Liberan a dos de los acusados de asesinar a los hermanos Álvarez en Maipú

Kevin (izquierda) y Franco, las víctimas.
Kevin (izquierda) y Franco, las víctimas.

Este lunes se realizó la audiencia de prisión preventiva para los imputados por el doble crimen de Franco y Kevin Álvarez, atacados a balazos en junio pasado. Dos sospechosos quedarán en libertad y dos permanecerán detenidos.

Dos acusados seguirán en la cárcel y los otros dos recuperarán la libertad. En este estado quedó este lunes el expediente que investiga el crimen de los hermanos Álvarez, desaparecidos durante 20 días y cuyos cuerpos fueron encontrados en Maipú.

A tres meses de que hallaran los cadáveres de Franco (28) y Kevin (21), se realizó la audiencia de prisión preventiva contra los cuatro imputados y la fiscal Andrea Lazo logró la medida de coerción para dos sospechosos. Ellos son Vicente D’Agostino (51) y su hijo Alex (21), ya que la jueza Alejandro Mauricio consideró que hay pruebas suficientes para tenerlos tras las rejas.

Lo contrario ocurrió para los hermanos Isidro (32) y Luis Andrada (37), quienes serán liberados ante la ausencia de elementos contundentes que los impliquen en el hecho de sangre, según entiende la magistrada interviniente.

Todos seguirán sujetos a proceso e imputados por doble homicidio agravado por el uso de arma de fuego, por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas-con pena única de perpetua-, aunque la fiscalía deberá reunir nuevas pruebas para poder ratificar la acusación de los Andrada. Estos hombres trabajaban en albañilería con las víctimas, y los investigadores creen que el móvil de los asesinatos fueron los reiterados problemas laborales que se generaban entre ellos.

Puntualmente el último conflicto habría sido el reclamo de los Álvarez por un pago menor al que debían cobrar por una obra. En medio de todo esto, hasta la bronca por una planta de marihuana que el mayor de los fallecidos le habría robado a uno de los acusados.

La búsqueda y el desenlace fatal

Los restos de estos jóvenes aparecieron el 27 de junio, luego de que la averiguación paradero por ellos comenzara el 7 de ese mes. Su madre radicó por aquellos días la denuncia, indicando que lo último que supo de sus hijos fue que habían salido en la tarde de su casa de Colonia Bombal, en Maipú, y que en la noche le avisaron que estaban en Los Corralitos, Guaymallén, esperando para cobrar.

Desde entonces empezó una búsqueda policial y un trabajo de investigación que terminó en Rodeo del Medio, cuando una mujer llamó al 911 para avisar que había encontrado a una persona flotando en un desagüe. La zona del hallazgo es un amplio descampado, y había pocos metros de diferencia entre un cuerpo y otro.

El lugar donde aparecieron los hermanos muertos. José Gutiérrez/Los Andes
El lugar donde aparecieron los hermanos muertos. José Gutiérrez/Los Andes

Rápidamente se creyó que esos cuerpos correspondían a Franco y Kevin Álvarez, lo que fue confirmado horas después por los peritos del Cuerpo Médico Forense a través de una prueba de ADN. Los profesionales determinaron que la causa de muerte de ambos fue por disparos en la cabeza con un arma de fuego calibre 22, tal como se desprende por el tamaño de los orificios que presentaban.

Un día después ya estaban detenidos los cuatro sindicados, quienes se habían transformado en sospechosos antes de la certeza del doble crimen. El análisis en el teléfono celular de Franco Álvarez arrojó como resultado cruces y fuertes amenazas con los imputados, indicios que les permitieron a los pesquisas avanzar.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA