domingo 28 de febrero de 2021

Avanza plan K para nombrar a un jefe de los fiscales afín.
Política

Avanza plan K para nombrar a un jefe de los fiscales afín

En la sesión del Senado de hoy, el oficialismo aprobará el proyecto para que el procurador pueda ser nombrado sin acuerdo con la oposición.

Avanza plan K para nombrar a un jefe de los fiscales afín.

Esta tarde, el Senado le dará media sanción al proyecto que le permite designar más fácil al jefe de los fiscales federales, porque reduce de dos tercios a mayoría absoluta la cantidad de votos necesarias de senadores que establece la ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal (MPF). Sin embargo, consumado el trámite en la Cámara Alta, en Diputados aún no se sabe si el oficialismo tiene el número para convertir la iniciativa en ley.

Además, es una incógnita es saber qué hará Daniel Rafecas, el candidato a procurador general de la Nación que el presidente Alberto Fernández propuso hace 11 meses: el actual juez federal ya avisó que no aceptaría el cargo si se reduce la mayoría que establece la ley vigente, por entender que le quitaría legitimidad a su nombramiento.

Qué dice el proyecto

Hace una semana, el Frente de Todos (FDT) avanzó y firmó un dictamen de comisión que le pone punto final a los dos tercios de los votos requeridos actualmente para nombrar a su titular, el procurador general de la Nación, e instaura una exigencia más fácil de conseguir, la mitad más uno.

La encargada de informar cómo quedó el proyecto, fue la ultrakirchnerista María de los Ángeles Sacnun.

En la comisión de Justicia, la senadora por Santa Fe María del Ángeles Sacnun, señaló que, además terminar con los dos tercios para la designación, el proyecto establece que el procurador general de la Nación no podrá ser nombrado en años en que se elija presidente de la Nación.

Sacnun señaló que el procurador, según la iniciativa, tendrá estabilidad en el cargo hasta los 75 años y que ya no será vitalicio, como dice la actual ley Orgánica del MPF, sino que tendrá un mandato de cinco años, con una única prórroga por otros cinco años más.

Esta prórroga podrá realizarse sólo a pedido del Poder Ejecutivo y con un nuevo acuerdo del Senado, por mayoría absoluta, “siempre que no supere los 75 años” de edad, señaló Sacnun.

En relación con el mecanismo de remoción, “hay una vía que puede ser la de que el Poder Ejecutivo comunique a la Cámara de Diputados” su pedido de remoción por mal desempeño; que esa Cámara, a su vez, podría iniciar ese proceso “con la mayoría de los dos tercios de sus miembros”, y que para completarlo se requerirían los dos tercios del Senado. “Nos pareció que era importante mantener esa mayoría agravada (en el Senado)”, dijo la senadora.

Sin embargo, según dijo Sacnun, el proyecto establece la posibilidad de que la remoción del procurador también pueda ser solicitada por algún diputado nacional, en cuyo caso puede ser aprobada por esa cámara por mayoría absoluta, no dos tercios, aunque sí con los dos tercios del Senado.

La propuesta del oficialismo se nutre de proyectos de los opositores Martín Lousteau, de la UCR; Lucila Crexell, del Movimiento Neuquino, y Alberto Weretilneck, de Juntos Somos Río Negro, quien, en rigor, no es un opositor sino un aliado del oficialismo.

El oficialismo se decidió por la denominada mayoría absoluta, que son 37 sobre 72 votos posibles, sabiendo que los dos espacios opositores de la Cámara Baja, Juntos por el Cambio, que tiene 25 integrantes, y el interbloque Parlamentario Federal, que tiene cuatro, no están dispuestos a apoyar para el cargo a Rafecas.

En la otra cámara

En Diputados el FDT no tiene mayoría propia y debe apelar a los opositores dialoguistas para aprobar leyes. En este caso, se presenta un escenario similar al de la ley de reforma judicial: fue aprobada en el Senado y, como no están los números, en Diputados está frenada.

El bloque Consenso Federal, que responde a Roberto Lavagna, podría votar en contra.

La misma postura podrían adoptar los santafesinos del Frente Progresista. Y aún no se sabe qué posición tomará el interbloque que preside el mendocino José Luis Ramón, que ya perdió dos diputados, el santacruceño Antonio Carambia y el riojano Felipe Álvarez, dos ex Cambiemos que ahora conforman el bloque Acción Federal.

Tampoco se conoce la postura del bloque Córdoba Federal, que responde a Juan Schiaretti, y podría no acompañar la iniciativa.

Novela de la Procuración

La última efectiva. La kirchnerista Alejandra Gils Carbó fue la última nombrada con acuerdo del Senado, en 2012. Dejó el cargo en 2017.

Jefe interino. Desde ese momento, hay un procurador interino. Eduardo Casal, quién es resistido por Cristina Fernández.

La candidata de Macri. En 2018, el entonces presidente nominó a Inés Weimberg de Roca, que nunca logró los votos kirchneristas para ser nombrada. Weimberg de Roca fue invitada por Alberto Fernández a la “comisión Beraldi” que hizo propuestas para la reforma de la justicia.

El candidato de Fernández. En marzo ingresó al Senado el expediente con la propuesta del Presidente para la Procuración: Daniel Rafecas.


Por las redes