Arriazu: hay que liberar la capacidad productiva para que el Estado tenga más recursos

Grupo Clarín Democracia y desarrollo en el Malba
Foto Federico Lopez Claro
Grupo Clarín Democracia y desarrollo en el Malba Foto Federico Lopez Claro

El economista habló de las posibilidades y las carencias de la Argentina a la hora de propiciar su propio desarrollo. Estuvo en el seminario “Democracia y Desarrollo”, organizado por el Grupo Clarín.

El economista de Ricardo Arriazu, presidente de la consultora económica Arriazu Macroanalistas, aseguró hoy que en la Argentina tiene que haber un consenso político para “liberar las capacidades productivas” con las que ya cuenta y explotar en forma estratégica los recursos naturales para que crezca la riqueza y así el país pueda desarrollarse a una tasa del 4% promedio en los próximos años.

Arriazu participó de la cuarta edición del seminario “Democracia y Desarrollo” organizado por el Grupo Clarín, que se desarrolló este martes en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires Malba, en el barrio porteño de Palermo Chico.

El economista señaló que en los últimos 150 años hubo dos períodos clarísimos en la Argentina: los primeros cincuenta, en los que el país fue “la China” (por su crecimiento exponencial) del mundo, con instituciones, reglas de juego claras, unión con el mundo y sin estafas. Mientras, en los últimos cien años hubo decadencia, pasando de tener tres veces el PBI per cápita a tener el mismo PBI per capital global.

“Esto ocurrió con todo tipo de gobierno y de política. Algo hicimos muy mal y claramente acá tiene que ver el fracaso de la dirigencia, el haber usado estafas, el aislarse, el ventajismo, y todo lo que hace que el argentino en lugar de querer invertir en el país busque protegerse de la Estafa que le está queriendo hacer el Gobierno”, dijo el economista.

Arriazu dijo que desde 1980, la tasa promedio de crecimiento de la Argentina fue del 1,7%. “Esto explica la pobreza que tenemos”, dijo el economista. E indicó que en el periodo hubo 21 años con crecimiento positivo y 18 años con caída del PBI. Hubo dos períodos de alto crecimiento: la convertibilidad y 2003-2011.

El economista consideró que cuando uno mira la historia, ve crisis cada ocho o diez años dentro de la volatilidad argentina, todas asociadas a crisis externas. “Entonces aparece en la mayoría de mis colegas la idea de que la Argentina tiene un problema estructural de falta de divisas. Perdón, eso es absolutamente falso. Argentina no tiene ningún problema estructural de divisas”, dijo Arriazu.

Señaló en ese sentido que hay dos identidades contables: la cuenta corriente de la balanza de pagos, en la que puede haber déficit o superávit. “Y nosotros hemos inventado la piedra filosofal: creemos que podemos ser ricos sin trabajar; la idea de que aumentando el consumo y descuidando la inversión, en base al déficit fiscal y a la emisión, podemos ser ricos. Notable”, comentó.

Y la segunda ecuación indentitaria contable es: el mercado cambiario es la contrapartida del mercado monetario. La variación de reservas es la diferencia entre lo que yo emito y lo que la gente quiere tener. “Entonces, es muy sencillo: ¿cómo hacemos para evitar estos ciclos? Seamos prudentes. Eliminemos estos déficits fiscales y estas ganas de gastar y de emitir permanentemente”, afirmó Arriazu.

Si se descontaran los años negativos, el crecimiento de la Argentina pasaría del 1,7% al 6% anual. Como en esos períodos hay rebotes fuertes, no sería una ecuación recomendable. Pero, según Arriazu, sí se podría establecer una pauta promedio de crecimiento del 4% anual para el país.

“Si miramos la contabilidad del crecimiento, la Argentina tiene: negativos la productividad total, bajísima tasa de inversión y poco crecimiento del empleo. Y está todo ligado. Si liberamos la capacidad productiva, crecería la productividad siendo prudente. Si crecemos vamos a tener muchos más recursos genuinos y cumplir con las funciones sociales que debe cumplir el Estado”, señaló.

También dijo que en los últimos cuarenta años, cada vez que la Argentina tuvo mejora en los términos de intercambio (como en la actualidad), los gobiernos se gastan todo lo que viene de afuera y además emiten deuda. “¿Cómo miércoles se financia un déficit si no es con deuda?”, se preguntó el economista.

Por otro lado, dijo que hay tres factores que determinan el bienestar de los países: esfuerzo, sacrificio y prudencia, dentro de un marco institucional que permita que funcione la creatividad humana e impida las avivadas.

“Yo siempre dije: hasta que no nos demos cuenta que la viveza criolla es un delito, no tenemos futuro. La inflación es una estafa, la devaluación es una estafa y el congelamiento de depósitos es una estafa. Hasta que no nos demos cuenta de eso no tenemos futuro”, dijo el economista de Arriazu Macroanalistas.

El economista dijo que la Argentina tiene 23 veces su PBI en recursos naturales pasibles de explotación. “Y cuando uno mira los diez principales países con ingresos per cápita en el mundo, solo dos son ricos en recursos naturales. El resto no, lo hicieron por la vía del camino del sacrificio, el esfuerzo y la prudencia”, dijo.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA