lunes 12 de abril de2021

Sólo suscriptores
Suárez con Wado de Pedro en la Rosada.
Política

Fondos nacionales: cada mendocino recibió la mitad que cada sanjuanino y un tercio que cada riojano

Nuestra provincia fue en este 2020 la que menos ayuda nacional por habitante recibió de la Nación si sacamos al AMBA .

Suárez con Wado de Pedro en la Rosada.
Sólo suscriptores

En el año en que la pandemia le dio el mayor golpe a la economía mundial en el último siglo, hasta los más ultraliberales en el mundo, con Donald Trump a la cabeza, pusieron a andar los engranajes del Estado para salir al rescate de la actividad privada. En la Argentina, eso se evidencia en programas como el ATP y el IFE, pero también en la ayuda financiera que el gobierno nacional envió para asistir directamente a los gobiernos provinciales.

Sin embargo, esos fondos del Tesoro de la Nación no llegaron a todos lados por igual: algunos gobernadores, aliados políticos del gobierno nacional, fueron más beneficiados por la gestión de Alberto Fernández. Y Mendoza, donde Rodolfo Suárez es opositor al kirchnerismo, quedó muy rezagada en ese reparto.

Como muestra un estudio de la consultora en finanzas públicas Equilibrium, al que tuvo acceso Los Andes, nuestra provincia fue en este 2020 la que menos ayuda nacional por habitante recibió de la Nación si sacamos al AMBA (Capital Federal y Buenos Aires). Y es, definitivamente, a la que menos dinero per cápita llegó si se toman en cuenta sólo las transferencias discrecionales, es decir sacando la coparticipación. En este ítem se cuentan, entre otros, los Aportes del Tesoro Nacional) (ATN) y los préstamos del Fondo Fiduciario de Desarrollo Provincial (FFDP).

Hasta el 10 de diciembre pasado, Mendoza recibió en este tipo de transferencias presupuestarias de gobierno a gobierno $ 6.820 millones.Gustavo Guevara | Los Andes

Hasta el 10 de diciembre pasado, la última fecha contabilizada por este análisis, Mendoza recibió en este tipo de transferencias presupuestarias de gobierno a gobierno 6.820 millones de pesos. Esto significa que cada mendocino recibió $ 3.427, la mitad de cada sanjuanino ($ 8.216), un tercio de cada pampeano ($ 11.912) y casi una décima parte de la asistencia que tuvo cada riojano ($ 27.612).

Si en esta comparación se incluye la coparticipación, nuestra provincia queda un poco “mejor” parada en el reparto, aunque igual está a la cola. Por el 4,3% de los recursos nacionales coparticipables que le corresponden, Mendoza recibió $ 76.414 millones, que sumados a las transferencias discrecionales mencionadas antes suman un total de $ 83.235 millones girados por la administración de Alberto Fernández desde el 1 de enero al 10 de diciembre de este año.

Gracias a este aporte, los mendocinos ya no somos los más perjudicados, sino los bonaerenses y los porteños. Cada habitante de la provincia de Buenos Aires recibió $ 34.301 de asistencia nacional; cada capitalino apenas un poco más, $ 35.253. Ese podio de postergados lo completa Mendoza con $ 41.819 per cápita.

En el otro extremo están, otra vez, los riojanos con $ 122.948, seguidos de cerca por formoseños ($ 121.364) y pampeanos ($ 108.772).

Evidencias de la discriminación

Hasta antes de que se declarara la pandemia y de que el coronavirus hiciera su ingreso al país, en marzo, en el gobierno de Suárez confiaban en que en el criterio de reparto de fondos de la Nación primara la racionalidad. Es decir, que fueran las necesidades de cada provincia y el respeto a las cuotas de coparticipación las que que llevaran al recién asumido Alberto Fernández a decidir adónde mandaría plata.

Sin embargo, así como el virus y la cuarentena eterna trastocaron todas las previsiones económicas, también lo hicieron con las relaciones políticas. Y aunque más tarde de lo que otros le advertían, el Gobernador terminó viendo cómo otros mandatarios provinciales, peronistas todos ellos, fueron recibiendo mes a mes mayor ayuda económica sin entender cuál era el criterio de la Nación. Así fue como en el oficialismo mendocino se empezó a hablar de la “discriminación” a Mendoza y encontraron su razón de ser fenómenos como el Mendoexit.

La primera señal de alerta para el Gobierno provincial llegó cuando comprobó, a mediados de año y con la recaudación desplomada por la falta de actividad económica, que no podía pagar los aguinaldos a tiempo y que la única forma de hacerlo era pidiendo plata a la Nación. Allí comenzó la serie de peregrinajes de Suárez a la Casa Rosada. En total, el Gobernador ya completó una decena de viajes a Buenos Aires, casi todos buscando los recursos que no tiene la Provincia para afrontar gastos.

En esas reuniones con el ministro del Interior, Wado de Pedro, y otros miembros del gabinete nacional Suárez consiguió firmar dos préstamos del FFDP por $ 1.900 millones primero y $ 3.000 millones después. De este último aún faltan llegar $ 750 millones antes de fin de año. También la provincia recibió en los últimos meses $ 2.100 millones en ATN que fueron coparticipados, en parte, a los municipios.

Estas transferencias discrecionales sirvieron para paliar necesidades, como los sueldos de los estatales, pero para el Gobierno no han sido suficientes. Y más cuando comprendió que hay provincias chicas a las que les llegaron más fondos, como lo muestra el análisis de Equilibrium. Y que además otras más grandes, como Buenos Aires, recibieron mucha asistencia con plata que no tienen que devolver.

Concretamente, la provincia gobernada por el oficialista Axel Kicillof ha obtenido fondos discrecionales por $ 90.000 millones para atender necesidades de caja. Y esto la transforma en la más favorecida por la Nación en la comparación anual, ya que en relación a 2019 recibió 190% más dinero. Mendoza, otra vez, fue la más perjudicada en este aspecto: la asistencia en el año de la pandemia creció solo 32%, la peor entre las 24 jurisdicciones. Incluso fue menor que la que logró el “odiado” Horacio Rodríguez Larreta en la CABA: 66%.

De estos y otros números “discriminatorios” se agarran los que, dentro del oficialismo mendocino, dicen que hay que romper relaciones con Alberto Fernández. Un pedido al que Suárez se resiste, un poco por pragmatismo y otro por estilo de gobierno. Para el Gobernador el “diálogo” es vital en la política y no hay destrato ni postergación que lo haga cambiar de opinión por ahora. Ni siquiera otro dato, más político que financiero: además de Larreta, también los otros dos gobernadores opositores a Fernández, Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes), recibieron más ayuda nacional en 2020.

Se frenó el envío de dinero a las provincias

Según el informe de Equilibrium, las transferencias discrecionales a las provincias se frenaron en el último trimestre en un contexto en el que el Gobierno nacional busca reducir el abultado déficit fiscal. En noviembre, cayeron $ 5.000 millones respecto de octubre y acumularon una desaceleración de $ 20.000 millones en relación a setiembre.

En noviembre, además, no hubo transferencias por ATN. En el año se transfirieron $ 57.000 millones quedando $ 13.000 millones para agotar el crédito presupuestario vigente. Hasta noviembre, la Nación le transfirió a las provincias $ 346.000 millones, de los cuales el 45% se destinó a la Provincia de Buenos Aires.

En cuanto a la coparticipación, creció 54% gracias al incremento extraordinario de la recaudación del Impuesto a las Ganancias (+77%) y de Bienes Personales (20%).