lunes 10 de mayo de2021

Prisión preventiva para el joven que mató a su cuñado en Las Heras y quiso hacerlo pasar por un suicidio
Imagen ilustrativa /Los Andes
Policiales

Prisión preventiva para el joven que mató a su cuñado en Las Heras y quiso hacerlo pasar por un suicidio

Kevin Sánchez (28) seguirá en la cárcel por el homicidio de Jonathan Vila (23), ocurrido hace tres semanas. La víctima recibió un balazo en la cabeza y el acusado intentó desviar la investigación.

Prisión preventiva para el joven que mató a su cuñado en Las Heras y quiso hacerlo pasar por un suicidio
Imagen ilustrativa /Los Andes

En tres semanas la fiscalía de Homicidios logró la prisión preventiva para el joven que mató de un balazo en la cabeza a su cuñado en Las Heras y quiso hacerlo pasar por un suicidio. El acusado permanecerá en el penal, imputado por un grave delito.

Este martes la jueza Érica Sánchez avaló la investigación de la fiscal Claudia Ríos y consideró que hay pruebas suficientes para mantener detenido a Kevin Leonel Sánchez (28), por la muerte de Jonathan Vila (23) el pasado 19 de octubre.

La víctima había llegado al Hospital Central en la madrugada de aquella jornada, con un impacto de bala en la frente. El muchacho estuvo muy grave en el nosocomio de calle Alem, en Ciudad, hasta que perdió la vida.

El hecho en un principio tuvo un par de aprehendidos: los dueños de la casa donde se produjo el episodio fatal.

Los sospechosos fueron el detenido y su padre. El primero es el novio de la hermana del fallecido y el acusado en la causa. Todos estaban presentes en una vivienda ubicada en calle Congreso al 70, en una reunión donde aparentemente hubo exceso de alcohol.

Según una testigo y las pruebas incorporadas al expediente, en un momento el sospechoso tomó una pistola calibre 9 milímetros y le “enseñaba” a su cuñado cómo usarla. En esos ademanes hubo un instante en el que puso el arma apuntando a la cabeza de Vila y una bala se disparó, hiriendo al joven.

Con la Policía en el lugar, todo se tornó bastante extraño. La 9 milímetros nunca se encontró -sí una vaina de ese calibre- y los testimonios aseguraban que Jonathan se había suicidado. Agregaron que desde hacía tiempo sufría una depresión.

Esta versión no les cerró a los pesquisas, que esperaron por los peritajes y más declaraciones para caratular el caso. Con todo esto a disposición, la fiscal Ríos imputó al Sánchez por homicidio simple agravado por el uso de arma, con dolo eventual. Su padre, en tanto, quedó desvinculado.

Los pesquisas entienden que, si bien el autor no tenía como propósito asesinar a Vila, manipulando el arma de esa manera debió representarse que podía ocasionar una tragedia y de igual manera mantuvo su accionar.

Su situación puede ser un poco más favorable si la imputación es un homicidio culposo, que en un futuro podría darle una condena de 1 a 5 años. Esa fue la jugada que buscó su abogado en la audiencia de este martes, intención rechazada por la jueza que apuntó que no era la instancia para discutir la carátula, si no para definir si el imputado seguía en el penal o recibía algún beneficio.

Con el delito que le endilgan la posible sentencia va desde los 10 a los 30 años, una pena severa que podría ser motivo de fuga consideró la magistrada, quien ordenó que Sánchez se quede en la cárcel. Además de esto y una conducta pos homicidio en la que habría querido desviar la investigación, a este sujeto lo complica un antecedente por el que cumplió una condena en junio de este año. Sólo un par de meses logró estar en libertad.