lunes 19 de octubre de 2020

Fernández, Kicillof y Rodríguez Larreta se reunieron ayer, por primera vez tras la crisis policial.
Política

El Gobierno prepara otro recorte a los fondos de Rodríguez Larreta

La pelea por el dinero que le transfirió Macri al Gobierno porteño para financiar la seguridad, tendrá un segundo capítulo con un proyecto de ley que mandará Fernández al Congreso nacional.

Fernández, Kicillof y Rodríguez Larreta se reunieron ayer, por primera vez tras la crisis policial.

El presidente Alberto Fernández quiere blindar la decisión por la cual redirigió fondos nacionales coparticipables del distrito porteño a la provincia de Buenos Aires, estimados en más de 30 mil millones de pesos. Para ello, envió al Senado nacional un proyecto de ley qué fijará el monto anual que percibirá la Capital Federal desde la Nación para el funcionamiento de la policía Metropolitana.

Mientras en el gobierno porteño afirman que el presidente Fernández busca quitarle más fondos, el Poder Ejecutivo argumenta que pretende determinar “en forma equitativa y justa los recursos necesarios” para atender la demanda en seguridad del Estado porteño.

La historia del traspaso

En 2016, el presidente Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta, como jefe del gobierno porteño, firmaron un acuerdo para transferir desde la Nación a la Ciudad de Buenos Aires las “facultades y funciones de seguridad”.

Aquel convenio debía ser rubricado por una ley en el Congreso nacional, cosa que no ocurrió, según fuentes de la administración Fernández.

Ahora, gobierno nacional quiere que el Parlamento nacional respalde aquel convenio de 2016. Pero junto a esto, se incluye en el proyecto de ley una fórmula que determina el dinero a transferir a la Capital Federal para garantizar el funcionamiento de la policía Metropolitana.

Aquel convenio firmado por Macri con Rodríguez Larreta en enero de 2016 no estimaba los recursos necesarios para las políticas de seguridad.

El expresidente Duhalde había precisado que el 1,40% de los montos nacionales coparticipables le corresponderían a la Capital Federal para el funcionamiento del todo el gobierno porteño, sin incluir la seguridad.

Tras el acuerdo entre Macri y Rodríguez Larreta, el porcentual de Duahlde fue elevado por decreto en 2016 a 3,75. “No hubo argumentos o justificación de cómo se arribó a ese porcentual ni los fines a los que se destinaría”, dicen en el oficialismo.

Otro decreto de Macri, poco después, estableció que la suba en la coparticipación porteña debía destinarse a la seguridad en CABA.

En 2018, el porcentaje en cuestión se fijó en 3,50 por ciento. Este es el porcentual que Alberto Fernández redujo la semana pasada en casi un punto, argumentando que el funcionamiento de la seguridad porteña demandaba menos dinero del que Macri le había asignado.

En el Gobierno nacional insisten en que el monto de coparticipación porteña aumentado por los dos decretos de Macri “no condice con las necesidades reales para cumplir las funciones de seguridad” en el distrito porteño, lo que “priva al Estado nacional de recursos necesarios para corregir desigualdades existentes” en otras provincias.

Con su decreto, Fernández llevó al 2,32 % el porcentaje coparticipable porteño. El Gobierno nacional, ahora, quiere por ley volver al 1,40 % de Duhalde y agregar un monto para a la seguridad porteña que se establecerá anualmente en el presupuesto nacional, para no depender “de la masa coparticipable”.

La partida para la seguridad porteña, según el Gobierno nacional, se estimó en un monto de 24 mil millones de pesos, que se actualizará en un 80% por del índice del salario promedio de la Policía Federal y en un 20% por el índice de precios al consumidor del INDEC.

De acuerdo a esta nueva formulada impulsada por el gobierno del Presidente Fernández, se va a “corregir y superar la desigualdad generada por los decretos de Macri, que le impusieron a la Nación el pago de un monto que superaba el costo del servicio de seguridad” en CABA.

Esta modificación en el esquema de financiamiento de la seguridad porteña desde Nación podría empezar a tratarse este lunes en el Senado nacional. Fuentes parlamentarias del oficialismo pronosticaron a este diario que el debate del proyecto “llevará un buen tiempo”. No se augura un tratamiento “exprés”.

Desde el gobierno porteño ya se planteó la disconformidad con la quita de los fondos nacionales y se anunció la próxima presentación que se hará ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación para declarar “inconstitucional” el decreto de Fernández. “Fue una medida inconsulta e intempestiva, tomada en medio de la pandemia”, se quejó Horacio Rodríguez Larreta.