Elecciones 2021: el dilema de Anabel en su pelea contra la dupla Co-Co

A Sagasti le están midiendo candidatos para la boleta / Orlando Pelichotti
A Sagasti le están midiendo candidatos para la boleta / Orlando Pelichotti

El PJ lleva 10 años sin ganar en Mendoza. Al techo de la senadora se suma la casi segura boleta radical Cobos-Cornejo.

Este año es electoral. Aunque nadie quiere blanquear intenciones, porque “las prioridades de la gente están en otro lado”, la realidad es que hay movimientos más o menos disimulados en los partidos. Los dirigentes de las principales fuerzas políticas empiezan a calentar motores de cara a las contiendas de agosto (PASO, si es que se hacen) y octubre (generales). Falta mucho todavía, pero la planificación de los pasos a seguir ya arrancó y, sobretodo, la evaluación de las cabezas de lista, que son los candidatos que traccionan los votos.

Ninguno de los analistas deja de tener en cuenta la historia electoral reciente. Hay dos datos que llaman la atención: el primero es que desde 2011 el panperonismo no ha ganado elecciones en Mendoza; el segundo es que desde 2001 que no ha obtenido una legislativa, es decir no ha logrado vencer en comicios en los que no se elija gobernador y/o presidente.

Los frentes peronistas-kirchneristas ganaron las elecciones 2007 y 2011 (que llevaron a la gobernación a Celso Jaque y a Francisco Pérez), perdieron en 2003, 2015 y 2019 (que pusieron a Julio Cobos, Alfredo Cornejo y Rodolfo Suárez en el sillón de San Martín) y también las legislativas 2005, 2009, 2013 y 2017.

Más aún, desde 2013 el radicalismo y aliados vienen logrando tres bancas en la Cámara de Diputados de la Nación, de cinco que se han elegido en cada elección. El mismo número de escaños consiguió la UCR en 2009. Sólo en 2011 el peronismo-kirchnerismo ganó y obtuvo tres bancas, arrastrado por la gran elección de Cristina Fernández de Kirchner.

Los dos datos no son desdeñables. Dicen que mientras más se afirmaba el kirchnerismo como fuerza nacional, en Mendoza fue perdiendo terreno y se fortalecía el radicalismo y sus eventuales aliados. Hoy las encuestas dicen que nuestra provincia compite por el primer lugar entre las más anti K del país.

Cornejo sería candidato al Senado y Cobos a diputado nacional.
Cornejo sería candidato al Senado y Cobos a diputado nacional.

El desvelo del Frente de Todos

Con estos datos de la historia electoral sobre la mesa, el desvelo más grande del panperonismo es cómo lograr que Anabel Fernández Sagasti -posible candidata a la reelección como senadora nacional- logre perforar ese techo que le impone ser la mendocina más cercana a la Vicepresidente.

En los mentideros se menciona que el Frente de Todos viene midiendo fórmulas con nombres que le sumen a la actual presidenta del PJ un plus de votos. El nombre de Adolfo Bermejo sonó como el aporte de peronismo moderado que le permita romper el techo de cristal.

Otra chance que evalúan para arrimar votos es algún intendente. El que suena más fuerte es Martín Aveiro (Tunuyán), aunque entre los obsevadores no descartan que haya otros que quieran salir de sus comunas para ir al Congreso Nacional.

Hay que recordar que varios intendentes (radicales y peronistas) atraviesan su último mandato, tras la enmienda constitucional que impulsó Cornejo a fines de 2018 para limitar las reelecciones, es decir solo dos mandatos consecutivos. En el PJ están con la incertidumbre respecto de su futuro Aveiro, Emir Félix (San Rafael) y Roberto Righi (Lavalle).

En 2023 ellos tienen que buscarse otro trabajo y los lugares en las listas no son tantos; además deben dejar un delfín que garantice la continuidad peronista. Hay quienes sostienen que la mejor forma de poner un sucesor es salir del cargo a mitad de mandato y dejar provisoriamente al presidente del Concejo Deliberante.

Esa opción tiene historia. En ’91 el precursor fue el entonces intendente de Maipú Hugo Bordín, quien se fue a la Cámara de Diputados de la Nación y dejó a Francisco “Chiqui” García. Lo mismo sucedió en ’97 cuando García logró una banca en Diputados y quedó Adolfo Bermejo como interino y también en 2009, cuando repitieron la fórmula Bermejo y Omar Félix para dejar provisionales a sus hermanos Alejandro y Emir en Maipú y San Rafael, respectivamente.

Pero no falta quien recuerde que los tres intendentes peronistas ganaron este último mandato en un fallo plenario de la Suprema Corte, porque ya tenían más de un mandato a cuestas: “¿Hubo un fuerte conflicto con el Ejecutivo y ahora van a abandonar a mitad de mandato?”.

Desde el radicalismo aseguran que el Frente de Todos ha medido a otra persona para secundar a Fernández Sagasti y que su sensibilidad partidaria no es muy rastreable: el bodeguero y presidente de la Corporación Vitivinícola José Zuccardi. Desde el PJ lo niegan: “Por ahora no ha sido medido”. Pero es una posibilidad.

La búsqueda de Ramón

En voz baja, en el PJ mendocino no niegan que hay un acuerdo político con José Luis Ramón, el presidente del interbloque Unidad Federal en el Congreso. Por ahora el diputado nacional marca algunas diferencias menores, pero a la larga termina aprobando todo lo que necesita Alberto Fernández. El contacto de Ramón es fluido con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

El fundador de Protectora busca su destino. Es otro de los que termina mandato a fin de año y dicen que le gustaría volver al Congreso en la lista del Frente de Todos. La pregunta es si hay lugar para tantos interesados. Algunos peronistas aseguran que “depende de él”, es decir, cuánto pueda sumarle a Anabel Fernández Sagasti para romper el techo. Otros observadores de los intríngulis peronistas dicen que Ramón “sabe que lo vamos a cagar, así que anda buscando posicionarse para conseguir un cargo nacional vinculado a la defensa de los consumidores”.

La delantera Co-Co

En el oficialismo local sólo hay un pedido del gobernador Suárez: la fórmula Cornejo-Cobos, el primero al Senado nacional (no puede ser diputado porque ya lo es y tiene mandato hasta 2023) y el segundo a la Cámara Baja (este año termina su mandato como senador). Se entiende que la delantera Co-Co es la que puede mostrar los mejores números para arrastrar la boleta completa del frente Cambia Mendoza. Esa es la única certeza. Los dos le darían el gusto a Suárez y encabezarán la boleta.

Uno de los socios de la UCR en Cambia Mendoza viene con sangre en el ojo. Desde el Pro dicen que no hubo ni un llamado para avisar de la fórmula. Los macristas mendocinos admiten la supremacía radical, pero recuerdan que en la primaria de 2019 sacaron la mitad de los votos que obtuvo Suárez: “La representación debería ser 2 a 1”, advierten a futuro.

Además, en el partido que lidera Omar de Marchi está la interna para elegir al nuevo presidente de la fuerza en Mendoza. El jueves, el candidato oficialista Álvaro Martínez lanzó una dura acusación por Twitter: “Lo que debería ser un proceso tranquilo, se transformó en un show mediático de Pablo Priore, orquestado por la UCR”. Es decir, entienden que el radicalismo está ayudando al otro candidato para quebrar el Pro. ¿Habrá paz para llegar juntos a la elección?

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA