporismo.

La Cámpora y el PJ

A diferencia de la Nación, el kirchnerismo es aún resistido en la provincia por el electorado, en parte por la fortaleza del radicalismo (gobierna desde 2015) pero también por la tensión producida con parte del peronismo tradicional, con el cual en más de una oportunidad ha tenido fuertes desacuerdos.

Con ese panorama y luego de algunas derrotas electorales en internas, la agrupación decidió en abrir el juego a numerosas alianzas para ganar poder dentro del PJ, lo que le ha permitido ganar más espacios de influencia. “Hoy no son tantos los dirigentes que nacieron con La Cámpora que tienen puestos de relevancia pero el resto, si bien provienen de otras agrupaciones, responden a Anabel”, asegura un camporista de la primera hora y marca que, con el resto de los intendentes peronistas que jugaron en 2019 con el PJ tradicional, han tejido otro tipo de alianzas en vistas a una unidad.

De ahí surge el reparto de cargos en dos niveles. Uno interno, con dirigentes que responden a sectores aliados como Carlos Ciurca, convertido ya en el principal operador del kirchnerismo local; y el otro con los intendentes, con quien La Cámpora dividió las departamentales de la Anses y el PAMI, además de otras dependencias nacionales.

Lo que no negocian es el liderazgo de Fernández Sagasti. “Anabel tiene un perfil más dialoguista. La construcción de poder fue más difícil en Mendoza, pero hemos conseguido avanzar y fortalecer al kirchnerismo dentro del partido”, destacan.

El objetivo es claro, pero también difícil: gobernar la provincia. Los que más resisten al camporismo, aún en la unidad, sostienen con cierta malicia que el PJ “ha perdido más que lo que ha podido crecer con el kirchnerismo al frente de la boleta”, en referencia a los 15 puntos de diferencia que hubo entre el hoy gobernador Rodolfo Suárez y Fernández Sagasti. Pero también es cierto que el sector K se consolidó internamente con la victoria en la interna peronista del 2019.

Fin del ostracismo

Si bien el peronismo mendocino tradicional ha mirado con recelo a La Cámpora desde que en 2011 Cristina Kirchner colocó a dedo a Fernández Sagasti (diputada nacional), Lucas Ilardo y Marina Femenía (legisladores provinciales) en las listas electorales, la dirigencia de la agrupación asegura que “pelearon” el poder interno con varias elecciones y que ganaron su lugar actual.

Tras los cuatro años de ostracismo con Mauricio Macri, hoy La Cámpora ha vuelto a ganar influencia, sobre todo entre los jóvenes. El diputado provincial Helio Perviú es el secretario general a nivel local, el que viaja a las reuniones nacionales y quien “ha realizado todo el armado en el interior de la provincia”.

En diálogo con Los Andes, destacó que La Cámpora “es una organización política, con prioridad en el trabajo territorial y la formación de cuadros”. Además, sostuvo que si bien en un comienzo eran sólo jóvenes, hoy “hay personas más grandes que integran diferentes espacios, y aportan su experiencia”.

Cargos que ocupan camporistas mendocinos

Legisladores: Anabel Fernández Sagasti (senadora nacional); Lucas Ilardo, Helio Perviú, Cecilia Juri (legisladores provinciales).

Concejales: Martín González y Gabriela Malinar (Godoy Cruz), Joel Arturia (La Paz), Gastón Aparicio (Guaymallén), Nahuel Aise (Las Heras), Hernán Valenzuela (Luján), Nadir Yasuff (San Rafael), Jesús Piña (Tupungato).

Otros cargos: Carlos Gallo (titular Anses Cuyo), Gustavo Caleau (UDAI Capital), Sebastián Facello (UDAI San Martín), Jaqueline Zabala (UDAI Tupungato), Valentina Casciani (PAMI Godoy Cruz), Alexis Castro (PAMI Las Heras) y Sandra Barrera (PAMI Malargüe).

Aunque sin cargos públicos visibles, también son influyentes Gabriela Bazán, asesora de Fernández Sagasti; Marina Femenía, ex legisladora provincial y también asesora; Darío Sandoval, asesor de Ilardo; y Juan Manuel González, ex subsecretario de DDHH de Francisco Pérez, entre otros.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA