domingo 24 de enero de 2021

Gabriel Baigorria recibió un disparo en el pecho y murió enseguida.
Policiales

Imputaron al joven que mató con un rifle al ex de su pareja en San Carlos

Aunque se entregó y confesó el crimen de Gabriel Baigorria el lunes, Víctor Duarte no declaró y fue enviado al penal.

Gabriel Baigorria recibió un disparo en el pecho y murió enseguida.

En un par de días parece haberse esclarecido el crimen ocurrido en San Carlos, que tuvo como víctima a un joven y como victimario a un muchacho que se entregó a la Policía tras el hecho. Este último fue imputado y se trata del novio actual de la ex pareja del fallecido. El sospechoso no declaró y pasará a la cárcel.

Tal como se preveía, Víctor Emanuel Duarte (27) fue acusado formalmente por el asesinato de Gabriel Baigorria (27), que tuvo lugar en una casa de La Consulta durante la tarde del lunes feriado.

Según la declaración de la testigo principal y presencial -la esposa del detenido y ex de la víctima fatal-, el agresor utilizó un rifle para disparar. Tras una acalorada discusión, Duarte baleó a Baigorria en la zona del tórax y le quitó la vida prácticamente en el acto.

Apenas minutos después, y mientras Policía Científica realizaba los peritajes de rigor en la vivienda ubicada en la calle Leopoldo Suárez, Duarte se presentó en la comisaría 18 haciéndose responsable del episodio.

El sospechoso quedó a disposición de las autoridades judiciales y ayer la fiscal Eugenia Gómez lo imputó por homicidio agravado por uso de arma de fuego, delito con penas de 10 a 33 años de cárcel en un futuro juicio. Con esa acusación, se ordenó que pase a penitenciaría a la espera de la audiencia de prisión preventiva.

El joven optó por no declarar, más allá de que casi admitió su autoría cuando se entregó a la Policía. Si bien en un momento en la fiscalía se barajó la posibilidad de una carátula más grave en la causa, por ahora los pesquisas sólo tienen pruebas para la hipótesis formulada.

De la investigación surge que Baigorria había llegado a la propiedad de su ex para estar con sus dos hijos, como lo hacía un par de veces por semana. Sin embargo, sus visitas no le caían nada bien a Duarte, quien también tenía hijos con la mujer.

En algunas oportunidades, entre estos hombres se generaban peleas y fuertes cruces, aunque esta vez todo terminó de manera fatal. El arma homicida fue un rifle calibre 22, secuestrada por los efectivos en el patio de la casa donde sucedió el crimen.

Más allá de algunas medidas que el expediente aún debe incorporar, todo indica que no habrá contratiempos y un rápido avance.