Jorge Pujol: “No queríamos participar en esa boleta con La Cámpora”

Jorge Pujol: “No queríamos participar en esa boleta con La Cámpora”
Jorge Pujol. Médico y peronista, pero no camporista. Quedó afuera del Frente de Todos.

El médico peronista será precandidato a senador nacional. Sostiene que fueron “bajados” de la interna del Frente de Todos de forma “tramposa”, por eso decidió competir con el sello de Alberto Rodríguez Saá.

El peronismo mendocino conformó un espacio de unidad en el Frente de Todos, incluso sin elecciones internas en las primarias. No obstante, un grupo de peronistas disidentes decidieron jugar por afuera, y estarán contenidos en el partido Compromiso Federal, que tiene como referentes al gobernador puntano Alberto Rodríguez Saá y el dirigente bonaerense Gabriel Mariotto.

El médico Jorge Pujol es uno de los principales referentes locales del partido y encabezará la categoría a senador nacional. Crítico con el oficialismo, al sostener que Rodolfo Suárez terminará como “el peor gobernador de la historia”; y también del peronismo actual, sostiene que quiso participar de la interna del Frente de Todos pero que fueron “bajados” de forma tramposa, y apuntó contra uno de los referentes que tiene el espacio del kirchnerismo, Carlos Ciurca. También consideró que las elecciones estarán marcadas por el voto en blanco y un buen porcentaje de ausentes en los comicios.

-¿Qué evaluación hacen de la campaña realizada, a menos de 10 días de las PASO?

-Muy positiva para nosotros pero con muchas complicaciones en la sociedad. Nuestro trabajo ha sido caminando los barrios, visitando la gente y la provincia con un grupo estratégico. Básicamente vemos el problema de la pobreza, que es notoria y se marca en el desánimo dela gente. El tema de los comedores y merenderos es impresionante, hay cada vez más y se han popularizado, fruto de la desesperanza y la pobreza que hay. Veo también un divorcio notorio entre la gente y la campaña publicitaria.

-¿Por qué divorcio? ¿Qué ha notado?

-Veo que la gente esta indignada, sienten que no les han cumplido con lo que les han prometido. La franja de 30, 40 y 50 años son los más indignados. En cambio, a los jóvenes les importa la política pero no lo demuestran tanto cuando vos caminás. De igual manera, nosotros tenemos muy buena aceptación porque no somos tan conocidos. Personalmente me ha ido muy bien. El rechazo que hemos tenido ha sido del 10 al 20% y no por algo personal sino general. “Yo política nada”, dicen, y marcan distancia, pero cuando le decimos que no somos ni de La Cámpora ni radicales, la cosa cambia. En general vemos 3 cosas: un buen porcentaje de indiferentes; un gran boletazo por parte nuestra, que vamos a ver si es verdad, pero nosotros lo vemos, porque notamos rechazo al gobierno y de la chica de La Cámpora (por Anabel Fernández Sagasti) y apoyo a nuestra gente; y un ambiente preelectoral muy pobre.

-¿Qué ha llevado a tanto desinterés que dice que hay?

-Pienso que primero fue muy malo el gobierno de (Francisco) Pérez. Ese recuerdo fue amplificado por el gobierno de (Alfredo) Cornejo. Y por otro lado el gobierno de Cornejo (NdR: en relación al de Rodolfo Suárez) está haciendo agua. Si tenés una oposición que está “cancelada”, como dicen los chicos, y éste se esta cayendo a pedazos, no te da ánimo de pensar en algo positivo. La sorpresa será el voto en blanco, la ausencia en las elecciones y nuestros votos. Como no nos conocen nos dan una oportunidad. Si bien hay un cierto rechazo al principio, cuando le decimos que “no somos radicales ni de la Cámpora”, nos dejan pasar.

-Ustedes son peronistas y han chocado contra los principales dirigentes del partido ¿por qué no están en una interna con el Frente de Todos?

-Nosotros intentamos hacer Gesta Justicialista y fuimos bajados en forma tramposa desde el peronismo. No llegamos a mayores porqué no nos interesaba judicializar el conflicto. Las elecciones internas no se hicieron nunca, no nos dejaron competir. Y decidimos no esforzarnos en participar en unas internas con un grupo de tramposos como el de (Carlos) Ciurca. Le adjudico a él que hayamos armado afuera. Y agradecemos que (Alberto) Rodríguez Saá nos ofreció el partido. Compromiso Federal a nivel nacional está dentro del Frente de Todos, pero nosotros ganando o perdiendo no queríamos participar en esa boleta con La Cámpora. Sobre todo porque nuestro trabajo es local y mendocino, y nació el proyecto del PAMI, una iniciativa fabulosa para discutirla, y nos vinieron a decir que las cosas se deciden en Buenos Aires y que acá solo se ponen directores para que se transmitan las órdenes. Eso nos catapultó para irnos.

-¿Se puede sortear la polarización?

-Creo que sí, y tengo esperanzas en la elección para ver si gana o no la grieta. En lo personal pienso que viene el fin de la grieta. La polarización esta en la cabeza de ustedes (NdR: los periodistas), pero yo no la vi en la calle. Pero quizás no sé ver, y si eso pasa seguiré hablando como médico porque nunca más haré política, ya que tendría un divorcio entre lo que veo y la realidad. Pero la sensación que tengo es que la polarización se acabó y va a haber la polarización natural entre el oficialismo y una oposición que nacerá ahora al gobierno de Suárez. No hubo oposición hasta ahora, sino que nacerá después de estas elecciones.

-¿Cómo ha visto la gestión de Suárez?

-Para mí Rodolfo Suárez quedará como el peor gobernador de la historia de Mendoza en números objetivos. Ha tenido un pésimo manejo de la gestión de la pandemia a nivel sanitario, porque debemos tener el récord más grande de muertes de diabetes, hipertensión y enfermedades no covid. Hubo un manejo desinteresado sobre las patologías no covid, y eso ha traído mucha tristeza y desigualdad en la gente. Eso ha sido falta de gestión. En números objetivos, Suárez entregará la provincia con mayor índice de pobreza en la historia, mayor índice de desempleo y con los sueldos más bajos de la Argentina.

-¿Qué le parece la obra Portezuelo del Viento?

-Creo que es una pésima idea, muy mal manejada y con muchos vicios de corrupción. El hecho que haya una sola empresa oferente, una licitación discutida con gente de los dos lados del mostrador, muestra a las claras que lo han manejado muy mal. Y nos encontraremos con una provincia endeudada, desfinanciada, con una estrategia de obra mal hecha y con 5 empresas estatizadas que no sabemos qué vamos a hacer.

-¿Los U$S 1000 millones se deberían invertir en otras obras hidroeléctricas?

-Por supuesto. Se tiene que hacer el trasvase del Río Grande al Atuel, para que funcionen mejor Los Nihuiles; tenemos que activar el dique Los Blancos; y hacer diques más pequeños como el de Uspallata y dos en la zona del Cordón del Plata.

-¿Cuáles son sus propuestas principales si llega al Congreso?

-En primer lugar, desvincular leyes nacionales que no nos permiten actuar sobre los recursos y estrategia de salud, PAMI y las obras sociales sindicales de Mendoza. En segundo lugar evaluar la crisis hídrica como zona de catástrofe y que Mendoza tenga prioridad en obras hídricas que podrían modificar la visión en el manejo del agua y producir una activación en las obras públicas y en tercer lugar, trabajar para que Mendoza pueda modificar la copa federal. Tenemos una estrategia muy interesante en el congreso para doblarle el brazo de la Nación.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA