Pesadilla a bordo: un chofer de colectivo fue apuñalado por un pasajero en Las Heras

Imagen ilustrativa / Archivo Los Andes
Imagen ilustrativa / Archivo Los Andes

El colectivero culminaba su recorrido en la madrugada, cuando el delincuente subió, pagó el boleto y lo atacó con un cuchillo para robarle. Luego, el agresor se tiró por la ventana y huyó.

Un chofer de colectivo del grupo 500 fue apuñalado en la madrugada del jueves mientras cumplía con sus funciones en Las Heras. Tras perpetrar el ataque, el delincuente se tiró por la ventana de la unidad y huyó.

El episodio de inseguridad ocurrió alrededor de la 1.40, en El Algarrobal, frente al barrio Victoria. Elías -como fue identificado el chofer- manejaba el interno 39 de la línea 546 y culminaba su recorrido habitual, cuando en una parada de ese vecindario decidió subir a un último pasajero.

“Divisé una persona en la última parada del barrio Victoria. Lo vi solo, a la madrugada, entonces decidí alzarlo. Se subió encapuchado con una campera azul, jogging con rayas y me marcó el boleto”, contó el colectivero a radio Nihuil.

Según la víctima, avanzó media cuadra en soledad con el pasajero a bordo cuando éste sorpresivamente se le abalanzó encima y le exigió con un arma blanca el celular, la billetera y dinero en efectivo. Mientras trataba de maniobrar el micro, Elías intentó defenderse de la agresión.

“Lo vi exaltado. Me pinchó por el costado derecho y con la mano izquierda me logré defender”, agregó el trabajador, quien sufrió una puñalada.

En la siguiente parada, y en medio del forcejeo con el transporte en movimiento, Elías llegó a poner el freno de mano y evitar un accidente, ya que había una pareja esperando el colectivo. “Se volvió a abalanzar, le agarré la ropa, forcejeamos y se sacó el buzo. Quedó con el torno desnudo. Salió corriendo y se lanzó por una ventana”, recordó el hombre.

A bordo del micro solo quedaron la ropa del malviviente, el cuchillo y la tarjeta SUBE con la que había pagado el boleto inicialmente. El sujeto escapó hacia el interior del barrio Victoria, donde se le perdió el rastro.

Después de la pesadilla vivida, el colectivero acudió a la comisaría para hacer la denuncia. Por el momento, la Policía trabaja en identificar al atacante.

De acuerdo con su relato, meses atrás también había sido víctima de un hecho de inseguridad, que le dejó una fisura de mandíbula, de la cual aún se recupera.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA