Un estafador de Ciudad prometió devolver $11 millones, no cumplió y lo mandaron a la cárcel

Imagen ilustrativa
Imagen ilustrativa

Andrés Sarmiento Grilli ya está cumpliendo la pena de 3 años de prisión que le habían dictado en un juicio abreviado.

Un comerciante de Ciudad que ofrecía hierro a “un precio muy conveniente” para la reventa fue detenido y llevado a la cárcel ya que no cumplió con la promesa de devolver los 11 millones de pesos que se había comprometido en un juicio abreviado en el que fue declarado culpable por estafas.

Ahora, el estafador Andrés Sarmiento Grilli ya está cumpliendo la pena de 3 años de prisión que le había dictado en marzo pasado el juez Gabriel Bragagnolo por 19 casos de estafa genérica.

Ese fallo determinaba que la condena del comerciante quedaba “en suspenso” si acreditaba haber realizado con las víctimas un ofrecimiento resarcitorio. Si estos convenios eran aceptados, el estafador tenía un plazo de 18 meses para cancelarlos.

Lo cierto es que estos pactos no se cumplieron en tiempo y forma y la justicia ordenó la inmediata detención.

Promesas incumplidas

Según la investigación realizada por la fiscal de la Unidad Fiscal de Delitos Económicos, Susana Muscianisi, el modus operandi de Sarmiento Grilli era el siguiente: se presentaba como un gran conocedor del mundo de la industria del hierro y de las inversiones en ese mercado y prometía grandes márgenes de ganancias que nunca se llegaron a concretar.

Uno de los afectados denunció que Sarmiento “recibió la suma de $300.000 para invertir en la compra de hierro Acindar traído del Sur y de Córdoba a precios muy ventajosos para la reventa”.

Sarmiento cerraba los negocios en cafés del centro, en las casas de sus “clientes” e incluso en escribanías. De esta forma, con el tiempo llegó a obtener 11 millones de pesos.

En algunos casos llegó a negociar también computadoras, electrodomésticos y aparatos tecnológicos a precios muy convenientes. En este caso, Sarmiento Grilli pedía el dinero por adelantado, pero luego no entregaba lo prometido. A su vez, las víctimas le entregaban el dinero en mano, en pesos o dólares, vía transferencia bancaria y hasta en cuotas previamente pactadas.

Ante la ausencia total de réditos -en caso de los inversionistas en el hierro- y la inexistencia de los elementos que Sarmiento prometía entregar, los reclamantes optaron por denunciarlo, ya que el hombre había desaparecido de los lugares que frecuentaba y no atendía el teléfono.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA