sábado 27 de febrero de 2021

Alberto Fernández
Política

Fernández apuró un cambio para evitar otro avance de Cristina

El Presidente reemplazó al Superintendente de Riesgos del Trabajo en medio de rumores sobre cambios para prepagas y empresas ART.

Alberto Fernández

El presidente Alberto Fernández apuró un cambio en un organismo del Estado antes que la vice, Cristina Kirchner, le reclame el lugar para un dirigente de su propio riñón político.

Este jueves, con dos decretos, se oficializó el desplazamiento de Gustavo Morón de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) y su reemplazo por Enrique Cossio, un abogado al que Fernández conoce desde principios de los ’90 cuando trabajaron juntos en la Superintendencia de Seguros.

Morón era uno de los pocos funcionarios que había permanecido al frente de un organismo después del cambio de Gobierno el 10 de diciembre de 2019, dado que había sido nombrado por Mauricio Macri.

El Presidente tiene un buen concepto de Morón y por eso lo mantuvo en el lugar durante 13 meses. Pero junto al ministro de Trabajo, Claudio Moroni, apuraron el cambio por Cossio antes de que, según supo este diario de calificadas fuentes del oficialismo, el lugar fuera reclamado por la jefa del Senado.

El pedido se veía venir en medio de múltiples versiones sobre distintas ideas que dan vueltas en el Frente de Todos acerca de qué hacer con el sistema de salud, desde que Cristina marcó el camino el 18 de diciembre en un acto del oficialismo en La Plata.

“El primer desafío por venir: vamos a tener que repensar todo nuestro sistema de salud”, dijo Cristina. Y llamó a “pensar un nuevo concepto de salud” en la Argentina. “Nuestro país debe ser en América Latina el que más recursos humanos y tecnológicos tiene en salud. Lo que pasa es que está dividido en tres sistemas: el público, el privado y el de las obras sociales. Bueno, vamos a tener que repensar un sistema nacional integrado de salud en el que podamos articular todo esto para hacer un uso más eficiente”, afirmó.

A los pocos días, Fernández intentó clarificar que también hay una iniciativa propia y avisó que sólo quiere poner una lupa sobre los números y el cumplimiento de servicios de la medicina prepaga. Pero hay versiones que indican que el cristinismo quiere ir más allá con una supuesta intención de la vicepresidenta de crear una “Anses de la salud” y estatizar directamente las empresas ART, como lo hizo con las AFJP en noviembre de 2008.

Funcionarios del Gobierno aseguraron a este diario que no está en los planes de Fernández estatizar nada que tenga que ver con la salud. El Presidente se reunió a principios de enero con el dueño de Swiss Medical y titular de la Unión Argentina de Entidades de Salud (UAS), Claudio Belocopitt, y le dijo que no pensaba en estatizar, pero le afirmó que necesitaba regular las prepagas.

“Le dije a Belocopitt: si hay que ordenar el sistema de salud, ordenémoslo de verdad. Sentémonos y pongámonos a ver cómo funciona”, expresó y señaló que hay “un problema estructural en el sistema de salud que hay que revisar”. Y agregó: “Cómo el sistema se financia es la discusión que tenemos que afrontar”. Está previsto que el Presidente se vuelva a reunir en los próximos días con el empresario.

El martes hubo un primer tironeo de la cuerda. El ministerio de Trabajo emitió la Resolución 19/21 con la que excluyó a los trabajadores que realicen tareas de administración y comercialización en empresas de medicina prepaga u obras sociales de los beneficios del Programa Repro II, con el que el Estado paga una parte del sueldo.

Más allá de que Fernández afirme que sólo quiere aplicar regulaciones, el temor que tienen las prepagas y las empresas ART se sustenta en un documento que se filtró en los últimos días con presunta propiedad intelectual domiciliada en el Instituto Patria, sede político partidaria de Cristina, en el que se propone crear un Sistema Nacional Integrado de Salud Argentino (SNISA).

En la página seis del documento de trece carillas al que accedió Los Andes se menciona la idea de una “integración del área de salud laboral al SNISA en reemplazo del sistema de ART”. Y se propone también “consolidar un marco normativo a través de una Ley Nacional de Salud”.

Desde el Patria dijeron que la iniciativa en realidad es de la Fundación Soberanía Sanitaria e indicaron que el texto era sólo un borrador de propuesta para un “Programa de Salud 2020/2024” que la entidad trabajó en 2019, antes de que el Frente de Todos ganara las elecciones. En ese momento, la fundación era presidida por Nicolás Kreplak, ex viceministro de Salud de Cristina y actual viceministro de Salud bonaerense.

Kreplak es hoy la voz más influyente en materia de salud para Cristina y para el jefe del bloque de diputados nacionales del oficialismo, Máximo Kirchner, con quien habla varias veces a la semana.


Por las redes