Guillermo Martínez Agüero: “Los revolucionarios nunca enterramos las armas”

Guillermo Martínez Agüero, medico geriatra, ex montonero que escribió el libro "La Revolución Pendiente". / Mariana Villa
Guillermo Martínez Agüero, medico geriatra, ex montonero que escribió el libro "La Revolución Pendiente". / Mariana Villa

Cuñado de Firmenich, militante de Montoneros y mendocino por adopción, publicó un libro donde habla de una “revolución pendiente”. Aún hoy defiende lo de Aramburu.

Guillermo Martínez Agüero es el militante de Montoneros más famoso de Mendoza. Es cordobés, pero vive en nuestra provincia hace muchos años. Cuñado de Mario Firmenich, ‘Polo’ (el apodo por el que se lo conoce más ampliamente) sigue perteneciendo a la agrupación y reitera lo que dijo hace diez años: “los revolucionarios nunca entierran las armas”. Últimamente tiene otro ámbito de militancia en la Asamblea Popular por el Agua.

La semana pasada presentó virtual y oficialmente un libro que lo tiene como coautor: “La revolución pendiente. Su vigencia”. El otro firmante de la obra es Roberto Sosa, también militante montonero y ex delegado gremial del Conicet.

“Es un libro que comenzó como un documento que íbamos a hacer con compañeros de la agrupación. Lo hemos denominado un ‘libro-documento’ porque va más allá que un libro académico o para poner en biblioteca, sino que es para traducirlo en acción política. El espíritu es una visión revolucionaria, transformadora de la realidad. Vemos que se van agotando las instancias que favorezcan a los sectores más postergados, del campo popular, entonces pretendemos dar pautas de acción política e ideológica”.

-¿Por qué hablan de una revolución pendiente?

-Es la revolución inconclusa de origen del peronismo, que no fue revolucionario finalmente. Nosotros somos los hijos de la resistencia peronista y queremos irradiar hacia el campo popular, porque entre todos tenemos que hacer esa revolución. La intención es que el libro no fuera retórico; mucho de lo que se ha escrito de las luchas de los sesenta, setenta y ochenta son descripciones u homenajes a la memoria, pero no tienen una visión trascendente de la historia.

-Qué significa “una visión trascendente de la historia”?

-Para los que hemos militado, vemos que hay que dar una dinámica para homenajear a quienes ya no están, que dieron todo, fueron desaparecidos o combatientes que murieron con las armas en la mano. La mejor forma de homenajearlos no es quedarse en el esquema anterior, ni en que la democracia actual va resolver todos los problemas.

-¿Cuál es el problema de la democracia actual, según su visión?

-Es una democracia representativa, republicana, no directa, en la que el pueblo vota pero no expresa sus necesidades. Aspiramos a una revolución en la que uno de sus instrumentos más importantes es la democracia directa, participativa. En el prólogo, Miguel Bonasso dice que “se termina el capitalismo o el capitalismo termina con el homo sapiens”.

-Habla de democracia directa. ¿Eso implica que no están pensando en la lucha armada?

-La democracia es un instrumento utilizable pero que no descarta ningún tipo de lucha para llegar a esa democracia directa. No estamos en esa democracia directa.

-O sea, sigue pensando que la lucha armada como alternativa.

-Hace diez años dije que los revolucionarios nunca entierran las armas. La lucha armada es el último estadío táctico de una estrategia de poder. Si las insurrecciones no tienen respaldo armado, son asfixiadas.

-¿Qué sería democracia directa entonces? Hay elecciones directas, ya no existen los colegios electorales y hay primarias abiertas…

-Pero esas elecciones están enmarcadas en partidos que están regidos por el sistema neoliberal.

-O sea, según usted, Juntos por el Cambio y el Frente de Todos son partidos neoliberales…

-El neoliberalismo es muy amplio. Hay uno ortodoxo y cruel, como fue el de Macri, y el prebendario, con aspectos oportunistas, progresista, pero que no llega a concluir ninguna transformación de fondo, como este que despoja de tierras a los que necesitan viviendas.

-Una de sus últimas militancias es contra la minería. ¿En el libro hay postura sobre los recursos naturales?

-Nosotros los llamamos bienes comunes y creemos que el neoliberalismo los ha arrasado o pretende arrasar. El extractivismo es una de las formas más desarrolladas del capitalismo.

-¿No hay una forma aceptable de hacer minería?

-En el libro decimos que mientras no sea con la explotación de la tierra y del agua y su contaminación, y que debe estar controlado por los trabajadores. No estamos en contra de extraer minerales necesarios para la vida, sin la contaminación, ni lixiviación.

-Este año se cumplieron 50 años del asesinato de Pedro Eugenio Aramburu. (Nota de la redacción: El general que fue clave en la Revolución Libertadora y cuyo fusilamiento fue la presentación de Montoneros). ¿Si le tocara a usted, volvería a la misma tarjeta de presentación?

-Me lo replantearía en el contexto histórico actual. Pero volvería hacerlo, con más precisión, pero con el mismo objetivo de liberación nacional y social de nuestra patria y de América Latina.

El libro

Documento final

“Los que escribimos el libro fuimos Roberto Sosa y yo. Sosa tiene una apreciación desde lo económico y yo desde lo político, histórico e ideológico. Y los compañeros que desarrollaron la parte final, la propuesta, somos yo, Sosa, Osvaldo Lucero, Facundo Gregori, Miguel Vidal y Néstor Quiroga”, relata Martínez Agüero.

Dice que todos los firmantes, aparte de militar en Montoneros, tienen inserción en el sector sindical. En 2014 Martínez Agüero fue electo secretario general de la CTA Autónoma de Mendoza, la opositora al entonces gobierno de Cristina Fernández. Es médico y fue delegado del Sistema Coordinado de Emergencias. Ahora tiene 75 años y está jubilado. Atiende su consultorio en su casa de la Sexta Sección y trabaja en una empresa de salud.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA