martes 27 de octubre de 2020

Sólo suscriptores
Estos han sido los departamentos con mayor porcentaje de entrega de viviendas en lo que va del año. / Ignacio Blanco
Política

IPV: algunos intendentes quieren volver al sistema de “cupo” por departamentos

Ese formato de trabajo estuvo vigente hasta 2015. El IPV asegura que necesita que las comunas también hagan su aporte. En los que va del año ya se han entregado unas 576 viviendas.

Estos han sido los departamentos con mayor porcentaje de entrega de viviendas en lo que va del año. / Ignacio Blanco
Sólo suscriptores

El Instituto Provincial de la Vivienda dio a conocer el desglose de las 459 viviendas entregadas. Allí, Junín va a la cabeza con 99 casas y Godoy Cruz, con 83. Algunos departamentos populosos aún no han hechos actos de entrega.

Mendoza Construye Línea 1 es la herramienta que utiliza el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) para avanzar en la reducción del déficit habitacional de la provincia, basada en el compromiso por parte de los municipios en aportar el lote urbanizado y con obras de infraestructura. Desde Lavalle se quejaron por el criterio y piden volver al esquema de “cupo” utilizado antes de que Alfredo Cornejo lanzara esta línea en el 2018. Roberto Righi no es el único que mira con cariño esa escala porcentual, aunque desde el IPV aseguran que se harían menos casas.

Dos departamentos radicales quedaron a la cabeza en la entrega de viviendas del 2020 hasta agosto. A los pagos de Héctor Ruiz en el este llegaron 99 viviendas (21,5%) y a los de Tadeo García Zalazar, 83 (18%) de las 459 casas entregadas hasta agosto de este año según el informe del IPV. En lo que resta del año, estiman entregar 300 unidades más.

Sin embargo toda suspicacia política en relación a las dos administraciones radicales fue desterrada por María Marta Ontanilla, titular del organismo. “Ellos van presentando proyectos y en función de cómo los van presentando al IPV, se completa documentación y se va avanzando. Los municipios manejan la demanda de las viviendas que necesiten y ellos priorizan a los grupos familiares que luego van a habitar esas viviendas. Por eso hay algunos municipios en donde hay más viviendas, porque pudieron hacer obras de urbanización en loteos”, indicó a Los Andes.

“Hay municipios que no presentan proyectos o que no priorizan proyectos dentro del IPV y va también muy atado a las prioridades que tenga cada uno de los municipios, recordando que el IPV tiene la política descentralizada de viviendas actualmente”, agregó la funcionaria.

Mendoza Construye se financia con fondos provinciales y es con el que actualmente hay mayor cantidad de obras en ejecución y entregadas. En su momento, se firmó un convenio de adhesión de cada municipio al programa y se van priorizando los proyectos. Los terrenos deben ser transferidos a nombre del IPV y deben presentar la lista del grupo social que será beneficiado. Además, las obras de urbanización corren por cuenta de cada comuna.

Otros departamentos populosos como Capital no han recibido casas aun, Las Heras entregó 35 viviendas, Maipú 33 y Guaymallén 6. Malargüe es otro departamento que aun no ha hecho entregas, y que eligió el silencio ante la consulta de este medio, al igual que en el municipio de la Ciudad de Mendoza.

Carlos Scaglia, director de Viviendas en Guaymallén, aclaró que “desde el 2015 que llegamos estaban casi todas las obras paralizadas, el IPV avanzó con las obras que estaban con mayor porcentaje de ejecución y se pagaron las deudas”.

En La Paz sufren por la inversión en estas obras porque “nos encontramos con mucho atraso en cuanto a lo que es urbanización de terrenos y demanda de viviendas, está muy postergado. Hasta el barrio Villanueva 3, te hacía la urbanización el IPV y los otros, corren por cuenta nuestra”, indicó Juan Bautista, director de Vivienda de la comuna.

Un esquema conocido

Roberto Righi, que aun no ha entregado llaves en su comuna, pero que está previsto que reciba 40, aseguró a Los Andes que “se respetaba un cupo de viviendas, nosotros teníamos el 3,95%, estaba establecido y cada uno podía aplicarlo. Pero en los últimos años fue discrecional y recibimos cero viviendas”. Y exhibe una planilla con datos del 2005, en donde las escalas porcentuales grafican un sistema que podría llamarse de coparticipación aplicado a viviendas.

“Los más lógico sería aplicar ese sistema que se aplicó en los últimos años y que se dejó de aplicar. Hasta el 2015 se respetaba y podíamos ordenarnos”, señala y avisó que está trabajando en un proyecto de ley para que alguno de los legisladores o legisladoras peronistas lo motorice en la Legislatura provincial.

La respuesta de Ontanilla fue contundente: “el IPV solo no puede construir viviendas y al mismo tiempo hacer obras de urbanización y de infraestructura. Necesitamos la colaboración de los municipios, si no haríamos la mitad de las viviendas que estamos haciendo actualmente si tuviéramos que asumir ese costo”.

Marcelino Iglesias, intendente de Guaymallén que en la planilla del Anexo cuenta con 13,41% de cupo de viviendas, consideró que “no sería un mal criterio tomando en cuenta el déficit habitacional, y también los distintos segmentos, hay segmentos medios bajos, totalmente humildes, medios medios y esos son en general os que están siendo atendidos por el Procrear y demás”.

Bautista de La Paz celebraría la iniciativa con “un porcentaje fidedigno, debería estar relacionado con la población que existe. Evidentemente La Paz está muy retrotraída por la cantidad de casas, debiera tener posibilidades el departamento”.

En Las Heras, no comparten el criterio del cupo. “Termina yendo en contra del mérito de generar las condiciones y necesidades para lograr la inversión pública en viviendas y lo digo porque el cupo te puede asegurar algo pero te genera una zona de confort”, sentenció Francisco Lo Presti.