jueves 26 de noviembre de 2020

Sólo suscriptores
La intendenta de Santa Rosa asegura que el partido ha conseguido la unidad, pero que necesita una renovación.
Política

Flor Destéfanis: “Es necesaria una renovación en el peronismo”

La intendenta de Santa Rosa sostiene que su nombre está “a disposición” para encabezar el PJ y que el objetivo es la unidad para ganar en 2023. Critica al Gobernador por “falta de federalismo”.

La intendenta de Santa Rosa asegura que el partido ha conseguido la unidad, pero que necesita una renovación.
Sólo suscriptores

Faltan dos meses para la renovación de autoridades en el Partido Justicialista mendocino y el nombre de Flor Destéfanis es el que pica en punta para suceder a Guillermo Carmona. La intendenta de Santa Rosa asegura que el partido ha conseguido la unidad, pero que necesita una renovación que tenga como objetivo volver a la gobernación en 2023.

En esta entrevista con Los Andes, aseguró que la comuna está recuperando de a poco el control de los gastos por la pandemia, y aseguró que la Nación “no ha discriminado” a Mendoza ni a los departamentos radicales en el reparto de recursos, como denuncia el oficialismo provincial. También se encargó de cuestionar al gobierno de Rodolfo Suárez por la “falta de federalismo” en la gestión. “No sé qué quiere el Gobernador para Santa Rosa”, disparó.

-¿Cómo está el peronismo a nivel provincial?

-Lo veo bien al peronismo. Hay un buen ambiente en el plano interno. Creo que tenemos que trabajar mucho en conjunto, en un bloque de unidad y trabajo para poder ser alternativa de gobierno de acá a 3 años. Es nuestro objetivo principal. Entiendo que el año pasado hicimos una buena elección. Estábamos convencidos de nuestro proyecto y seguimos creyendo que es lo mejor para Mendoza. Ahora tenemos que ver cómo lo seguimos comunicando para que los mendocinos se enamoren de este proyecto político para Mendoza.

-¿Pero hay unidad?

-Creo que las PASO de 2019 lograron la unidad. Fue una buena herramienta para que todo el PJ saliera a la cancha. El resultado para algunos fue una sorpresa, pero Anabel se lo ganó, con mucha zapatilla, con mucho corazón, caminando, militando la provincia. Ella es la conductora del PJ porque la elección la legitimó, y ahora con todo el trabajo que está haciendo junto a Alberto (Fernández) y Cristina (Fernández) en la Nación. Hay que seguir trabajando para reforzar las coincidencias que nos unen a todos.

-¿Cree que Mendoza es anti K?

-No comparto los informes que dicen eso. Hay una muy buena imagen del Presidente, de su gestión. Lo veo a diario en el día a día, y nosotros tenemos que lograr comunicar que este gobierno nacional tiene sus representantes en Mendoza y que coincidimos en la visión de país.

- ¿Le interesa ser presidenta del PJ? Se rumorea que usted es la elegida para asumir en diciembre.

-Le soy sincera, no ha habido ninguna mesa que me haya propuesto, pero me he enterado por los medios que mi nombre es una opción. Con mucho gusto mi nombre está a disposición de los compañeros y compañeras. Pero esto tiene que salir no sólo de esta mesa entre los que nos toca ocupar espacios, sino también con nuestras bases, nuestra militancia. Que se sientan identificados con los que toque dirigirlos. Sería un honor, pero igual me van a encontrar en el lugar que signifique unidad para el partido.

-¿Cómo evalúa la gestión de Guillermo Carmona?

-Creo que ha tenido una muy buena relación y participación entre Guillermo con Florencia (Décima) y Patricia (Fadel). Han aportado mucho en su visión de género y de política. Creo que se ha logrado un buen trabajo, pero es necesaria una renovación.

El Gobierno provincial -¿Cómo es su relación con Suárez?

-Tenemos un diálogo en el ámbito del respeto. Pero sí reclamo más mesas de trabajo, de hablar de gestión y proyectar juntos. Yo no sé qué quiere el Gobernador para Santa Rosa, y quisiera contarle qué quiero yo. Tenemos también que trabajar con los ministerios para empezar a generar el desarrollo que necesita el interior de la provincia, tenemos mucho para aportar en el desarrollo productivo, pero necesitamos formar parte de un planeamiento estratégico provincial.

-¿Hay poca comunicación?

-Totalmente, falta comunicación. Lo hago como crítica constructiva. Entiendo lo que está pasando y que la cabeza del Gobernador está concentrada en la pandemia. Pero también hay que empezar a proyectar qué haremos con los oasis productivos del resto de Mendoza. Todo está concentrado siempre en el Gran Mendoza, con las consultas y reuniones. Creo que falta federalismo en este sentido, de trasladarse, de conocer las realidades y de proyectar para que el crecimiento de la provincia sea en términos de equidad.

-¿Han dialogado por el Presupuesto y obras?

-No, nadie nos llamó para preguntarnos qué queríamos que se tuviera en cuenta para los santarrosinos. Hay que estudiarlo, pero no nos han informado qué obras serán para Santa Rosa ni cuáles serán para el desarrollo del departamento o región. Igualmente, no tenemos posición por ahora.

-¿Cuánto ha afectado a Santa Rosa la pandemia del coronavirus?

-Entiendo que hemos trabajado bastante bien. El primer caso registrado fue el 19 de julio, por lo que estuvimos varios meses sin casos y pudimos reforzar los centros de salud municipales, tanto en infraestructura como en el personal. Por suerte no hemos tenido grandes complicaciones, tenemos entre 200 y 250 casos, aunque tenemos que lamentar dos fallecimientos.

- Usted denunció que recibió de la gestión del radicalismo un municipio con muchos problemas en las cuentas públicas.

-Sí, recibimos un municipio con muchas deudas, pero no viene sólo de la gestión anterior. Estamos pagando deudas de hace 10 años, pero ahora estamos con una política de desendeudamiento y pagar las obligaciones. Si bien somos un departamento copa dependiente, estamos en una situación de orden y equilibrio y ya podemos proyectar otras cosas más allá del pago de salarios y servicios esenciales, que los llevamos al día.

-¿Tiene relación con sus antecesores, Sergio Salgado y Norma Trigo?

-No tengo relación con ninguno de los dos. En el caso de Norma lamento la falta de empatía o al menos una buena relación institucional, porque nunca nos reunimos formalmente, ni siquiera el día que llegué. No nos recibieron, no fue cordial y amable en términos de democracia la transición. Sólo fue una foto.

-Firmaron hace poco junto a cuatro departamentos peronistas un programa nacional de recursos, pero no hubo comunas radicales: ¿Eso no es discriminación por parte de la Nación, como denunció el intendente de Godoy Cruz?

-No creo que sea así. Desde que asumimos hemos estado haciendo gestiones en la Nación. Muchos de los proyectos pudieron ser aplicados, y en este programa fueron cinco de acá, pero 160 de todos los colores políticos en todo el país a través de un Índice de Inequidad Territorial. Quizás no es lo mejor estar en este Índice, pero marca que hay una inequidad muy grande entre los departamentos. Y Santa Rosa necesita porque por años hemos sido olvidados y postergados. Ahora estamos accediendo a obras, como las del Enohsa. Pero Malargüe, San Carlos y Luján también. No creo que haya intencionalidad de discriminar al resto sólo por el hecho de que no son del mismo color político.

-¿Y de la Nación a la Provincia hay discriminación, como denuncia el Gobierno de Suárez?

-Tampoco. Mendoza ha recibido muchísima ayuda nacional para combatir el coronavirus: desde insumos hasta camas de terapia intensiva, como las que fueron para el hospital de la UNCuyo. Entiendo que el sistema sanitario está en mejores condiciones también por la ayuda del Gobierno nacional.