jueves 24 de septiembre de 2020

Rocío tenía 17 años. Su novio fue detenido. - Gentileza / Perfil
Policiales

Mató de un escopetazo a su novia, una adolescente de 17 años

El joven de 20 años dijo que le disparó accidentalmente, pero los investigadores hallaron inconsistencias en su relato e intentan determinar si se trató de un femicidio.

Rocío tenía 17 años. Su novio fue detenido. - Gentileza / Perfil

Un hombre de 20 años mató de un escopetazo a una adolescente de 17 años, quien era su pareja. La víctima cursaba el sexto año de secundaria y era abanderada en su escuela rural de la zona de Pablo Acosta, en provincia de Buenos Aires.

El violento episodio ocurrió el miércoles en un establecimiento denominado San Gerónimo, situado en Cuartel VII, jurisdicción bonaerense de Benito Juárez. En ese lugar, los efectivos hallaron sin vida a Rocío Sañudo (17), cuyo cuerpo estaba sobre la cama de su habitación con un disparo en el tórax.

Voceros policiales indicaron a Perfil que su pareja, un joven de 20 años, aseguró que el tiro fue accidental, pero los investigadores detectaron inconsistencias en su relato y además destacaron que el lugar presentaba algunas señales de desorden, que podrían ser compatibles con una pelea.

En tanto que un arma fue secuestrada en la escena. Será peritada para establecer si fue la utilizada para cometer el crimen.

Por el momento, el caso se encamina a un femicidio, aunque los investigadores prefieren no arriesgar y tampoco descartan la teoría de un homicidio culposo, es decir, accidental. Serán claves las pericias de balística y el resultado de la autopsia, con el fin de dilucidar si la víctima tenía lesiones previas.

El joven de 20 años fue detenido por efectivos del Comando de Patrullas Rural (CPR). Se espera que en las próximas horas sea indagado por el fiscal David Carballo, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 2 del Departamento Judicial Azul.

Rocío Sañudo era muy querida en su pueblo y en el Centro Educativo para la Producción Total (CEPT) N° 31 de Pablo Acosta, donde era una de las mejores estudiantes. También integraba un equipo de fútbol que competía en la Asociación de Fútbol Femenino de Azul (AFFA).