lunes 19 de octubre de 2020

Sólo suscriptores
Intendente del Departamento Junín Héctor Ruíz. Foto: Orlando Pelichotti.
Política

Entrevista al intendente Héctor Ruiz: “Tener a Mario (Abed) es como jugar con Messi”

Al intendente de Junín no lo desvela diferenciarse del Vicegobernador, su antecesor en la comuna. Rescata el tridente radical que forma en el Este junto con los de San Martín y Rivadavia.

Intendente del Departamento Junín Héctor Ruíz. Foto: Orlando Pelichotti.
Sólo suscriptores

Héctor Ruíz es el “pollo” de Mario Abed y recibe a Los Andes en el octavo piso del anexo legislativo, donde el Vicegobernador tiene su despacho. El titular del Senado va y viene, mete chistes y escucha la charla cuando el teléfono no le suena.

Volviendo a Ruiz, apuesta las fichas a la planta de reciclado que realiza tratamiento de residuos plásticos, para hacer mobiliario urbano y escolar, ladrillos y tejas PET, postes de viña, mangueras para riego por goteo, portafocos, llaves de luz, picaportes e impresiones 3D. “Vamos a sacar un plan nuestro. Estamos ordenando para largarlo” avisa.

Si hay algo que lo desvela no es la rosca política sino el tema de las viviendas: “Seguimos buscando alternativas por donde haya ventanas”, a lo que Abed agrega: “Junín no tiene villas y eso habla bien de mí y de él, porque como funcionario lo exprimí”. Volviendo a Ruiz, prefiere no hablar de “abedismo” sino de alguien que trabaja por los municipios y con el cual se sienten identificados algunos intendentes.

-Llegó después de 16 años de Abed. ¿Cómo marca la diferencia con su gestión?

-Es bueno porque llegás con un municipio ordenado, con un impulso de algo que se está haciendo, porque me comprometí a seguir la misma línea de la gestión. Es continuar algo que ya venía funcionando bien. No tenía por qué cambiarlo, no solamente por una cuestión de personalidad o amistad sino porque funcionaba. Sería muy necio si algo que funciona yo lo quiera cambiar.

-¿Quiere poner su impronta?

-Lo que quiero imprimir es que la gente siga contenta con una gestión porque estaba contenta desde hace 16 años. La impronta personal no me preocupa sino que la gente esté bien y siga estando bien.

-¿En qué se diferencia de Abed?

-A lo mejor tengo peor carácter que Mario, pero cuando se enoja es peor que yo. Siempre me cargan porque conseguir una foto riéndome es difícil. Hay que ponerle mucho cariño, muchas horas. Tenemos pocas posibilidades de salir, y hablar con la gente; cuesta el contacto. La gente estaba acostumbrada a Mario que siempre tenía las puertas abiertas. Pero tratamos de seguir escuchando a la gente. Eso intento.

-¿Qué es lo peor que le dejó la gestión anterior?

-Una vara altísima. Yo no vengo a ser mejor ni peor que nadie. Vengo a trabajar para que la gente siga estando mejor en Junín. El fotógrafo me preguntaba recién si quería una foto mirando la ciudad por si quería ser gobernador y le dije: “Olvidate. No existe la menor posibilidad”.

-Da la impresión de que si por usted fuera seguiría en Junín y si Abed no estuviera en la Vicegobernación, no le molestaría seguir trabajando adentro de la comuna...

-No lo dude. Es muchísimo más cómodo, me gusta trabajar. Fui senador provincial, estuve dos años y cuando entra (Alfredo) Cornejo me da la posibilidad de ser director del IPV. Me gusta eso, lo ejecutivo. Arranqué con viviendas en Junín, como secretario de Obras, me gusta aportar en lo que es viviendas.

-¿Cómo ve hoy al IPV?

-Es muy difícil. Tiene problemas económicos como tiene toda la provincia. No se hacen casas sin plata. Ahora se encuentran con una economía mucho más complicada que la que tuvimos los 4 años que me tocó a mí. Si bien de la Nación no fueron los mejores, se cumplió y de la Provincia se puso mucha plata para hacer casas. El primer año lo perdimos porque veníamos de un muy mal gobierno anterior, la verdad, y entregamos cerca de 300 casas. Después llegamos a la media normal gracias a esa línea por la que construíamos casas más económicas y en 7 u 8 meses. Hoy no tenemos eso, no se permitió el endeudamiento y sin plata la estamos sufriendo. Apelo a todas las alternativas que hay para hacer viviendas. Somos el departamento que más casas ha entregado en lo que va de la gestión, 120 entregadas de las 400 que ha entregado la provincia.

-¿Hay que abrir actividades o hay que volver a fase 1?

-Somos cinco municipios, pero hay tres: Junín, Rivadavia y San Martín, que, si no sos de la zona, no te das cuenta cuando pasás de un departamento al otro. La gente trabaja en San Martín, duerme en Junín y el esposo trabaja en Rivadavia. Es una sola zona, es como el Gran Mendoza. No es que Santa Rosa y La Paz no sean del Este. Pasa que es una zona distinta, es más ganadera que vitivinícola. Por eso trabajamos tan bien juntos, no porque seamos todos radicales (Raúl Rufeil en San Martín y Miguel Ronco en Rivadavia). Los tres tratamos de ser aperturistas dentro de lo que se puede. La economía se sufre y lo ves muy de cerca. Hay muchísimo comercio de barrio y te ves todos los días. Sé que el que vende pantalones paga el alquiler de un local, le paga el sueldo al empleado y se iba a morir si no abríamos. Fuimos los primeros que queríamos abrir, con todos los cuidados, por supuesto.

-¿Hay un grupo de intendentes que están identificados con Abed en el Este?

-Sí. Mario estuvo 16 años de intendente y yo sin dudas, porque arranqué con él y seguí siempre con él. En la escuela primaria ya éramos amigos. Mi padre era amigo del padre de él. Es como tener a Messi y no pasarle la pelota, es ser estúpido. Lo aprovecho y él quiere que lo aproveche también. Con Raúl, Mario también colaboró muchísimo no solamente en la campaña sino para decirle cómo se hacen las cosas porque todos tenemos que aprender porque él venía de la medicina, no de la política. Se apoya mucho en Mario, Miguel lo mismo, tienen una gran amistad. Estamos muy abroquelados.

-¿Qué es lo que más tuvo que sacrificar, de lo que tenía planificado, por la pandemia?

-Las obras. Estábamos sanos, nunca tuvimos problemas para pagar nada, teníamos fondos. Somos coparticipación dependientes y no sabíamos qué iba a pasar. Ahora tenemos una curva armada y estamos trabajando para empezar con obras. El 90% es por copa y el otro 10% de tasas.

-¿Qué obras son las que más le hacen falta al municipio?

-Asfalto. Estamos por largar un plan nuevo de asfalto, muchos kilómetros, que los hacemos con los vecinos. No lo hacemos gratis.

-¿Cómo es su relación con la oposición en Junín?

-Es buena. Las ideas se utilizan y se aplican, no es porque sean del peronismo o nuestras.

-¿Y a nivel provincial?

-Ése no es mi problema (se ríe) es problema de él (por Abed), es extraño. No me meto porque estoy muy metido con la gestión.

-¿Hay que reformar la Constitución provincial?

-Es necesaria porque los años pasan y tenemos que ir cambiando. Las que se pueden mejorar hay que mejorarlas. No somos la misma sociedad ni es la misma distribución. Hay que consensuarla, por supuesto. Hay que llegar al mejor proyecto y con el apoyo de la gente.

-Respecto de la autonomía municipal. ¿Qué tipo de autonomía debería establecerse?

-La autonomía municipal debe seguir existiendo. Nadie va a permitir que esto cambie. Somos autónomos, se puede mejorar, hay que ver en qué medida. Hay que saberlo hacer y tener cuidado. Siempre tiene que haber controles. Pero no todos los intendentes ni municipios son iguales.

-¿Hay que discutir la coparticipación municipal?

-Posiblemente, hay que verlo. Si estamos hablando de que la Nación debe discutirlo, debe ir todo junto.

-También cambiaría el segundo distrito con los cinco departamentos del Este, sin Maipú...

-Estamos más cerca de Lavalle que de Maipú, que es parte del Gran Mendoza. El río Mendoza nos divide, es así. Son realidades distintas y quiero que quienes nos representen, lo vean así.

Perfil

Nombre: Héctor Francisco Ruiz

Edad: 58 años

Profesión: Agrimensor

Función pública: 2003-2007 Director de Vivienda de la Municipalidad de Junín.

2007-2011 Secretario de Obras y Servicios Públicos de Junín.

2011-2013 Concejal y presidente del HCD.

2013- 2015 Senador provincial.

2015 a 2019 Director en el IPV.