domingo 25 de octubre de 2020

María Dolores Juncos y su pareja, Ramón Acuña, quien la mató de 10 puñaladas. - Gentileza Telefe Noticias
Policiales

Jubilado de 78 años asesinó de 10 puñaladas a su novia de 35 e intentó degollarse

Ramón Acuña (78) está detenido por el femicidio de su pareja, identificada como María Dolores Juncos. En la vivienda del crimen residían también las tres pequeñas hijas de la mujer.

María Dolores Juncos y su pareja, Ramón Acuña, quien la mató de 10 puñaladas. - Gentileza Telefe Noticias

Un jubilado de 78 años identificado como Ramón Acuña está detenido como presunto autor del femicidio de María Dolores Juncos (35), su pareja, con la que vivía junto a sus tres hijas pequeñas en una casa de la localidad bonaerense de Isidro Casanova, en La Matanza.

El crimen ocurrió el pasado martes, cuando una empleada de limpieza que trabajaba en la vivienda oyó gritos. Acompañada por la hija de Acuña, la trabajadora encontró a María Dolores sin vida sobre la cama. En tanto que Ramón estaba tendido al lado suyo con heridas de armas blanca en la garganta.

Tras dar aviso al 911, efectivos de la comisaría 4 arribaron al lugar y constataron el deceso de la mujer, quien presentaba puñaladas en su cuerpo. A simple vista, el médico legista estableció que María Dolores Juncos recibió entre 10 y 11 heridas punzantes en el cuello.

Si bien Acuña no tenía denuncias previas por violencia de género, los investigadores determinaron que amenazaba a su pareja.

“La mató de múltiples puñaladas, después, por las pisadas, se ve que él fue al baño y de ahí volvió a acostarse y se cortó el cuello al lado de mi hermana, que estaba boca abajo y vestida”, aseguró Karina, hermana de la víctima del femicidio.

“Él siempre tenía esos arranques de gritarle, la amenazaba, tenía que salir corriendo para estar con él si se sentía mal”, agregó la mujer, al ser consultada por Télam.

Por su parte, personal de Policía Científica, a cargo de los peritajes dispuestos por el fiscal Gastón Duplaá, secuestró un cuchillo que será analizado con el fin de establecer si efectivamente fue el usado para matar a la mujer, quien vivía en Lomas de Zamora con sus tres hijas de 15, 10 y 8 años.

Acuña, tras ser asistido de su corte en el cuello e intento de suicidio, fue indagado por el fiscal por el delito de “homicidio doblemente agravado por la relación de pareja y por haber sido perpetrado contra una mujer por un hombre mediando violencia de género”, que tiene como única pena la prisión perpetua.