Condena a Cristina Kirchner: qué delitos cometieron otros presidentes argentinos acusados de corrupción

Cristina Fernández de Kirchner, durante el juicio por la causa Vialidad. /Foto Federico Lopez Claro
Cristina Fernández de Kirchner, durante el juicio por la causa Vialidad. /Foto Federico Lopez Claro

La primera vicepresidenta en ejercicio condenada por corrupción incurrió en el más clásico de los delitos con el dinero de Estado.

La sentencia a Cristina Kirchner que dio a conocer este martes el Tribunal Oral Federal N° 2 de Buenos Aires significó la primera condena contra una vicepresidenta en ejercicio en toda la historia argentina.

Cristina Fernández fue condenada por haber defraudado al Estado a través de la concesión de obras públicas de Vialidad.

Dentro de las enciclopedias internacionales de corrupción, la vicepresidenta habría repetido el antiguo método de usar la obra pública para desviar dineros que luego se convertirían en un beneficio personal.

El primer día del juicio de Vialidad: Lázaro Báez y Julio De Vido.
El primer día del juicio de Vialidad: Lázaro Báez y Julio De Vido.

Cuándo empezó la corrupción en el mundo

Las contrataciones de obras que hace el Estado siempre fueron una tentación. Ya en la Antigua Grecia hubo acusaciones contra funcionarios por cuestiones similares.

Pericles, político y orador ateniense, uno de los griegos más reconocidos en la historia, fue acusado cinco siglos antes del nacimiento de Cristo de haberse quedado con fondos que estaban destinados a los trabajos de construcción del Partenón.

Los historiadores encontraron evidencias de corrupción político-económica ya en el antiguo Egipto, donde funcionarios del faraón Ramsés IX, más de mil años antes del nacimiento de Cristo, se habrían asociado a una banda de profanadores de tumbas.

Otro importante político ateniense que vivió cuatro siglos antes del nacimiento de Cristo, Demóstenes, fue acusado y condenado por quedarse con dinero depositado en la Acrópolis.

Otras acusaciones sobre Cristina Fernández

En el caso de la vicepresidenta argentina, las otras acusaciones que la tienen en la mira, en otros procesos judiciales, señalan que habría cometido otro delito clásico de la política internacional: lavado de dinero.

En este caso, usando sus hoteles patagónicos. Empresarios que fueron beneficiados con dinero del Estado luego le habrían devuelto un porcentaje, encubriéndolo como contratación de habitaciones en esos establecimientos, para pasajeros inexistentes.

El otro delito principal de que está acusada Cristina Fernández también es otro clásico de la corrupción política de todos los tiempos. En la causa denominada Cuadernos de la Corrupción, un grupo importante de empresarios ya admitió haber pagado coimas a funcionarios del gobierno de Cristina, del área de Obras Públicas, a través de la entrega de bolsos llenos de dinero.

En algún caso, la entrega del bolso, según las declaraciones, se habría hecho en el domicilio de la vicepresidenta en el barrio porteño de Recoleta.

Carlos Menem, junto a otros acusados en el juicio por la venta del predio ferial de Palermo a Sociedad Rural.
Carlos Menem, junto a otros acusados en el juicio por la venta del predio ferial de Palermo a Sociedad Rural.

Es decir, aunque se trata de delitos diferentes, en los tres casos principales en que está involucrada la vicepresidenta, el movimiento de dinero consistiría en apropiarse de fondos del Estado a través de la intervención de empresarios que actúan como intermediarios, sean cómplices o víctimas.

Otros presidentes argentinos acusados

Los anteriores presidentes argentinos que fueron acusados de hechos de corrupción cometieron otros delitos.

El presidente Fernando de la Rúa fue acusado de haber pagado sobornos a una serie de senadores nacionales para que aprobaran una polémica reforma laboral en 2000. El caso, el más escandaloso en el que estuvo involucrado De la Rúa, llegó a juicio. Los fiscales pidieron seis años de cárcel para él como autor de cohecho activo agravado, pero el tribunal lo absolvió en 2013.

En otro caso estuvo involucrado de manera más seria, si bien el perjuicio del delito era infinitamente menor. De la Rúa fue acusado de malversación de caudales públicos, por haber contratado un jardinero privado con sueldo que le pagaba el Concejo Deliberante de la ciudad de Buenos Aires. El expresidente fue sobreseído, no porque la Justicia lo encontrara inocente, sino por prescripción del delito.

El expresidente Carlos Menem fue denunciado gran cantidad de veces a lo largo de sus dos gobiernos. La oposición afirmaba que “menemismo” era sinónimo de corrupción, debido a la acumulación de casos de presuntas coimas y defraudaciones al Estado.

Además, durante su gobierno fue famoso el control que el presidente ejerció sobre la Corte Suprema, cuyos integrantes eran sospechados de fallar siempre a favor del mandatario en las causas polémicas.

El expresidente Fernando de la Rua, cuando se retiraba de los tribunales porteños luego de una audiencia del caso de las coimas del Senado.
El expresidente Fernando de la Rua, cuando se retiraba de los tribunales porteños luego de una audiencia del caso de las coimas del Senado.

Menem apenas fue condenado dos veces. En un caso, por el pago de sobresueldos a funcionarios de su gobierno, y en segundo lugar por la venta del predio del barrio de Palermo a la Sociedad Rural, en 1991, cuya condena se terminó concretando recién en 2019.

En las causas más graves por las cuales fue acusado, Menem nunca recibió condena. La venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia (investigación por la cual estuvo detenido), la explosión de la fábrica militar de Río Tercero y el cobro de coimas en los procesos de privatización de empresas del Estado, nunca lo vieron condenado.

En el caso de la investigación por el contrabando de armas, refiere a un hecho de 1991, que tuvo inicio judicial en 1995, mientras era presidente, y por el que fue absuelto 23 años después, en 2018, por la Cámara de Casación, porque consideró que se había violado su derecho a ser juzgado dentro de un plazo razonable.

Los expresidentes Raúl Alfonsín y Eduardo Duhalde. El primero es considerado el más honesto de las últimas décadas. Duhalde, en cambio, fue blanco de varias acusaciones.
Los expresidentes Raúl Alfonsín y Eduardo Duhalde. El primero es considerado el más honesto de las últimas décadas. Duhalde, en cambio, fue blanco de varias acusaciones.

El primer presidente del actual proceso democrático, Raúl Alfonsín, recibió algunas denuncias por compras polémicas y gestiones bancarias sospechosas, pero en esas causas jamás hubo detenidos ni condenas. Se lo considera el más honesto de los presidentes de los últimos 40 años.

Cabe destacar que en los actuales procesos judiciales contra Cristina Fernández, también está incluido el fallecido presidente Néstor Kirchner. Los fiscales del caso Vialidad lo acusaron de haber contribuido a estructurar la matriz de corrupción, por la que ahora su esposa tiene asegurados varios años de recorrido en los tribunales federales.

La nota fue publicada originalmente en La Voz.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA