Jóvenes K: pejotizarse o no, el dilema de La Cámpora en la provincia

Jóvenes K: pejotizarse o no, el dilema de La Cámpora en la provincia
La Cámpora tuvo pocos momentos en el año para mostrarse. Uno de ellos fue el “día de la militancia”.

El camporismo controlará a partir de diciembre el PJ mendocino con Anabel Fernández Sagasti. Y también la Juventud Peronista. Más pragmáticos que en su origen, dicen que no perderán su identidad.

El kirchnerismo está pisando fuerte dentro del Partido Justicialista provincial y con él una de las organizaciones políticas más controvertidas a nivel nacional: La Cámpora. Enfocada en los jóvenes, la agrupación, que tiene 10 años de vida en Mendoza y dirigentes que nacieron en esa militancia, hoy tiene a sus principales referente comandando el peronismo. Anabel Fernández Sagasti será -entre el 15 y 20 de diciembre- oficialmente la presidenta del partido y en paralelo, Valentina Morán, una joven camporista de 23 años, lo hará al frente de la Juventud Peronista. La clave, según marcan, ha sido una fuerte vocación de poder en base a alianzas y sobre todo pragmatismo, en un terreno como nuestra provincia que le viene siendo esquivo al kirchnerismo.

Sin embargo, si bien en La Cámpora no reniegan de su identidad K, han apostado al pragmatismo para adaptarse a la realidad mendocina, que se resiste al kirchnerismo a diferencia de otras provincias donde la agrupación pisa fuerte. Por eso, la cúpula dirigencial que lideran Sagasti y el senador Lucas Ilardo ha pugnado por el poder interno con acuerdos con sectores más anclados a lo provincial.

“No perdemos la identidad, pero somos parte del peronismo”, aseguran desde la agrupación y marcan que, en el caso de la senadora nacional, “ha trascendido a La Cámpora” por lo que entienden que, para sintetizar la conducción y el liderazgo junto a los intendentes, es necesario “ser dinámicos y adaptarnos todos a los nuevos tiempos”.

Si bien La Cámpora no se ha “pejotizado”, se entiende que la agrupación ha buscado alianzas y no deja de ser una de las tantas que componen el universo peronista y que está actuando como un “semillero” o “formador de cuadros” políticos, pero con pragmatismo para la construcción del poder y los acuerdos o uniones políticas.

Algunos de los que hoy se destacan tuvieron un impulso importante de la hoy vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, sobre todo en 2011, cuando impuso en la lista de candidatos a varios de los que hoy ocupan roles importantes en el PJ provincial, lo que en su momento valió para despertar el enojo del peronismo “tradicional” de los intendentes, con el que se abrió una grieta importante que todavía no cierra y que pretende ser el objetivo principal de la futura presidenta del partido.

“Ese fue el principal problema. Nos pasó de encontrarnos con una agrupación que llegó con imposiciones”, marcan desde el peronismo no camporista, pero también admiten que la elección interna del 2019 Sagasti le ganó a Alejandro Bermejo dejó en parte plasmada la voluntad de la sociedad más que de la política.

Desde otros sectores internos del peronismo mendocino resaltan que ahora La Cámpora tiene un perfil más dialoguista y de “construcción de puntos comunes”. Así lo sostiene Gastón Donato, referente del Movimiento Popular La Dignidad, parte del frente Patria Grande que lider a nivel nacional el piquetero Juan Grabois. Este dirigente destaca los “diálogos fluidos” que tienen con La Cámpora y el kirchnerismo mendocino. “Notamos distintas formas de organización con el pasar de los años, ahora hay una nueva, con un esquema de construcción de puntos comunes. Hay más fluidez entre los sectores. Antes no era así”, consideró.

La pata universitaria

Un ámbito donde La Cámpora ha logrado una gran fortaleza política, con mucho predicamento entre los estduiantes, es la Universidad Nacional de Cuyo. La organización fundada por Máximo Kirchner, que tiene en el gabinete naciolnal de Alberto Fernández a Wado de Pedro como ministro del Interior, utiliza distintos “sellos” para marcar presencia en las facultades. Y es en la de Ciencias Políticas donde más se advierte la militancia camporista. Incluso manejan el Centro de Estudiantes a través de Mayoría Estudiantil, un espacio donde confluyen todas las expresiones de la juventud kirchnerista. “Desde hace varios años trabajamos en la unidad, más allá de las diferencias que pueda haber entre cada agrupación”, aseguran.

Ahora, ese globo de ensayo universitario parece haber servido para el salto al Partido Justicialista. “Perdimos muchas internas dentro del peronismo, pero ahora hemos ganado nuestro lugar actual”, remarcan, con el recuerdo de las internas del 2015 para gobernador, otras en Las Heras y finalmente las legislativas 2017.

Desde La Cámpora, el secretario general de la organización en Mendoza, Helio Perviú, es optimista sobre el futuro del PJ de la mano de Sagasti: “Los que venimos luchando desde hace tiempo vemos que se está realizando la renovación del partido con la figura de una mujer como Anabel, pero acompañada con los intendentes, tanto los que llevan un solo mandato como los que ya vienen gobernando desde hace años”.

El diputado provincial remarcó que, más allá de la presidencia del PJ y de la JP, el resto de las secretarías y departamentos “han sido resueltos para que todos estén representados”.

Sin embargo, hay un sector del Estado nacional en Mendoza donde La Cámpora no ha negociado espacios: Anses y el PAMI, organismos que le permiten tener una fuerte presencia en el territorio. La mayoría de las Unidad De Atención Integral (UDAI) departamentales de la Anses están en manos de dirigentes camporistas, lo mismos que las oficinas regionales de la obra social de los jubilados y pensionados.

Referentes

Presencia en cargos nacionales y locales

Aunque a nivel interno sostienen que La Cámpora nació en 2006 (algunos con cierto “romanticismo” se remontan hasta 2003), lo cierto es que la agrupación se fortaleció durante la guerra con el campo en el primer gobierno de Cristina Kirchner. Y multiplicó su militancia, y su presencia en cargos política de relevancia, a partir de la muerte de Néstor Kirchner en 2010.

Su principal referente, Máximo Kirchner, es hoy el jefe del bloque peronista en Diputados del Congreso; Wado De Pedro, otro de sus fundadores, es ministro del Interior; Fernanda Raverta preside la Anses; Luana Volnovich, el PAMI; y Mayra Mendoza, intendenta de Quilmes. En Mendoza, además de Fernández Sagasti, tienen origen en La Cámpora el jefe de bloque del Senado, Lucas Ilardo, así como también los legisladores provinciales Helio Perviú y Cecilia Juri, También el jefe de la Anses Cuyo, Carlos Gallo.

Sagasti conducción

La senadora nacional, fundadora de La Cámpora en Mendoza, asumirá a mediados de diciembre la presidencia del PJ provincial. Y en la JP hará lo mismo otra camporista, Valentina Morán (23).

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA