Alberto Fernández volvió a pedir al FMI que elimine las sobretasas de interés a los países endeudados

El presidente Alberto Fernández en la conferencia "Desafíos globales: una perspectiva latinoamericana" en la Universidad The New School.
El presidente Alberto Fernández en la conferencia "Desafíos globales: una perspectiva latinoamericana" en la Universidad The New School.

El Presidente disertó en una Universidad de Nueva York. Pidió también que los DEG del organismo sean redistribuidos.

El presidente Alberto Fernández volvió a pedirle este martes al Fondo Monetario Internacional (FMI) que elimine los sobrecargos de interés que pagan los países endeudados con el organismo y solicitó que los países desarrollados que no usan los Derechos Especiales de Giro (DEG) lo distribuyan entre los de renta media y los pobres.

Fernández brindó la conferencia “Desafíos globales: una perspectiva latinoamericana” en la Universidad The New School, en Nueva York, donde respondió preguntas de la comunidad universitaria. El mensaje fue expresado en el mismo lugar donde Néstor Kirchner, quien fuera su jefe político, hizo su último discurso antes de su muerte.

El Presidente volvió de esta manera a la carga con una iniciativa que fue planteada inicialmente en 2020 por el entonces ministro de Economía, Martín Guzmán, en medio de la renegociación de la deuda de 45.000 millones de dólares que en 2018 había tomado con el FMI la gestión de Mauricio Macri.

”Están sembrando hambre en el hemisferio sur. Es una guerra que afecta globalmente a todo el mundo. La voz de América Latina tiene que estar presente. Es muy posible que América Latina acabe teniendo una oportunidad en esta guerra, porque se necesita producir alimentos y energía”, dijo el mandatario argentino.

En su discurso, Fernández dijo que “el mundo es otro” porque la pandemia ha dejado al descubierto las debilidades y las miserias que la comunidad internacional ofrecía hasta ese momento. “Hubo un velo que se corrió ante todos para dejar al descubierto el sistema injusto en el que vivimos, las carencias y debilidades estructurales de ese mundo”, dijo.

De repente, algo imperceptible a la vista humana fue capaz arrasar millones de vidas en el mundo y no distinguía entre pobres y ricos, entre poderosos y débiles. De repente los bonos de los países más desarrollados se deshacían ante la mirada de toda una humanidad que no sabía qué caminos tomar, comentó Fernández.

El mandatario hizo un repaso sobre cómo el mundo afrontó las consecuencias de la pandemia de Covid_19 y dijo que el aislamiento social que se emprendió en la mayoría de los países y la crisis sanitaria asociada al coronavirus, generaron consecuencias psicológicas para millones de personas que aún hoy son sufridas.

Fernández afirmó que con lo ocurrido con la distribución de vacunas contra el Covid_19 quedó en evidencia “la enorme desigualdad” con la que se vive en el mundo. “Y debemos hacernos una pregunta ética, porque todos los que estamos acá somos sobrevivientes a una de las mayores tragedias que la sociedad recuerda”, comentó.

“La pregunta que debemos hacernos es si frente a ese velo que se corrió no tenemos el deber ético y moral de construir algo distinto. Porque si no lo hacemos, entonces tanto sufrimiento no sirvió de nada. La Organización Mundial de la Salud aún hoy no puede determinar cuántas personas murieron”, sostuvo.

El Presidente dijo que el lunes le advirtió a Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI, que los países de renta media están quedando alejados del socorro internacional, porque no son ricos pero tampoco son considerados pobres. “América Latina es el continente más desigual del mundo. Hace décadas que estamos en esa situación. Este es el momento de cambiar esa realidad”, dijo el mandatario.

Fernández comentó también que él les dijo a los líderes del G7 que América Latina y África deben ser tenidas en cuenta en los debates de más alto nivel internacional porque los problemas que está generando, por ejemplo, la invasión militar de Rusia a Ucrania, generarán consecuencias en todas las latitudes.

“Cuando la FAO anuncia que la crisis alimentaria que la guerra genera puede deparar 300 millones de hambrientos, está hablando del hambre que va a padecer parte de África, parte de América Latina y parte de Asia. ¿Cómo no vamos a estar nosotros sentados en esa mesa?”, dijo el mandatario.

Volviendo sobre el FMI, el Presidente dijo que no es posible que los países endeudados con el organismo sigan pagando sobretasas de interés o que los Derechos Especiales de Giro se emitan y una parte de ellos queden depositados en las arcas de los países ricos, que se siguen haciendo más ricos.

Alberto Fernández habló en los EEUU sobre el ataque contra Cristina Kirchner: “Fue resultado del odio y negarlo no nos hace bien”

Antes de exponer en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el presidente Alberto Fernández habló este martes en los Estados Unidos sobre el ataque contra Cristina Kirchner y alertó que ese episodio fue “resultado del odio y negarlo no nos hace bien”.

“Lo que pasó en la Argentina con Cristina hace pocos días es el resultado de ese odio y negarlo no nos hace bien”, remarcó el primer mandatario al disertar en la Universidad The New School.

El presidente Fernández advirtió que “la pandemia ha generado el desánimo, el desaliento entre muchos habitantes del mundo” y señaló que, en ese contexto, hay quienes “siembran odio” y “violencia”.

“Muchos han perdido el horizonte de proyección de sus vidas, desesperan. Y en la desesperanza de ellos es donde siembran el odio, la violencia, los viejos fascismos que vuelven a reaparecer en el mundo”, manifestó.

Por ello, el jefe de Estado subrayó: “No hay ningún problema con las derechas democráticas pero las derechas que promueven el odio y la violencia no deben tener cabida en el mundo que hoy vivimos, como tampoco las izquierdas extremas que promueven el odio y la violencia”.

Esta tarde, el Presidente argentino hablará por primera vez de manera presencial ante la Asamblea General de Naciones. Allí, se espera que el Presidente repudie el ataque contra Cristina Kirchner y condene los discursos de odio y la violencia política. Mientras tanto, desde su entorno, insisten en la necesidad de empujar un diálogo político con la oposición.

El jefe de Estado volverá a hablar de la amenaza a las democracias en el mundo que suponen en su opinión los grupos de ultraderecha y los discursos del odio. El lunes dio un adelanto en la Cumbre de la CAF, el Banco de Desarrollo de América latina. “Se renueva el peor fascismo, sino miren lo que le pasó a a Cristina”, lanzó el mandatario.

En el piso 21 del Park Hyatt de Manhattan, donde se hospeda, Fernández volvió a revisar la letra chica de su ponencia con el canciller Santiago Cafiero y la portavoz Gabriela Cerruti. En el entorno del mandatario trabajaban para acortar 4 de las 10 páginas del borrador para que el discurso entre en los 15 minutos de los que dispone cada jefe de gobierno por reglamento, detalla Clarín.

Fernández pidió el fin de los bloqueos comercial a Cuba y Venezuela

El Presidente será el undécimo mandatario en exponer en la ONU, entre las 18 y las 19, después del presidente de Seychelles, Wavel Ramkalawan; y el mandatario polaco, Andrzej Duda. Evocará los 40 años de democracia que la Argentina celebrará en 2023 y reiterará los reclamos históricos del país por la soberanía de las Islas Malvinas, a 4 décadas de la guerra, y volverá a reclamar a Irán para que colabore con el esclarecimiento del atentado a la AMIA.

Fernández insistirá en condenar los efectos de la invasión rusa en Ucrania que afectaron el suministro de alimentos y de energía, como hizo en otros foros internacionales como en el G-20 y en el G-7 y también ese mismo lunes, en su calidad de presidente pro tempore de la CELAC, durante el seminario de la CAF.

“Cuando la FAO nos anuncia que corremos el riesgo de padecer una hambruna de 300 millones de personas, por el conflicto que se ha desatado, 300 millones está en el sur”, sostuvo frente al ex titular de la CAF y el BID Enrique Iglesias y a la Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú.

En esa cumbre en el hotel Sofitel, el mandatario argentino pidió además el fin de los bloqueos comercial a Cuba y Venezuela. “Debemos también reclamar el fin de los bloqueos que en nuestra América se viven”, sostuvo.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA