Alberto Samid dijo que violó la prisión domiciliario porque sufrió un “síndrome confusional”

Alberto Samid dijo que violó la prisión domiciliario porque sufrió un “síndrome confusional”
Alberto Samid debía cumplir con prisión domiciliaria por una condena a cuatro años de cárcel. Sin embargo apareció en un restaurante.

El empresario condenado a 4 años por evasión de impuestos fue escrachado almorzando en una parrilla la semana pasada. “Le pido perdón a la Justicia”, sentenció.

El empresario de la carne Alberto Samid, condenado a cuatro años de prisión por evasión de impuestos, aseguró hoy en sus redes sociales que sufrió un “síndrome confusional” y que eso lo llevó a violar la prisión domiciliario e ir a almorzar a un restaurante, donde una comensal lo filmó, lo insultó y lo escrachó.

“Habiendo pasado varios días una situación de mucho estress, me produjo un síndrome confusional y en esa circunstancia me encontré en un lugar que no debí hacer estado. A todos aquellos que mi presencia le ha molestado, a la señora que me filó, a la gente de la parrilla y principalmente a la Justicia quiero pedirles un sincero perdón. José Alberto Samid”, dice el polémico descargo publicado esta mañana por el empresario.

El pasado 21 de junio, Samid fue escrachado en un restaurante cuando un grupo de clientes que estaban en el lugar lo identificó y comenzaron a gritarle adjetivos de todo tipo. La reacción de los comensales se debió a que Samid debe cumplir arresto domiciliario, situación que estaba violando de forma escandalosa.

El controvertido empresario purga una condena a cuatro años de prisión desde 2019 por evasión de impuestos, condena que debía realizarla con prisión efectiva. Sin embargo, Samid había sido beneficiado con el régimen de prisión domiciliaria debido a condiciones físicas y de salud.

El hecho tuvo lugar en una casa de comidas ubicada en las inmediaciones del empresario, en Ramos Mejía. Hasta ese local llegó el condenado, acompañado de dos personas más y los tres se sentaron a almorzar como si fueran clientes comunes y sin nada que ocultar. No obstante, varios de los presentes lo identificaron y desde una mesa dos mujeres –Norma y Gabriela- se incorporaron y se acercaron al mediático empresario.

“Vergüenza le tiene que dar”, le gritó una de las mujeres mientras le pedían que se fuera del local. “¿Dónde tiene la tobillera?”, lo increpó la misma persona y luego le gritaron “Que se vaya”, “andate chorro”.

Al verse individualizado, Samid se incorporó y emprendió la salida del comercio. Lo mismo hicieron los dos hombres que lo acompañaban, sin pagar lo que habían consumido.

Tras el incidente, Norma relató a TN lo ocurrido: “Sentí una tremenda indignación. No es posible. Incluso me enojé con varios de la mesa que estaban con nosotros, porque todos protestaban y nadie se animaba (a decirle algo a Samid). Entonces, con una amiga nos levantamos y lo fuimos a encarar porque sentimos vergüenza ajena de lo que ha hecho esta gente. Ellos nos miraban como si fuesen angelitos”.

“Empezamos a preguntarles por la tobillera... Nos preguntaron si éramos de la Policía pero no nos asustamos para nada. Entonces, no les quedó otra que levantarse e irse. Los acompañamos hasta la puerta, empezamos a aplaudir, a gritarles que son unos sinvergüenzas, chorros y esas cosas, hasta que se retiraron. Y se retiraron sin pagar. Los dueños los tuvieron que correr hasta que pagaron lo que habían consumido”, comentó.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA