viernes 4 de diciembre de 2020

La joven madre desaparecida en La Favorita.
Policiales

Ofrecen recompensa de $500.000 por datos de una joven madre mendocina: desapareció en 2015 cuando estaba embarazada

Se trata de Gisela Gutiérrez, quien fue vista por última vez en el barrio La Favorita de Ciudad.

La joven madre desaparecida en La Favorita.

La Nación ofrece una recompensa de 500 mil pesos por una joven madre mendocina que fue vista por última vez en julio de 2015 en el barrio La Favorita de Capital.

Se trata de Paola Gisela Gutiérrez Bazán, una mujer de 29 años “de 1,60 metros de altura aproximadamente, tez trigueña, ojos color marrón, pelo largo con ondas color castaño claro, posee tatuajes en la espalda y cicatrices”.

Gisela es madre de tres hijos y al momento de su desaparición estaba embarazada, producto de una violación que ella misma denunció. También había denunciado a dos ex parejas que la obligaban a prostituirse.

Gisela Gutiérrez desaparecida.

Actualmente la causa es investigada por el juez federal Walter Bento, como “trata de personas y secuestro extorsivo”.

El ofrecimiento es realizado por el Ministerio de Seguridad de la Nación y está destinada “para aquellas personas que, sin haber intervenido en el hecho delictual, brinden datos útiles que permitan dar con el paradero de Paola Gisela Gutiérrez Bazán, DNI N° 36.137.133, nacida el 31 de mayo de 1991, quien fue vista por última vez el día 19 de julio del año 2015 en el Barrio La Favorita de la Ciudad de Mendoza", según publica hoy el Boletín Oficial.

Quienes tenga datos sobre el paradero de esta joven madre deberán comunicarse telefónicamente con el Programa Nacional de Coordinación Para la Búsqueda de Personas, llamando al nuero número de acceso rápido 134.

Su madre la vio por última vez

Gisela Gutiérrez fue vista por última vez la medianoche del domingo 19 de julio de 2015, a metros de su casa, en el barrio La Favorita. Desde entonces no hay noticias de su paradero.

Ramona, su madre, la vio cuando volvía -en compañía de un vecino- de visitar a una hermana. Como se había hecho tarde -ya eran más de las 23.30- Ramona la estaba esperando en la puerta de su casa.

Por eso pudo ver que el hombre que caminaba con ella la despidió y la joven siguió caminando en dirección a su casa.

En ese momento, y sin explicaciones, Gisela cambió de planes: le hizo señas a su madre indicando que ya volvía y desanduvo el camino que había hecho. Esa fue la última vez que la vieron.

Inicialmente el caso fue investigado por la Justicia mendocina. La fiscalía de Delitos Especiales ordenó algunas búsquedas por la zona de La Favorita y el ex zoológico que no tuvieron éxito.

Luego el Gobierno provincial decidió ofrecer una recompensa de 20.000 pesos para la persona que aportara datos sobre la joven embarazada. A un año de la desaparición, vecinos y amigos realizaron a una marcha hacia la Legislatura pidiendo que el caso se resuelva. Luego pasó al ámbito federal y estuvo a punto de ser archivada pero la Cámara de Apelaciones ordenó que se siguiera investigando.