Crecen las deudas de pymes y familias para subsistir a la crisis

Crecen las deudas de pymes y familias para subsistir a la crisis
El Banco Central de la República Argentina emitió ayer el informe monetario de mayo.

Las empresas se endeudaron en $78.000 millones solo en mayo. Y las familias se financiaron con tarjetas un 12,5% más en términos reales.

La actividad económica cerrará el segundo trimestre con un traspié, tras varios meses de rebote, y ese empeoramiento de la situación comenzó a verse en la demanda de dinero, tanto para las pequeñas y medianas empresas como para las familias.

Son cada vez más las compañías chicas que se endeudan para subsistir, esperando una remontada pareja y sólida; mientras, las familias usan “el plástico” para llevar adelante la economía del hogar.

Para el Banco Central, tras una aceleración de 10,2 puntos porcentuales en la tasa de inflación en el primer trimestre y de las caídas mensuales que empezaron a verse en la actividad en marzo, el segundo trimestre está jugado y el rebote se retomará en el tercero.

Si bien el Indec dará a conocer recién en julio y agosto indicadores del segundo trimestre, algunos datos permiten anticipar el estado de situación. En mayo, los préstamos en pesos al sector privado sin estacionalidad cayeron 2,6% en términos reales respecto de abril.

Si se comparan los datos de 2021 con los de 2020, hubo una contracción de 9,7% a precios constantes, sobre la que influyó tanto la caída del mes, así como la elevada base de comparación de mayo de 2020, cuando el confinamiento era fuerte.

En su Informe Monetario Mensual, el Banco Central señaló ayer que la ralentización del crédito observada durante los últimos meses obedece, casi en su totalidad, a la evolución de las líneas comerciales y, en particular, de aquellas destinadas a grandes empresas. Estas últimas están recuperando caja con mayor celeridad. El contexto de recuperación de actividad que venía hasta marzo les permitió endeudarse un poco menos.

Las líneas con destino esencialmente comercial registraron, en conjunto, una contracción mensual de 4,4% real sin estacionalidad en mayo. Al interior de estas financiaciones, los adelantos en cuenta corriente y los documentos a sola firma registraron caídas a precios constantes de 7,1% y 6,4%, respectivamente.

En tanto, los documentos descontados presentaron un aumento promedio mensual a precios constantes de 3,8%, impulsados en gran parte por la Línea de Financiamiento para la Inversión Productiva (LFIP) a MiPyMEs. Estas líneas subsidiadas por el Estado ofrecen tasas del 30% anual para comprar bienes de capital y 35% para capital de trabajo.

El financiamiento a micro, pequeñas y medianas empresas mantuvo una tasa de expansión interanual del 8,1% en términos reales en mayo, aunque con una moderación debido al efecto base de comparación. Esto contrasta con la contracción en el crédito que muestran las grandes empresas, que se ubica en el orden del 34,5%.

A fines de mayo, los préstamos otorgados en el marco de la LFIP totalizaron en 587.000 millones de pesos. En cuanto a los destinos de estos fondos, alrededor del 83% del total desembolsado corresponde a la financiación de capital de trabajo y el resto a la línea que financia proyectos de inversión.

Unas 131.300 mipymes se endeudaron por esta vía, de las cuales el 83% lo hizo básicamente para mantenerse en pie y seguir operando, intentando subsistir a la crisis económica que genera la pandemia de Covid-19 con la esperanza de una remontada en mediano plazo. Sólo en mayo, las empresas se endeudaron en unos 78.000 millones de pesos por la vía de los LFIP. Y desde que arrancó el año, el stock de esta línea creció en un 251%, equivalente a unos 420.000 millones de pesos, de acuerdo con los datos oficiales.

Entre los préstamos asociados al consumo, las financiaciones con tarjetas de crédito cayeron 0,9% en mayo contra abril, pero acumularon en los últimos doce meses un crecimiento de 12,5% en términos reales, en parte por la inflación y en parte por el mayor endeudamiento real. Por su parte, los préstamos personales se redujeron 0,5% a precios constantes en el mes.

La consultora First Capital Group analizó los datos y señaló que el saldo de las operaciones con tarjetas de crédito alcanzó los 945.337 millones de pesos, tras escalar un 71,8% anual, muy por encima de la inflación del año. Guillermo Barbero, analista y socio de la consultora, indicó que si bien ahora se está observando un freno mensual por las restricciones contra las actividades gastronómicas, turísticas, comerciales y de esparcimiento, el endeudamiento con el plástico sigue creciendo.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA