lunes 12 de abril de2021

/Los Andes
Policiales

Le negaron la domiciliaria a un ginecólogo condenado por agresión sexual: debe enfrentar un juicio por otros dos casos de abuso

En los próximos meses, Maximiliano Cazorla será juzgado por abuso sexual simple registrados en el hospital de Tupungato.

/Los Andes

La justicia le negó la prisión domiciliaria a un ginecólogo que está condenado por agredir sexualmente de una paciente y que, en breve, será sometido a otro juicio por abuso sexual simple donde las víctimas fueron otras dos pacientes.

El abogado de médico Maximiliano Julián Cazorla (45) solicitó que se le diera la prisión domiciliaria a su cliente que está cumpliendo una condena de 4 años y medio dictada en julio de 2019. Como razón, indicó que la madre de Cazorla está enferma y debía cuidarla.

El planteo fue rechazado ayer por el fiscal Tabaré Escurra y el juez Sebastián Sarmiento desestimó el pedido por lo que Cazarlo seguirá preso y, de esa forma deberá enfrentar un nuevo juicio por delitos sexuales que se cometieron en el hospital de Tupungato.

Grave denuncia y condena

En 2013, el ginecólogo fue denunciado por una joven paciente que atendió en una obra social privada. La denunciante fue a realizar una consulta porque había tenido relaciones por primera vez. La chica ingresó en el consultorio, explicó la situación y el médico la hizo desnudarse y la abusó. En julio de 2019, Cazorla fue condenado a 4 años y 6 meses de prisión.

Paralelamente, también en 2013, dos hermanas denunciaron a Cazorla, afirmando que el médico habría abusado de ellas en un consultorio del hospital Las Heras de Tupungato, siguiendo el mismo modus operandi que en el primer caso. .

Las jóvenes -una de 20 años y otra de 15- fueron a realizarse un control rutinario. El ginecólogo les dijo que las iba a atender por separado y habría dicho que tenían algunos problemas posturales. Con esta excusa, las habría hecho tomar posiciones fuera de todo protocolo médico y luego les habría hecho tocamientos genitales.

Luego de que la causa fuera declarada prescripta, el fiscal Javier Pascua, jefe de la Fiscalía del Valle de Uco, llevó el caso a la Corte provincial, donde se estableció que el ginecólogo debe ser sometido a juicio. Este debate está pautado para este año y Cazorla deberá enfrentarlo desde la cárcel.