miércoles 25 de noviembre de 2020

El fuego se esparció por la casa, que estaba repleta de botellas plásticas. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes
Policiales

Incendio y tres muertes: revisan las cámaras para hallar a quien lo provocó

Una mujer de 70 años y dos de sus nietas fallecieron tras el siniestro el lunes en Guaymallén. Pericias de bomberos probaron que alguien lanzó algo inflamable.

El fuego se esparció por la casa, que estaba repleta de botellas plásticas. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes

En los últimos días se activó de manera especial la fiscalía de Homicidios, que ahora está abocada a una investigación compleja y hasta sorprendente, tras lo que parecía un episodio accidental. El incendio del lunes pasado en Guaymallén donde murieron una abuela y dos nietas fue intencional, según las pericias de los bomberos. Revisan las cámaras de seguridad para identificar al autor.

Ema Zapata (70), su bisnieta Aldana González (16) y su nieta Sheila Ares (10) fallecieron en el amanecer de esa jornada por una intoxicación por monóxido de carbono. El fuego en la casa de calle Moyano al 300 “devoró” el living y la cocina, sin llegar a las habitaciones de las víctimas, que dormían y no fueron alcanzadas por las llamas.

La señora fue retirada de la vivienda y, a pesar de los trabajos de reanimación, falleció en la calle. A las menores las mantuvieron con vida hasta que llegaron al hospital Notti, donde dejaron de existir.

La señora de 70 años y sus nietas de 10 y 16 murieron como consecuencias del incendio ocurrido en el domicilio, en Guaymallén. /Orlando Pelichotti- Los AndesOrlando Pelichotti

Peritajes reveladores

Con las muertes ya constatadas, comenzaron los trabajos para establecer qué originó el siniestro. Estas medidas arrojaron que ningún artefacto de la propiedad falló y que el incendio se habría generado por una llama suelta iniciada por alguien.

Esto era una presunción desde el comienzo de la causa, aunque los pesquisas esperaron a tener más precisiones. Una de ellas fue que el fuego comenzó cerca de una ventana que da al exterior.

Sobre este último dato hay dos posibilidades: alguien lanzó algo que accidentalmente ingresó a la propiedad y arrancó el fuego -casi descartado-, o lo arrojaron de forma deliberada para dañar el lugar o las personas que habitaban. La combustión no demoró ya que la casa estaba llena de botellas plásticas y otros elementos inflamables, porque Zapata era acumuladora.

Más allá de estas posibilidades, “el informe señala que fue un hecho intencional y esa es la hipótesis que trabajamos”, le confió a Los Andes una fuente judicial. Para avanzar en este aspecto se investiga si las víctimas tenían enemistades o problemas con alguien que pudiera atacarlas.

Otra alternativa que no se desestima es que el incendio haya comenzado en el interior del hogar; puede ser por algo que quedó encendido por un descuido o porque el autor del hecho tuvo acceso al hogar. Es por esto que también se trata de establecer quiénes frecuentaban a esta familia.

Allí vivía Ema con una nieta que no estaba en el momento del incendio, pero quien sí estaba era la hija de ella y bisnieta de Zapata, Aldana González. Ocasionalmente se encontraba Sheila Ares, nieta de la señora mayor, que había ido a pasar el Día de la Madre con su abuela. Por último, en un terreno contiguo reside otro nieto de la mujer fallecida.

El caso lo investiga la fiscal Andrea Lazo y en los próximos días podría haber novedades importantes, que terminen de transformarlo en un triple homicidio. Se trata del relevamiento de las cámaras de seguridad en las inmediaciones para identificar al sospechoso.