Le dieron prisión domiciliaria al adiestrador de perros Marcos Herrero y se alojará en la casa del hijo de Viviana Luna

Marcos Herrero, el cuestionado especialista en búsqueda de personas y rastreos con perros, obtuvo prisión domiciliaria tras pagar una fianza de 150 mil pesos. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Marcos Herrero, el cuestionado especialista en búsqueda de personas y rastreos con perros, obtuvo prisión domiciliaria tras pagar una fianza de 150 mil pesos. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

En un giro inesperado, el hombre se quedará en Mendoza en casa de la familia que lo contrató para una búsqueda y por cual fue imputado tras ser acusado de colocar pruebas falsas.

El polémico rastreador Marcos Herrero cumplirá con la prisión domiciliaria que le otorgaron este viernes en la casa de un hijo de Viviana Luna, la mujer que él buscó y por lo que lo metieron preso al “plantar” pruebas. Para acceder a ese beneficio deberá cancelar una fianza personal de 150.000 pesos.

Este viernes se realizó la audiencia para tratar la apelación a la prisión preventiva que la jueza Mariana Gardey le había impuesto el 23 de diciembre pasado al entrenador de perros. Este jueves el juez Gonzalo Guiñazú, del Tribunal Penal Colegiado 1, rechazó el recurso interpuesto por el defensor de Herrero y ratificó la medida pero le permitió al rionegrino acceder a la modalidad domiciliaria tras el pago de una caución.

Curiosamente, el valor de la fianza es el monto que Herrero le habría cobrado a la familia de Viviana Luna para reiniciar su búsqueda luego de que nada se supiera de la mujer desde 2016, cuando fue vista por última vez en Potrerillos. Fue esa misma acción la que luego llevó al rastreador tras las rejas.

Es que el 3 de diciembre pasado, el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello ordenó el arresto de Herrera luego de que se reunieran elementos para sospechar que había manipulado evidencia y plantado pruebas en Potrerillos. Una comisión policial viajó a Viedma, de donde es oriundo el acusado, para detenerlo y traerlo a Mendoza. Aquí fue imputado por los delitos de falso testimonio, falsa denuncia, usurpación de títulos, encubrimiento y estafa.

Como Herrero reside en la provincia patagónica no puede acreditar un domicilio en Mendoza para cumplir con la domiciliaria ni tiene familiares que pudieran hacerse cargo del cuidado de la medida. Y ahí surge el segundo dato curioso, ya que el abogado de Herrero propuso como vivienda donde cumplir el arresto hasta que se realice un juicio el hogar de Matías Julián, hijo de Luna y quien para el fiscal Pirrello fue víctima de la estafa que se le endilga al rastreador.

Ahora desde el Servicio Penitenciario provincial deberán constatar que la casa propuesta reúne los requisitos para alojar de manera afectiva a Herrero mientras es monitoreado con una pulsera electrónica.

Pruebas falsas

A fines de septiembre pasado y en sólo media hora, Herrero “encontró” parte de un cráneo y un maxilar en un hotel abandonado en Potrerillos que ya había sido registrado por los investigadores del caso en más de una oportunidad. También halló un monedero y papeles que harían referencia a un caso de trata de personas.

Los restos óseos fueron analizados por el Laboratorio de Huellas Genéticas del Ministerio Público Fiscal, y los especialistas detectaron gran cantidad de ADN del adiestrador, indicio de que los había manipulado y que los habría tenido desde antes.

Además, estos huesos se cotejaron con otros que Herrero también había “encontrado” en Río Gallegos durante la búsqueda de otra mujer desaparecida y el resultado indicó que todos pertenecían a un mismo cadáver: el de un hombre.

Ante esto, los pesquisas entienden que el detenido pretendía engañar a todos y por eso lo acusaron por varios delitos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA