domingo 17 de enero de 2021

Un grupo de policías armados y uniformados se manifestaron por reclamos salariales en la puerta de la Quinta de Olivos. Clarín
Política

Amplio rechazo opositor al “sirenazo” de la Policía bonaerense en la quinta de Olivos

Dirigentes y legisladores de Juntos por el Cambio y el Socialismo santafesino salieron a manifestar su repudio a la protesta de agentes armados donde vive el presidente Alberto Fernández.

Un grupo de policías armados y uniformados se manifestaron por reclamos salariales en la puerta de la Quinta de Olivos. Clarín

La quinta de Olivos en la que vive el presidente Alberto Fernández se vio rodeada durante varias horas este miércoles por decenas de patrulleros y agentes de la Policía de la provincia de Buenos Aires que reclaman un aumento salarial y mejores condiciones laborales.

Las imágenes generaron fuerte disgusto en todo el arco oficialista y gran parte de la oposición, que se sumó a la advertencia sobre el significado de dicha manifestación en ese lugar y pidió reflexión a la fuerza de seguridad bonaerense.

Mario Negri, jefe del interbloque de Juntos por el Cambio y titular del bloque UCR opinó: “Un reclamo laboral de quienes deben trabajar por la seguridad de los argentinos es legítimo, pero es inaceptable que su canal de expresión sea una manifestación de los uniformados ante la Quinta de Olivos. No se puede poner en jaque las instituciones democráticas de ese modo”.

Mónica Fein, quien fue la primera intendenta mujer de Rosario (2011-2019) por el socialismo, expresó: “La protesta policial rodeando la Quinta Presidencial es un mensaje pésimo para la Democracia”.

Y señaló que “las fuerzas de seguridad necesitan y merecen mejores condiciones laborales, acorde a tan importante función. Pero de ninguna manera se pueden avalar este tipo de presiones”.

El diputado nacional por la UCR Facundo Suarez Lastra escribió en su cuenta de la red social Twitter: “La quinta de Olivos no es el lugar donde el personal de la policía de la Provincia de Buenos Aires debe hacer sus reclamos”.

Para Suárez Lastra, un legislador muy crítico del Gobierno del Frente de Todos, ese accionar de los agentes de la bonaerense “genera incertidumbre y preocupación. No es el momento, el lugar ni el modo”.

“A favor de las legítimas reivindicaciones de la Policía Bonaerense. En contra del reclamo frente a la Quinta de Olivos. No es el lugar”, escribió también el diputado de Juntos por el Cambio, Fernando Iglesias.

Fabio Quetglas (UCR-Buenos Aires), destacó que “los reclamos siempre deben guardar una proporcionalidad; más aún en servicios públicos y por supuesto más si se trata de fuerzas de seguridad”. Y agregó: “Los excesos, deslegitiman y distraen la atención. Rodear la Quinta de Olivos es inaceptable. Si al reclamo justo. No al apriete”.

Dolores Martínez (UCR-CABA) sostuvo que “la incapacidad por parte del ministerio de seguridad de la provincia de canalizar los reclamos de las fuerzas de seguridad no debe prestarse a presiones de esta naturaleza rodeando la residencia presidencial. Los reclamos justos por las vías adecuadas”.

Brenda Austin, diputada y secretaria parlamentaria Bloque UCR, afirmó: “Absolutamente inaceptable que la policía pretenda rodear la Quinta Presidencial de Olivos con patrulleros.  Grave e inaceptable”.

Emiliano Yacobitti (UCR-CABA) dijo: “El reclamo salarial de la Policía de la provincia de Buenos Aires es razonable y debe ser atendido, pero siempre en el marco del respeto de la legalidad y la subordinación de las fuerzas de seguridad a las autoridades democráticamente elegidas”.

“Reivindico y apoyo el reclamo legítimo de la policía bonaerense por mejores condiciones laborales. La Residencia de Olivos, no es el lugar. La Democracia con su Constitución es el primer pacto que tenemos que respetar y cuidar”, afirmó Luis Petri (UCR-Mendoza).

Ricardo Gil Lavedra, ex diputado nacional y juez del Juicio a las Juntas, afirmó: “Es absolutamente inaceptable la reunión de policías armados frente a la quinta de olivos, reclamando mejoras. Deben cesar de inmediato en esa actitud que atenta contra los poderes públicos y el orden constitucional”.