La asistencia económica por el Covid se reducirá este año del 6,5% al 1,4% del PBI

La asistencia económica por el Covid se reducirá este año del 6,5% al 1,4% del PBI
La supresión del IFE y el programa ATP hace reducir el monto destinado a ayudas en situación de pandemia.

El Gobierno invertirá $1,2 billones menos para atender las consecuencias de la pandemia. La reducción se explica, en parte, por la discontinuidad del IFE y el ATP. Los datos surgen de un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso.

La asistencia fiscal y financiera otorgada por el Gobierno nacional para paliar los efectos de la pandemia se reducirá este año del 6,5% al 1,4% del PBI, debido a los recortes en algunos programas implementados en 2020 durante el aislamiento estricto.

El dato se desprende de un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), que dirige el economista Marcos Makón, sobre el avance del Presupuesto 2022, enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso a principios de mes.

El Gobierno invirtió en 2020 un total de 1.763.025 millones de pesos en medidas económicas. Pero este año, con la reapertura de la actividad, el monto bajará a 563.000 millones. Es decir, el recorte de fondos asignados al “paquete Covid” para afrontar el impacto de la segunda ola será de 1.200.025 millones.

La Tarjeta Alimentar forma parte del paquete de ayudas sociales en contexto de pandemia.

“El contexto sanitario y las restricciones de la segunda ola tendrán un impacto, aunque hemos utilizado la experiencia para morigerar los efectos económicos de la menor movilidad. En este sentido, esperamos que la economía mantenga un sendero de recuperación que, al ritmo del avance de la inmunización de la población, permita una progresiva reapertura de diferentes actividades”, indica el informe de avance del Presupuesto.

La fuerte reducción en el “gasto Covid” se debe, en gran medida, a la discontinuidad de dos programas pioneros en materia de política anticíclica: el Ingreso Federal de Emergencia (IFE) y el programa de Asistencia y Trabajo a la Producción (ATP).

El IFE insumió un total de 263.169 millones de pesos (un 1% del PBI) y benefició a 8,9 millones de hogares, mientras que el ATP significó una inversión de 236.377 millones, distribuidos entre el pago de salario complementario, créditos a tasa cero y reducción de contribuciones patronales, alcanzando a casi 3.000.000 de trabajadores y 307.000 empresas.

A esos dos programas se sumaron en 2020 distintos bonos a jubilados y beneficiarios de asignaciones sociales, refuerzos en la Tarjeta Alimentar, créditos a la producción, asistencia directa a provincias y reducciones impositivas.

El “paquete Covid” 2021

Al finalizar este año, se habrán destinado 245.000 millones de pesos en asistencia a familias. El gasto se divide entre la ampliación de la Tarjeta Alimentar, de las becas Progresar, de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y asignaciones familiares; y el fortalecimiento del programa Potenciar Trabajo, orientado a impulsar proyectos productivos y la terminalidad educativa, que en 2020 sumó más de 200.000 beneficiarios.

En tanto, se invertirán 98.000 millones de pesos en medidas para el entramado productivo, que incluyen la ampliación del Programa de Recuperación Productiva (REPRO); el incremento del monto del salario complementario para trabajadores de sectores “críticos” y de la salud; la incorporación del sector gastronómico como “crítico”; y la asistencia crediticia mediante garantías del FOGAR y subsidios del FONDEP.

Por último, se otorgarán 220.000 millones de pesos para refuerzos en el sistema de salud (asistencia al PAMI, bonos a trabajadores y reducción de impuestos) y en las partidas de Turismo y Cultura para financiar el programa Previaje y asistir a salas de cine y teatros.

Camino al Presupuesto 2022

El Ejecutivo envió a la Cámara de Diputados el pasado 1ro. de julio el avance del Presupuesto 2022, donde se adelantan cuáles serán los objetivos y las prioridades en la política presupuestaria del Gobierno, aunque sin proyecciones concretas.

A nivel macroeconómico, el Gobierno se fija tres grandes metas: impulsar una política fiscal “progresiva, anticíclica y sostenible”; orientar recursos para estimular la producción, la inversión y la generación de empleo; y potenciar las políticas de ingresos para familias vulnerables.

“Los acontecimientos del año 2020 y 2021 reafirman las convicciones de la actual gestión respecto a la importancia del rol del Estado en la generación de condiciones para el desarrollo económico y social. Para cumplir esta misión, el Gobierno Nacional viene gestionando la política fiscal en base a principios de solidaridad, pragmatismo y prudencia. Estos principios continuarán guiando la praxis del Gobierno en materia presupuestaria durante 2022”, señala el documento.

Además, indica que “en el año 2022 se buscará consolidar el sendero de crecimiento económico abonado desde el inicio de la gestión”, para lo cual “es imprescindible contar con un esquema macroeconómico que brinde los incentivos adecuados para estimular la agregación de valor, la creación de empleo y la sostenibilidad del sector externo”.

Según el cronograma fijado por el Ministerio de Economía, entre el 4 de agosto y el 3 de septiembre se elaborará el proyecto de Presupuesto, que debe ser remitido a la Cámara de Diputados antes del 15 de septiembre. Se espera que ese día Martín Guzmán se presente ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda para exponer ante los legisladores el cálculo de recursos y gastos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA