sábado 16 de enero de 2021

Sólo suscriptores
Las perdidas provocadas por el incendio fueron totales. Foto: Gentileza.
Policiales

Tragedia en Tunuýan: salvó a su nieto de un incendio, murió y ahora su familia necesita un hogar

Martín Ortubia falleció tras sufrir graves quemaduras al rescatar de las llamas al pequeño Uriel, quien está internado. La casa quedó destruida y buscan empezar de nuevo.

  • jueves, 1 de octubre de 2020
Las perdidas provocadas por el incendio fueron totales. Foto: Gentileza.
Sólo suscriptores

“Un héroe. En eso se convirtió mi esposo y así deseo que se lo recuerde”. Desconsolada por la trágica muerte de su compañero de ruta, como define a Martín Rolando Ortubia, así se encuentra Fabiana Quinteros. Ella atraviesa el duro golpe de haber perdido a su marido y, como si fuera poco, la preocupación por su nieto Uriel, internado en el hospital Humberto Notti con graves quemaduras.

La pesadilla que parece no tener fin ocurrió el pasado 12 de agosto en Finca Gatica, ubicada sobre la calle El Álamo, en el límite entre Tunuyán y Tupungato.

Martín Rolando Ortubia

Fabiana y Martín estaban en plena mudanza. En la finca donde trabajaban les habían ofrecido una vivienda un poco más grande, a escasos metros de donde vivían, porque criaban a hijos y nietos y el lugar comenzaba a resultar reducido.

Mientras trasladaban muebles y otras pertenencias, una explosión los dejó ensordecidos y las llamas se expandieron de inmediato. Lo peor es que el bebé permanecía en el interior.

“Empecé a gritar desesperada, llegó mi esposo y le dije que no podía sacar a Uriel. Dejó el celular y entró a salvarlo. Esa fue la última vez que lo vi consciente”, evoca Fabiana, que no puede contener el llanto.

Porque a partir de allí, Martín ingresó al hospital Lagomaggiore, donde el pasado 24 de septiembre falleció a raíz de un shock séptico, tras 42 días internado por quemaduras gravísimas.

“Estoy destrozada, pero soy creyente y me consuela pensar que salvó a nuestro nieto, que para nosotros era un hijo, porque lo estábamos criando. Todos nuestros sueños se derrumbaron”, reflexiona.

Sin todavía haber podido procesar la tragedia, Fabiana transcurre sus días en el hospital Notti, donde, de a poco, Uriel se recupera. “Cada limpieza significa una cirugía. Es algo muy doloroso, está medicado y fastidioso, pero con vida”, cuenta. Y agrega que en los próximos días podrán regresar, al menos por algunas horas, a su hogar. De todos modos se inicia un proceso largo de curaciones e intervenciones quirúrgicas.

“Hogar es una forma de decir, porque ya no lo tenemos. Nuestro hogar era cedido por la finca y ahora se destruyó”, cuenta Fabiana.

El matrimonio, no obstante, había podido adquirir un terreno, también en Tunuyán, donde Fabiana sueña con rearmar su vida. Para eso necesita ayuda e hizo pública su historia. “Deseo levantar mi techo y continuar criando a mi hijo de 15 años y a mis nietos, hijos de una hija que no puede hacerse cargo”, relata.

“Todo tipo de materiales para la construcción serán bienvenidos. Necesito urgente empezar de nuevo. Son días difíciles desde todo punto de vista. Por momentos, no puedo creer lo que me sucedió y a la vez entiendo que a cualquiera le puede ocurrir”, reflexiona Fabiana. “Un empujón -enfatiza- eso pido en nombre de un gran ser humano y un padre y abuelo dedicado a su familia”.

Cruzada solidaria

El bombero Carlos Félix, comandante jefe del cuerpo de Bomberos Voluntarios de Tupungato, inició una cruzada solidaria que cuenta con la colaboración de algunos integrantes del Regimiento, mormones y Unión Ferroviaria. “Hemos recaudado materiales para construir la vivienda pero aún nos falta, especialmente cemento. Vamos a edificar un salón para que la familia por fin pueda tener su lugar en medio de tanto dolor”, dijo.

“A veces, con un poco de amor y solidaridad se pueden lograr grandes obras. Nosotros no hemos podido estar la noche de la tragedia, pero le estamos poniendo el cuerpo y el alma hoy”, expresó.

Recibieron membranas, ladrillos, aberturas y algunos otros materiales, pero aún resta, incluso, equipar la futura vivienda.

Quienes deseen colaborar pueden hacerlo al celular de Carlos Félix, (0262)- 152222963.