lunes 10 de mayo de2021

Sólo suscriptores
Elecciones: la atomización complica el escenario para las terceras fuerzas
JOSÉ LUIS RAMÓN. El líder de Protectora debe revalidar su banca.
Política

Elecciones: la atomización complica el escenario para las terceras fuerzas

El espacio que las legislativas le suelen dar a los partidos minoritarios parece estar vacante este año. Los analistas políticos coinciden en que un porcentaje del electorado elegirá estas opciones, pero que no hay una figura clara.

Elecciones: la atomización complica el escenario para las terceras fuerzas
JOSÉ LUIS RAMÓN. El líder de Protectora debe revalidar su banca.
Sólo suscriptores

El escenario político en Mendoza ha comenzado a moverse en las últimas semanas, con sus principales dirigentes pensando estrategias y también alianzas en vistas a las elecciones legislativas de este año. Sin fecha cierta aún y con la posibilidad –casi un hecho- de que el gobernador, Rodolfo Suárez, elija unificar los comicios provinciales a los nacionales, el panorama se encuentra profundamente polarizado entre dos fuerzas: Cambia Mendoza y el Frente de Todos. No obstante, históricamente Mendoza siempre da espacio a una tercera opción, que esta vez, ante la atomización de contendientes, no se vislumbra claramente cuál será la que disputará ese codiciado lugar.

Para consultores y analistas políticos, a cuatro (o cinco) meses de las primarias hay muchas cuestiones por resolver, como alianzas y candidatos, que terminarán de moldear un escenario probable. Sin embargo, si bien las últimas encuestas confirman la polarización, reconocen que queda un margen interesante de ciudadanos que no votarán a ninguna de las fuerzas mayoritarias y, al ser un voto más volátil, se inclinarán por quien termine de seducirlos en la campaña electoral.

MERCEDES LLANO. Diputada del PD, que irá por afuera de Cambia Mendoza.

El problema es que hay una buena cantidad de espacios políticos que se disputan este porcentaje de indecisos y hasta ahora no han aparecido figuras que puedan lograr esos 15 puntos para llegar a una banca en el Congreso o a nivel provincial en la Legislatura.

Mendoza ha tenido terceras fuerzas disímiles que se han destacado cuando en elecciones no se han votado cargos ejecutivos. Por ejemplo, en 2013 irrumpió Nicolás Del Caño y el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) ubicó (con el 14,2% de los votos) el quinto diputado nacional. Lo mismo hizo José Luis Ramón en 2017, con el 17,21%, con Protectora (aunque bajo el sello del Partido Intransigente). Antes, a fines de los ’90, lo habían hecho Fiscal (de la mano del ex fiscal de Estado Aldo Giordano) y el PD con Carlos Balter.

MARIO VADILLO. Lejos de Ramón, tiene nuevo partido: Ciudadanos por Mendoza.

Hoy, además de Protectora y del FIT, aparecen con intenciones de terciar entre el oficialismo provincial y el peronismo fuerzas como Ciudadanos por Mendoza, liderada por el ex socio de Ramón, Mario Vadillo; o el mencionado Partido Demócrata, que tras salir de Cambia Mendoza busca un realineamiento con otras fuerzas liberales de centro derecha, como la que lidera a nivel nacional José Luis Espert. También asoma a la pelea un fenómeno político más nuevo, el Mendoexit, liderado por un “outsider” como Hugo Laricchia y que hasta tiene partido político propio, Éxito.

HUGO LARICCHIA. Cabeza visible del Mendoexit, que tiene partido propio.Ignacio Blanco | Los Andes

La quinta banca

Según Martha Reale, de Reale Dalla Torre Consultores, hay un 15% de votos que generalmente eligen boletas por afuera de las mayoritarias (hoy Cambia Mendoza y el Frente de Todos), mientras que hay otro 10% que en las encuestas no revela intenciones de voto.

Para esta consultora política, como estos espacios “hoy están atomizados, por ahora no tienen quién los represente para apelar al electorado”.

“Hoy no existe la figura de Ramón o Del Caño. Mendoza está polarizada en intención de voto, con un Cambia Mendoza que conserva el predominio hasta ahora, con unos posibles 45 puntos; y el Frente de Todos que tiene una base electoral sólida de unos 30 puntos”, expresó. Y marcó que estos números pueden subir o bajar teniendo en cuenta las gestiones de Rodolfo Suárez y Alberto Fernández.

En este sentido, sostuvo que el espacio para una eventual quinta banca en la Cámara Baja del Congreso “está disponible para ser capitalizado por el mejor postor” si no termina yendo para uno de los dos frentes mayoritarios. No obstante, insistió en que “la voluntad del electorado está para inclinarse a una opción diferente a los mayoritarios”.

Por su parte, Elbio Rodríguez habla de un 52% del electorado que ya tienen fidelizados Cambia Mendoza y el Frente de Todos; mientras que hay un 35% de personas que, ante la lejanía de la elección, no contesta cuál será su voto. Pero ese número termina llegando a un 48% si se suma a los que tienen intenciones de votar a un partido más chico. Es decir, casi la mitad del padrón.

Esos son los que el consultor llama “electores flotantes”, ciudadanos que pueden votar a los frentes grandes pero que no son un voto seguro; y que suelen verse atraídos por figuras políticas como ya ocurrió con Ramón y Del Caño en las últimas elecciones, y antes con Giordano.

Rodríguez expresa que esos tres ejemplos fueron “ideas fuertes y figuras que ya eran conocidas”, como Giordano y su lucha contra la corrupción; Del Caño con el eslógan de que un político gane igual que un docente; o Ramón y la defensa de los consumidores.

El problema es que después todas estas terceras fuerzas decayeron, porque son “alternativas de escape” -según el consultor- y luego no se sostienen. “Hay que ver qué significado logran instalar las fuerzas políticas en estas elecciones”, reflexionó, pero agregó que “importará también qué candidatos y en qué situación se encuentran las fuerzas grandes”.

En las próximas elecciones tanto el FIT como Protectora ponen en juego todas las bancas que lograron en la Legislatura y en los concejos deliberantes cuando lograron terciar en la pelea electoral. Y no está claro que logren revalidar los resultados anteriores, como tampoco que otras fuerzas minoritarias logren ocupar esos lugares.

LAUTARO JIMÉNEZ. La figura más representativa del Frente de Izquierda.

El “voto emotivo”

Enrique Bollati coincidió en que “las posibilidades están para las terceras fuerzas”, pese a la polarización en el escenario electoral en Mendoza. “Hay un 30% del electorado que mira para otro lado y se decide al final, todo está por verse”, consideró, y destacó el movimiento de alianzas y diálogos para formar espacios, como entre los libertarios y los demócratas.

Según Bollati, existe un “voto emotivo” que va variando según cómo se mueva la política local y nacional, que da oportunidades al resto de los sectores en pugna.

Si bien para Reale el FIT está “un poco mejor que Ramón” tras la ruptura de éste con Vadillo y también por las críticas a su supuesta funcionalidad con el kirchnerismo, para Bollati es al revés: el actual diputado nacional es por ahora quien podría revalidar su banca.

“Hay un sector en el medio que puede crecer, pero resultará de la idea con la que intentará convencer al electorado, de la situación de la provincia y el país, y de los candidatos que se presenten en el oficialismo y la oposición”, completó.

Por ahora, las PASO nacionales serán el 8 de agosto, aunque la intención del Gobierno es postergarlas a setiembre. Parece que hay tiempo, pero en realidad no falta tanto. Y en ese corto de lapso las terceras fuerzas deben definir una estrategia que les permita competir no tanto contra la UCR y el PJ, sino contra sus “colegas” de las minorías. Una batalla que hoy no está claro quién puede ganar.