miércoles 12 de mayo de2021

Un subcomisario de San Martín está sospechado de instigar el suicidio de su pareja y denunciado por falsificación
El subcomisario esta complicado en la investigación de la Inspección General de Seguridad por una denuncia de un médico por falsificación de documento. / Archivo.
Policiales

Un subcomisario de San Martín está sospechado de instigar el suicidio de su pareja y denunciado por falsificación

Antes de tomar la decisión de quitarse la vida, la policía Blanca Suárez acusó a su marido en WhatsApp. El uniformado también es investigado por recetas médicas apócrifas.

Un subcomisario de San Martín está sospechado de instigar el suicidio de su pareja y denunciado por falsificación
El subcomisario esta complicado en la investigación de la Inspección General de Seguridad por una denuncia de un médico por falsificación de documento. / Archivo.

La drástica decisión de una mujer policía de quitarse la vida en San Martín ha generado y profundizado una serie de investigaciones en la Justicia y en la Inspección General de Seguridad (IGS) ya que su pareja, un subcomisario, fue denunciado por falsificación. Además, existe la sospecha de que haya instigado el suicidio de su concubina.

Blanca Gloria Suárez (37), quien prestaba servicios en la Dirección de Programación Operativa y Eventos del Ministerio de Seguridad, fue encontraba sin vida cerca de las 5 de ayer en su casa ubicada en la calle Almirante Brown.

Su esposo, el subcomisario Fabián Eduardo Herrera (48), llamó a la línea de emergencias 911 y ante los médicos y sus colegas contó que estaba durmiendo cuando escuchó un ruido.

El efectivo agregó que se levantó, fue al living y se encontró con la mujer tirada en un sillón y, a su lado, el arma reglamentaria. Los profesionales que la examinaron advirtieron que tenía un disparo en el cráneo.

Por protocolo, más allá de que era la típica escena de un suicidio, Herrera fue aprehendido en averiguación de los hechos. Luego de declarar en la fiscalía y ante un adelanto de la Policía Científica que informó que en principio no hubo participación de terceros en el deceso, se decidió que el hombre recupere la libertad.

Antes, le realizaron una prueba de guantelete y un barrido electrónico para determinar si en sus manos o en sus prendas había pólvora, lo que podría indicar que él disparó. Este peritaje demorará algunos días y, en caso de ser positivo, se ordenará su detención.

Sospechas, no hipótesis

Las versiones acerca de una instigación o ayuda al suicidio (tiene penas de uno a cuatro años) surgieron luego de que trascendiera un estado de WhatsApp de Suárez donde confesaba la mala relación con su pareja. En el mensaje usaba frases como “ya no lo soporto más”, “diez años de sufrir una relación donde sólo me manipuló” y “me obligaba a mentir y a tomar remedios para dormir”.

En el texto la mujer nombraba al policía como responsable y agregaba “perdón familia”, perdón Dios, recíbeme”; también mencionaba a una amiga y decía “te conté esto, sé mi voz”.

Notificado de esto, el fiscal Gustavo Jadur aclaró a Los Andes que, más allá de estos mensajes, por ahora no hay elementos para avanzar sobre una instigación, aunque no se descarta. Para el investigador serán importantes las testimoniales del ámbito familiar.

Denunciado

Donde más complicado parece estar el subcomisario Herrera es en la investigación de la Inspección General de Seguridad. Pero no precisamente en la muerte de su cónyuge -en esta causa esperarán el avance de lo penal- sino en la denuncia de un médico por falsificación de documento.

Fue en una farmacia de San Martín donde habrían detectado que el uniformado presentaba recetas apócrifas. El doctor que presuntamente firmaba aseguró que le estaban falsificando la firma, por lo que hicieron una presentación en la IGS.

Justamente el lunes pasado el subcomisario y la mujer fallecida fueron citados a declarar sobre esto en el organismo, pero se abstuvieron.

Sin embargo, los mensajes y estados que Suárez dejó en su celular perjudican a su esposo, ya que en uno de ellos hace referencia a los remedios que “misteriosamente conseguía”. Según fuentes de la IGS, esto para ellos es una prueba reveladora que podría dejarlo cerca de una grave sanción. Actualmente está con licencia por enfermedad desde hace un año.