domingo 28 de febrero de 2021

Encargado. El supremo Mario Adaro tiene la coordinación del proceso de digitalización del Poder Judicial. Foto: Marcelo Rolland / Los Andes.
Política

El Poder Judicial quiere llegar a la digitalización total en 2021

Desde 2016 se viene trabajando en la despapelización. Ahora están experimentando con Inteligencia Artificial y datos abiertos.

Encargado. El supremo Mario Adaro tiene la coordinación del proceso de digitalización del Poder Judicial. Foto: Marcelo Rolland / Los Andes.

La pandemia del coronavirus aceleró los procesos de reorganización en todos los ámbitos, para adaptarse en primer lugar a las restricciones y a los nuevos desafíos, pero también sirvió de empujón para establecer rápidamente medidas que puedan ayudar a mejorar y agilizar procesos. Fue el caso del Poder Judicial de la provincia, que en 2020 evidenció cambios importantes en camino de la digitalización y en este 2021 se redobla la apuesta, con el objetivo de digitalizar al 100% todo el trabajo.

Expedientes digitales; eliminación casi total del papel; portal ciudadano de datos más accesible, con más transparencia judicial con información en la web; la implementación del número único telefónico de Justicia (160) para la gestión de turnos y denuncias penales; convenios con Amazon para tener datos abiertos y hasta pruebas con Inteligencia Artificial para automatizar acuerdos en algunos foros, son las propuestas y objetivos que tiene el Poder Judicial para este 2021.

Mario Adaro, ministro de la Suprema Corte de Justicia, destacó que se está avanzando en puntos importantes en la digitalización, con el horizonte puesto en “revincular” la tecnología con el Poder Judicial.

“Queremos reformular la relación ciudadana con la Justicia. Históricamente ha estado intermediada por los abogados, pero más tecnología implica acercarla a la gente, con un nuevo portal ciudadano más accesible, con el número 160 para tener acceso rápido a la Justicia, e inclusive estamos gestionando la verificación de cuentas de Whatsapp de un sistema multicanal que sirva para notificar directamente al celular de las personas”.

Con respecto al expediente 100% digital, ya está implementado en el fuero laboral y civil, y se está trabajando para la digitalización del resto de los fueros en este año.

La mesa de entradas digital existe desde marzo del 2020, pero se seguía utilizando un documento papel (llamado “cargo”) para dejar asentado el expediente, con fecha y hora de presentación, fojas y firma, entre otros, para cumplir con la ley. Es por eso que se estableció que este “cargo” fuera realizado de manera digital en noviembre pasado.

Ciencia ficción judicial

En relación a la aplicación de la Inteligencia Artificial, hay pruebas piloto en procesos judiciales en el foro tributario y laboral con el sistema argentino de inteligencia artificial Prometea. De hecho, el primer equipo en el Interior del país está en Mendoza, expresó Adaro, quien preside el Instituto Federal de Innovación, Tecnología y Justicia de las Provincias Argentinas.

En el fuero Tributario, se está planteando emitir respuestas automatizadas una vez presentadas las demandas, sin más intervención humana que la de control una vez se emita esa respuesta. En tanto, en el Laboral, se estudia que una vez cargados los datos en casos donde haya acuerdos espontáneos en las Oficinas de Conciliación Laboral, se carguen los datos y Prometea devuelva el acuerdo para la homologación del juez.

Adaro remarca que se ahorraría no sólo tiempo, sino la necesidad de que las partes vayan a Tribunales, ya que también está implementada la firma digital y biométrica.

La colaboración de Amazon

El número único de justicia (160), que ya fue autorizado en 2019 por el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), y que plantea la posibilidad de la gestión de trámites por parte del ciudadano ante el Poder Judicial, no sólo con turnos de defensores civiles y de familia, sino también la de realizar denuncias en el fuero penal, mediante la comunicación con el Ministerio Público, así como la posibilidad de acceder al sistema de pequeñas causas, donde el ciudadano busca una respuesta directa del estado a sus conflictos cotidianos.

Respecto al acceso a la información, y con el eje en la transparencia judicial, se ha abierto un canal de diálogo con Amazon, para establecer un “lago de datos abierto”, que tenga todo tipo de información de acceso público, ya sea la gestión presupuestaria del Poder Judicial, con 47 indicadores de medición, ya sean presupuesto, balances, recaudaciones y gastos, pero también datos referidos a causas y audiencias, con tasas y porcentajes, para medir el trabajo judicial.

Sobre lo hecho, además de la mesa de entradas digital, en la que ya se recibieron más de 800.000 presentaciones (y que tiene un costo mensual de entre U$S 30 y U$S 45); se aceleró durante la pandemia el proceso para los abogados del establecimiento firma digital para el trabajo vía remota -en conjunto con la federación del Colegio de Abogados-, con más de 2.600 firmas digitales y tokens ya validados; y finalmente se agrega la digitalización en los fueros civil y laboral.

Ahorro futuro

Avanzar en la despapelización también tendrá un impacto económico. Según el ejercicio 2020 en el Poder Judicial, se gastaron $13 millones en este concepto, tanto en la compra de papel (6,3 millones) como en la de cartuchos de tinta ($6 millones) y alquiler de fotocopiadoras e impresoras ($700.000).

En los cálculos del supremo Mario Adaro, a fin de este año se podría ahorrar cerca de un 60% de estos conceptos, con la digitalización de todos los fueros.

Sostuvo que el Poder Judicial “sigue pensándose de manera analógica y no digital”, y expresó que, en algún tiempo, se tiene que empezar a pensar en dar más calidad sin tanta inversión en personal o infraestructura.

“Podemos pensar en tribunales virtuales, e invertir más en el trabajo calificado que en edificios”, aseguró Adaro, quien destacó que de este modo, el Polo Judicial, que tendrá una inversión de unos $1.500 millones, “no serían prioridad en el futuro porque están pensados para el siglo XX, no el XXI”.


Por las redes