martes 20 de abril de2021

Al vuelo que aterrizó el pasado domingo 4 de abril en Montevideo, se le sumarían otros 17.
Política

Argentina se quejó ante Uruguay y le pidió explicaciones por colaborar con vuelos británicos a Malvinas

El Airbus A330 MRTT, que afectó la soberanía argentina, es un avión cisterna de reabastecimiento en vuelo y es capaz de transportar hasta 380 solados

Al vuelo que aterrizó el pasado domingo 4 de abril en Montevideo, se le sumarían otros 17.

A cuatro días de que se conmemorase nuevamente el Día del Veterano y de los Caídos en la guerra de Malvinas, Argentina presentó una queja ante Uruguay ya que colaboraron con un vuelo de la Royal Air Force de transporte estratégico y reaprovisionamiento que partió el pasado domingo 4 de abril desde Montevideo.

La colaboración uruguaya prestada al avión militar británico habría violado “los convenios tácitos y escritos suscritos por los países miembros del Mercosur y el Parlasur”. El mismo habría despegado desde la base aérea Mount Pleasant en las Islas Malvinas, voló sobre aguas internacionales y aterrizó en Montevideo para reaprovisionarse.

Fuentes oficiales confirmaron a Télam que el Poder Ejecutivo argentino le transmitió al Gobierno uruguayo una queja formal a través de la Cancillería por la colaboración prestada a las fuerzas de ocupación británica en las islas, situación que, dijeron, viene repitiéndose de manera regular en los últimos años bajo el argumento de la “asistencia humanitaria”. A esto se le suman otros 17 vuelos que afectaron la soberanía argentina.

El vuelo de un Airbus A330 MRTT (acrónimo en inglés de Multi Role Tanker Transport, “Avión de transporte/cisterna multipropósito”) había despegado desde Malvinas y voló sobre aguas internacionales hasta Montevideo, donde hizo escala para reaprovisionarse en su regreso, una práctica que contradice los acuerdos alcanzados por Argentina con sus países limítrofes para que la asistencia a la ocupación británica se limite a “cuestiones humanitarias”.

El 21 de julio de 2020 el canciller argentino Felipe Solá había recibido al embajador uruguayo en Argentina, Carlos Fernando Enciso Christiansen, a quien le solicitó “información sobre la situación de los vuelos con destino a Malvinas que aterrizan en Uruguay”.

En esa ocasión, Solá también agradeció al Gobierno de Luis Lacalle Pou el voto favorable de Uruguay en el respaldo del Mercosur al reclamo argentino por la soberanía de las Islas Malvinas.

En febrero de 2020, durante la presentación de sus pliegos en el Senado como embajador argentino en Uruguay, Alberto Iribarne apuntó que durante el último año de gobierno de Mauricio Macri “ha habido 13 vuelos militares desde Uruguay a las Islas Malvinas, lo cual viola una suerte de acuerdo tácito” porque, reiteró, “la única posibilidad de abastecer aviones británicos en Uruguay era cuando se trataba de cuestiones de emergencia”.

Actividad británica en Malvinas

El Airbus A330 MRTT es un avión cisterna de reabastecimiento en vuelo fabricado por la compañía Airbus Military y basado en el modelo civil Airbus A330-200 de transporte de pasajeros.

Esta aeronave es capaz de transportar hasta 380 solados pertrechados en su configuración para transporte de tropas; o 130 camillas en su configuración de evacuación médica básica; o hasta 137.500 litros de combustible en su configuración para reabastecer a otros aviones en vuelo.

Conocidos como KC 2 Voyager según la designación que les asignó la Royal Air Force (RAF), los Airbus A330 MRTT son indispensables para sostener la operación en las Islas Malvinas del escuadrón de aviones de combate Eurofighter Typhoon, que protegen la base británica incrementado su alcance a través del reabastecimiento, y también para sostener un puente aéreo que abastece las necesidades logísticas de una guarnición que ocupa un territorio a más de 12.000 kilómetros de Londres.

Las Fuerzas Británicas Islas del Atlántico Sur (BFSAI) inauguraron a mediados de marzo su cuenta de Twitter e ilustraron su primera publicación con la fotografía de un A400M, un avión turbohélice de transporte estratégico que, de acuerdo a ese organismo militar, se despliega de manera regular en misiones de vigilancia marítima en el Atlántico Sur.

En julio del año pasado, la Cancillería argentina había denunciado ejercicios militares en las Islas Malvinas de los que participaron el buque patrullero HMS Forth, la compañía de infantería británica A y la aeronave A400M, junto a los cazas Typhoons de la 1435 Flight de la RAF que “forman parte del despliegue de ocupación ilegal del Reino Unido”.