Maipú: lo acusan de homicidio por pegarle una trompada en el pecho a un hombre que luego murió

Imagen ilustrativa/Los Andes
Imagen ilustrativa/Los Andes

La Justicia investiga como un homicidio preterintencional el fallecimiento de un jubilado que durante una discusión recibió un puñetazo. La calificación le permite al agresor estar en libertad.

En las últimas horas recuperó la libertad un hombre que tras una discusión golpeó a otro señor, quien terminó muriendo minutos después. El hecho, ocurrido en Maipú, se investiga como homicidio pero con la posibilidad de una baja pena, lo que le permitió al acusado quedar libre.

Carlos Bustos (68) estaba detenido desde el jueves pasado, luego de tener un altercado con Raúl Mammole (73), la víctima fatal. Según reconstruyeron los investigadores en base a lo dicho por los protagonistas, en horas de la tarde ambos se habían encontrado en inmediaciones de la calle Urquiza de Coquimbito, precisamente en un negocio que tiene el sospechoso.  

Si bien se conocían desde hace un tiempo, algo ocurrió para que se generara una pelea en la que Bustos le pegó una trompada en el pecho a Mammole. Este último se fue del lugar a pedir ayuda porque había quedado muy dolorido y un par de vecinos lo asistieron y lo trasladaron en un vehículo particular hasta el hospital Diego Paroissien.  

Allí el lesionado alcanzó a contar que Bustos le había propinado un puñetazo porque se había tomado mal un chiste que le hizo. Luego de esta breve explicación, sufrió un paro cardiorrespiratorio y murió.  

A partir de esto se le dio intervención a la Policía y a la Justicia, y los pesquisas lograron identificar a la persona que estuvo con el fallecido. El apuntado fue entrevistado y sostuvo que reaccionó de esa manera porque el otro hombre se estaba burlando de él por sus dificultades en el habla; es gangoso y en la zona lo conocen como el “Tarta”. Aparentemente, cansado de las cargadas se enojó y le pegó una piña.  

El agresor fue aprehendido y trasladado a la subcomisaría de Coquimbito, en donde permaneció hasta el sábado. El fiscal Gustavo Pirrello tomó el caso y, de acuerdo a los testimonios y a las primeras pruebas, decidió imputar al sospechoso por el delito de homicidio preterintencional; es decir, hubo intención de provocar un daño en la salud o en el cuerpo del otro, pero el medio empleado (un golpe de puño) no debía razonablemente ocasionar la muerte.  

La calificación resulta excarcelable ya que tiene penas de 2 a 6 años de prisión y, como el acusado no tenía antecedentes, se le permitió que continúe el proceso en libertad.  

Ahora la fiscalía espera por algunas declaraciones y, principalmente, por el resultado completo de la autopsia de Mammole. Trascendió que este jubilado tenía problemas cardíacos, por lo que los forenses deberán establecer qué incidencia tuvo el golpe que le dieron con su deceso. Teniendo en cuenta esto, podría llegar a modificarse la situación del comerciante investigado.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA