El plan de obras 2022 de Suárez comienza con mil millones para Aysam y 885 millones para energía eléctrica

Calle San Juan, a la altura de Rondeau, estuvo en obras en 2021. Ahora Aysam renovará el colector cloacal que va debajo del pavimento entre Morón y Córdoba. Estiman 18 meses de ejecución.
Calle San Juan, a la altura de Rondeau, estuvo en obras en 2021. Ahora Aysam renovará el colector cloacal que va debajo del pavimento entre Morón y Córdoba. Estiman 18 meses de ejecución.

En lo que queda de enero se abren los sobres de cuatro licitaciones de agua y saneamiento. En febrero se licita una línea de alta tensión desde la estación transformadora Cruz de Piedra. Se realizarán con el dinero obtenido por los dos bonos emitidos en diciembre pasado.

El Gobierno de Rodolfo Suárez comienza este 2022 con la inyección de recursos surgidos de créditos, que irán a parar directamente a diversos programas de obras públicas. En total serán $3.315 millones que el ministerio de Hacienda distribuirá al plan de obras de este año que lleva adelante Infraestructura. La primera asignación de más de mil millones de pesos, que ya tiene lanzado el proceso licitatorio, está destinado para trabajos en la red de Aysam, y además otro porcentaje será para comenzar con la importante obra de la Línea de Alta Tensión Cruz de Piedra – Gran Mendoza, con el objetivo de mejorar el transporte de energía en la provincia.

Estos recursos surgieron de la colocación de dos títulos de deuda que realizó el ministerio de Hacienda a mediados de diciembre pasado, donde en total acordó financiamiento por $4.260 millones. De esta manera, una parte irá a obras públicas, y el resto al pago de vencimientos de deudas de este 2022.

Por otro lado, la plata Mendoza ya la tiene disponible desde diciembre, según señaló a Los Andes el ministro de Hacienda, Víctor Fayad. “Los días posteriores a la colocación ya se recibe el dinero, es un llamado a licitación donde nos ofrecieron sus fondos con diferentes tasas. Descartamos los que no nos convenían y tomamos los que sí. Una vez que se adjudicaron los títulos a las 48 horas se liquidaron”, marcó.

Prioridad: agua y cloacas

Con relación al destino de los $3.315 millones, Fayad informó que se decidió distribuirlos en tres grandes paquetes de obras. Por un lado, $885,4 millones irán destinados directamente a la obra de la Línea de Alta Tensión de Cruz de Piedra – Gran Mendoza; otros $1.029,5 millones serán para obras de agua y saneamiento, seleccionadas por Aysam; y los otros $1.400 millones para engrosar el plan de obras públicas que lleva adelante el ministerio de Infraestructura.

Los $1.029 millones que irán a Aysam serán invertidos principalmente en cuatro obras, están en plena etapa de licitación, y cuyos sobres con ofertas se abrirán entre el 19 y el 28 de enero.

Alejandro Gallego, titular de Aysam, habló sobre la importancia de seguir fortaleciendo el sistema, en contexto en el cual se necesitarían inversiones que se acercan a los U$S 500 millones para poner en óptimas condiciones todo el sistema de agua y saneamiento de la provincia.

Al margen, las obras que ya tienen el financiamiento son, por un lado, la optimización del sistema de macrodistribución del Gran Mendoza, que costará $284,5 millones, y con el cual se buscará mejorar el sistema de mediciones y de filtros que tiene la planta.

También se invertirán $139,7 millones en saneamiento, para la quinta etapa de la renovación de la primera colectora de Las Heras-Mendoza; y otros $394,3 millones para también la renovación de colectores cloacales en pleno centro, ya que será en la calle San Juan entre Morón y Córdoba.

“Esta es una obra muy importante porque esa red está en mal estado. Además llevará tiempo, ya que se estima un plazo de por lo menos un año y medio”, dijo Gallego, teniendo en cuenta que al haber mucha intervención urbana, deberán realizar los trabajos de forma más lenta.

Y por otro lado, $47,5 millones irán destinados al sistema de producción de agua potable de Potrerillos, en el cual los trabajos estarán abocados en mejorar el sistema de ducción del agua que ingresa a la planta. “Con estas mejoras tendremos menos consecuencias en lo que pueda ser lluvias fuertes en la zona o mucho arrastre de sedimentos. Habrá menos cortes de agua porque tendremos un mejor filtrado”, adelantó el funcionario.

La idea de esta obra es morigerar lo que ocurrió la noche del lunes con las tormentas en la montaña, que obligaron a cortar el ingreso de agua cruda a la planta potabilizadora Potrerillos; el uso intensivo por el calor hizo caer las fuertemente las reservas y sobrevoló la amenaza de corte del servicio en el Gran Mendoza.

Energía y misterio

Con relación a la Línea de Alta Tensión, es una obra de un total de U$S 20 millones ($2.060 millones al dólar oficial) y vinculará el sistema eléctrico Cuyo con el sistema nacional.

Según información del Gobierno provincial, aportará 1.000 megavatios de energía limpia, que se sumarán a los 1.500 megavatios que genera hoy el sistema eléctrico provincial, por lo que casi se duplicará la generación.

Actualmente este proyecto, que fue formulado por la Empresa Mendocina de Energía (Emesa), está en fase de licitación, y el 4 de febrero se cerrará el plazo para recibir ofertas. De hecho, esta semana hubo una “visita técnica” de empresas interesadas en participar de la construcción.

Para el Poder Ejecutivo, ésta es la obra energética “más importante del Gran Mendoza” y se tratará de “un paso más hacia una transición energética que garantice abastecimiento para todos, menos fallas y menos contaminación”.

Por último, los $1.400 millones que serán administrados por el Ministerio de Infraestructura aún no tienen un destino 100% específico. Desde la cartera que conduce Mario Isgró sostuvieron que los proyectos donde se invertirá son los que se incluyeron en el Presupuesto 2022, pero evitaron dar detalles, teniendo en cuenta que los fondos que hoy están pensados para una obra en particular, podrían tener desvíos hacia otras otras más urgentes.

Lo cierto es que se estima que una parte irá a parar a viviendas, donde se planea la construcción este año de 2.660 casas; otra parte al mejoramiento de la red vial provincial, donde se esperan inversiones por $10.000 millones; y otro monto a ampliaciones y refacciones hospitalarias.

Pago de deudas

Con respecto al momento de colocar títulos de deuda, sin dudas fue el adecuado para el Poder Ejecutivo, ya que la provincia estuvo hasta diciembre habilitada por la Legislatura para tener acceso al roll-over, herramienta que permite endeudarse para saldar vencimientos inminentes y mejorar así las condiciones de pago, con mayores plazos.

De los bonos emitidos en diciembre, Mendoza destinará $1.245 millones para pagar una parte de las Letras de Tesorería emitidas en 2021, que vencerán el 17 de mayo y tienen un monto total de poco más de $5.000 millones.

Un porcentaje de los poseedores de esas Letras accedieron a canjearlas por los nuevos bonos: el de $1.245 tendrá vencimiento en 2023 y una tasa de interés a pagar por 42,68%; mientras que los $3.325 millones son un bono ajustable por CER, cuyo vencimiento será en 2024 a una tasa fija del 4,25%.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA