Agenda “verde”: avanza en Diputados una ley de gestión de neumáticos fuera de uso

Avanza una ley para la gestión de neumáticos fuera de uso. Foto: Los Andes
Avanza una ley para la gestión de neumáticos fuera de uso. Foto: Los Andes

Recibió dictamen un proyecto para promover la reutilización y el reciclado de los NFU. Anualmente se desechan en Argentina 200 mil toneladas de neumáticos. Buscan evitar quemas a cielo abierto y la propagación de enfermedades como el dengue.

En la primera reunión de comisiones en la Cámara de Diputados después de las elecciones del domingo, oficialismo y oposición dejaron de lado sus diferencias políticas y firmaron dictamen unánime sobre un proyecto de ley para la gestión integral de los neumáticos fuera de uso (NFU), que forma parte de la agenda “verde”.

Se trata de una iniciativa alentada desde el Gobierno nacional que ya fue aprobada en el Senado y este martes recibió aval en las comisiones de Recursos Naturales y de Justicia, por lo que quedó en condiciones de ser tratada en el recinto en la próxima sesión.

El proyecto tiene tres aristas: el cuidado de medioambiente y la salud a través de la prevención de las quemas a cielo abierto; la prevención de enfermedades como el dengue, el zika y el chikungunya; y la generación de puestos de trabajo vinculados a la economía circular.

Según cifras aportadas en el debate, se estima que en Argentina se desechan anualmente 200 mil toneladas de neumáticos y que aproximadamente el 80% no se recupera.

La futura ley se basa en el principio de responsabilidad extendida del productor: esto quiere decir que los fabricantes e importadores tendrán que responder legal y financieramente por la puesta del neumático en el mercado y por el post-consumo, si es que no presentan un plan de reutilización ante la autoridad competente.

En uno de los principales artículos, el 9, se prohíbe la importación de neumáticos fuera de uso, el abandono y el desprendimiento de neumáticos en la vía pública o con los residuos domiciliarios, como así también cualquier proceso de eliminación que no esté previsto.

“Este es un proyecto sumamente importante no solo desde el punto de vista ambiental, sino también desde el punto de vista económico, social y también sanitario”, explicó Candela Nassi, jefa de Gabinete de Control y Monitoreo Ambiental del Ministerio de Ambiente.

Nassi aseguró que el proyecto “trae una solución a una problemática que data de hace muchos años” y enfatizó que el consumidor también será responsable de la gestión. “Si se no devuelve el neumático en los canales adecuados al efecto, es muy difícil que se proceda a la gestión adecuada de los mismos”, dijo.

El proyecto excluye los neumáticos de dispositivos para personas con discapacidad, dispositivos menores tales como bicicletas, triciclos y aquellos que forman parte de juguetes, entretenimientos o de servicio de personas.

Además, establece un orden jerárquico para el manejo de neumáticos en su ciclo de vida, que comienza con la prevención y minimización, y luego continúa con la reutilización, el reciclado, el co-procesamiento y por último la disposición final.

“Esta idea es la esencia de todas las normativas internacionales en materia de responsabilidad extendida”, explicó la diputada Brenda Austin (UCR), que pidió que la ley de envases -también en discusión en Diputados- replique ese orden de prioridades.

La legisladora, que es vicepresidenta de la Comisión de Recursos Naturales, subrayó que la ley de NFU “es una herramienta que va a contribuir a descomprimir un problema para los municipios”, y que a su vez emprende “un camino virtuoso en torno a la economía circular”.

Por su parte, Graciela Camaño (Consenso Federal) consideró que se trata de “una herramienta mínima” y que “no es un gran proyecto”, pero ratificó su acompañamiento, sobre todo por el artículo que prohíbe importar NFU y arrojarlos a la vía pública de cualquier manera.

“Somos un país en el que durante muchos años se acostumbró a importar goma semi-usada de los países más poderosos que tenían prohibiciones expresas respecto a las marcas de los neumáticos para hacerlos apetecibles al ‘tercer mundo’”, advirtió.

El cordobés Eduardo Fernández (Frente de Todos) afirmó que la ley es “una oportunidad económica de generar empleo contribuyendo a la economía circular en las distintas etapas”, y agregó que “no solo permite sustituir importaciones de NFU, sino también de combustibles”.

Del plenario de comisiones también participó Ricardo Girolami, de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland, quien celebró el tratamiento de la ley, ya que los NFU se utilizan para fabricar cemento.

“La industria del cemento trabaja en mejorar la sustentabilidad de los procesos, y el co-procesamiento es una parte importante para mejorar esa sustentabilidad”, explicó, y añadió: “No solo vamos a hacer un aprovechamiento energético, sino también un aprovechamiento material de estos neumáticos”.

Girolami aclaró que “el co-procesamiento, el reciclado y la reutilización no son enemigos” y destacó que esta ley “disminuye la contaminación y los riesgos que genera la disposición inadecuada de los NFU”.

Asimismo, Karina Potarsky, del INTI Caucho, señaló que “todos sabemos que la demanda de neumáticos está en aumento y que los neumáticos no son considerados peligrosos, pero son generados en un gran volumen”.

También advirtió que además de la proliferación del mosquito que propaga el dengue, “cuando se acumulan neumáticos sin un destino apropiado se puede producir una quema a cielo abierto, produciendo efectos nocivos para la salud y el ambiente”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA