miércoles 21 de octubre de 2020

Uno de los penitenciarios aprehendidos lanzó escupitajos a los policías que desbarataron su fiesta en la Sexta Sección. Imagen ilustrativa / Ignacio Blanco
Policiales

Sancionaron a penitenciarios mendocinos que estaban aislados pero rompieron la cuarentena con escándalos

Tres guardiacárceles fueron detenidos en distintas y escandalosas circunstancias. Uno de ellos escupió a policías al ser positivo de Covid-19.

Uno de los penitenciarios aprehendidos lanzó escupitajos a los policías que desbarataron su fiesta en la Sexta Sección. Imagen ilustrativa / Ignacio Blanco

El fin de semana pasado era una prueba para los mendocinos, que debían responder a medidas de distanciamiento rígidas y que incluían varias horas de “fase 1”. El balance fue positivo, aunque no faltaron quienes violaron las normas. Para algunos de ellos las complicaciones fueron mayores por ser miembros de las fuerzas de seguridad, como es el caso de tres penitenciarios.

El hecho más escandaloso fue el que involucró a un hombre que trabaja en el penal de Boulogne Sur Mer y que fue descubierto en una fiesta en su casa la madrugada del domingo, a pesar de que estaba aislado esperando el resultado de su hisopado.

Vecinos de calle Santa María de Oro, de la Sexta Sección de Ciudad, llamaron al 911 para denunciar que en una vivienda se escuchaba música y que habría muchas personas. Efectivos de la comisaría Sexta llegaron al lugar, donde se encontraron con el propietario, que salió a recibirlos sin barbijo. Luego comenzó a insultar a los uniformados y a intentar agredirlos.

A esto le agregó el grito: “¡Soy Covid positivo!” y varios escupitajos al piso. Entre todos los efectivos lograron reducirlo y lo trasladaron a la seccional más cercana.

Allí supieron de su trabajo en la cárcel y que estaba desde el 10 de septiembre aislado porque aguardaba su test, que un día después confirmó el contagio.

Seis personas -entre policías y preventores- que participaron del operativo debieron quedar en confinamiento porque fueron contactos estrechos del aprehendido. A pesar de que la juntada era numerosa, el penitenciario fue el único procesado por infringir el artículo 205 del Código Penal, por violación de cuarentena.

Además de su situación judicial, la Inspección General de Seguridad (IGS) pidió el pase a disponibilidad del guardiacárcel, lo que significa que queda suspendido en sus funciones y cobrará la mitad del sueldo mientras evalúan posibles sanciones.

Rompió el aislamiento dos veces en dos días

Idéntica sanción recayó en una penitenciaria de Almafuerte, a quien el jueves pasado le labraron una infracción de tránsito en el parque General San Martín.

Al corroborar sus datos, a los efectivos que la multaban les figuró que esta mujer estaba con aislamiento por haber estado con un positivo de coronavirus.

Su situación se agravó un día después, cuando se presentó en la unidad policial del Parque para pedir los nombres de los uniformados que la habían multado. La mujer otra vez salió de su casa sin respetar los protocolos vigentes.

Es del grupo de riesgo y manejaba borracho

En la madrugada del sábado, en la Cuarta Sección de Ciudad, detuvieron a un penitenciario conduciendo ebrio.

El acusado iba en su vehículo por Estrada y Patricias Mendocinas hasta que lo frenaron y le hicieron el test de alcoholemia, que arrojó más de 1 gramo de alcohol en sangre. Multa y violación de cuarentena, agravada por que desde el comienzo de la pandemia no trabaja en Boulogne Sur Mer al estar dentro del grupo de riesgo por ser diabético. También fue suspendido por la IGS.