Avanza la expropiación de la “Casa Mazzolari-Cerutti”, usurpada durante la dictadura

La Casa Mazzolari-Cerutti está en el corazón de Chacras de Coria (Foto: Archivo)
La Casa Mazzolari-Cerutti está en el corazón de Chacras de Coria (Foto: Archivo)

Recibió dictamen en Diputados un proyecto que corrige el número de matrícula y de nomenclatura catastral del inmueble ubicado en Luján de Cuyo. El debate pasó el recinto.

La Cámara de Diputados dio un nuevo paso para concretar la expropiación de la “Casa Mazzolari-Cerutti”, ubicada en el departamento de Luján de Cuyo, que fue usurpada en 1977 durante la última dictadura cívico-militar.

Un proyecto para corregir el número de matrícula y de nomenclatura catastral del inmueble recibió dictamen favorable con 24 firmas en la Comisión de Presupuesto y Hacienda y quedó listo para ser tratado en la próxima sesión.

Fernández Sagasti defendió el proyecto en la Comisión de Justicia (Foto Comunicación Senado).
Fernández Sagasti defendió el proyecto en la Comisión de Justicia (Foto Comunicación Senado).

En 2014 se sancionó la ley de expropiación de la Casa Mazzolari-Cerutti, ubicada en calle Viamonte 5.329 de la localidad de Chacras de Coria, pero el proceso no se pudo llevar a la práctica por un error catastral.

Por eso, el proyecto que ahora se tratará en el recinto modifica el artículo primero de la Ley 27.047, estableciendo la matrícula 183999/6 y la nomenclatura catastral 06-03-01-0012-000015-0000-1.

La iniciativa fue impulsada por la senadora kirchnerista Anabel Fernández Sagasti y cuenta con aprobación de la Cámara alta desde octubre del año pasado.

La Casa Mazzolari-Cerutti, también conocida como “Casa Grande”, perteneció por décadas a la familia Cerutti y fue apropiada durante el terrorismo de Estado con el fin de perpetrar crímenes de lesa humanidad.

El dueño del establecimiento era Victorio Cerutti Necchi, quien fue detenido desaparecido el 16 de enero de 1977. Lo mismo sucedió con su yerno, Omar Masera Pincolini, y sus socios Omar Palma y Conrado Gómez.

Cerutti fue trasladado a la exESMA y, en medio de torturas, fue forzado a firmar la cesión de la propiedad.

En 1999, gracias a una movilización de vecinos, se logró que el inmueble sea declarado Patrimonio Cultural de Mendoza, ante la intención que había en ese momento de montar allí un supermercado.

Finalmente, en 2014 se sancionó la expropiación con el fin de transformar el sitio en un Espacio de Memoria y Derechos Humanos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA