jueves 3 de diciembre de 2020

El hombre quedará alojado en el penal de San Felipe. Archivo/Los Andes
Policiales

Imputaron al empresario acusado de abusar a su hija de cinco años en su casa de Luján

El sospechoso, vinculado a la actividad de la construcción, fue detenido el sábado en la noche y ahora pasará a la cárcel.

El hombre quedará alojado en el penal de San Felipe. Archivo/Los Andes

Tal como se preveía, este lunes fue imputado el empresario de la construcción acusado de abusar sexualmente a su hija 5 años en su casa de Luján. Le adjudican graves delitos y pasará a la cárcel.

La fiscal Cecilia Bignert formalizó la situación del sospechoso, de 60 años, tras comunicarle la imputación que ahora pasa sobre él: abuso sexual agravado por acceso carnal y por el vínculo, con penas de 8 a 20 años en un futuro juicio.

De esta manera, el hombre será trasladado desde la comisaría 49 de Maipú hacia el penal de San Felipe, en donde aguardará la audiencia de prisión preventiva.

El detenido, de quien no se informa su nombre para preservar a la víctima, fue arrestado el sábado en la noche en la vía pública, en Dorrego, Guaymallén. Contaba con pedido de captura luego de que su ex cuñada lo denunciara el domingo 27 de septiembre en la oficina fiscal 16 Maipú-Luján.

Esta mujer se presentó ante las autoridades judiciales para relatar la confesión que le había hecho su sobrina. La pequeña le relató que el día de su cumpleaños, el 25 de septiembre, estuvo con su progenitor en su vivienda de Carrodilla y que allí el hombre la había tocado con sus manos en la zona genital. Puntualmente, dijo que le había introducido los dedos.

Esto fue corroborado en el hospital Notti, donde los médicos advirtieron que la menor tenía lesiones compatibles con un abuso sexual.

Tras esta pericia de rigor la fiscal ordenó la detención del empresario, que ya había dejado su domicilio cuando la Policía fue por él. Lo buscaron por varios lugares que solía frecuentar-entre ellos su empresa de Godoy Cruz-, hasta que lo atraparon el fin de semana.

El  caso está enmarcado en una fuerte disputa que hay entre los padres de la víctima. A tal punto son las diferencias, que la tía de la nena-quien hizo la denuncia-goza de su tenencia legal.

El sospechoso ha sido acusado varias veces por su ex pareja por violencia de género, mientras que él le reclamaba por malos tratos hacia la hija.

Incluso la madre de la niña dejó trascender que ya tenía sospechas de que el hombre abusaba a la criatura. Ahora el empresario está preso con varias pruebas en su contra; una que se puede sumar a esta lista será la cámara Gesell, donde profesionales abordarán a la víctima para que cuente lo sucedido.