El hombre asesinado en San Martín fue empalado cuando aún estaba vivo: cómo sigue la investigación

La víctima del hecho, quien tenía antecedentes por delitos sexuales contra menores.
La víctima del hecho, quien tenía antecedentes por delitos sexuales contra menores.

José Butos (54), hallado muerto hace un semana en una casa abandonada, fue golpeado, apuñalado y empalado aún con vida. La causa puede cambiar de calificación y hay varias personas en la mira por el crimen.

Una semana de investigación lleva el caso del hombre empalado y asesinado en San Martín, cuyo cuerpo fue encontrado en una casa abandonada. En las últimas horas llegó a la fiscalía el resultado de la autopsia, que aporta detalles claves para el futuro de la causa.

Un fuerte golpe en el cráneo, una puñalada en la zona intercostal y un empalamiento aún con vida, son los aspectos más salientes del informe del Cuerpo Médico Forense sobre los restos de José Bustos (54), hallado sin vida el 11 de agosto en la tarde a la vera de la ruta 50, en ingeniero Giagnoni.

Los especialistas agregaron que la víctima cuando fue encontrada llevaba al menos tres días muerta, por lo que el ataque ocurrió durante el fin de semana anterior.

Estas precisiones resultan importantes para la pesquisa, teniendo en cuenta la calificación. Hoy se investiga un homicidio simple, aunque podría pasar a ser un homicidio agravado por ensañamiento y por el concurso premeditado de dos o más personas.

El primer agravante se debe al empalamiento, al que Bustos fue sometido estando vivo y al que intentó resistirse. Con respecto al segundo punto, los sabuesos creen que en el crimen participaron varios sujetos; de otra manera el fallecido no podría haber sido golpeado, acuchillado y empalado.

Si se confirma esta carátula, los futuros acusados arriesgarán prisión perpetua en un juicio por jurados. Por ahora no hay detenidos, pero si 9 “sospechosos” identificados que podrían tener alguna relación con el asesinato.

Todos ellos son parientes de una nena de 10 años que habría sido abusada por Bustos, denuncia que se radicó en diciembre pasado y por lo cual el hombre estaba imputado por abuso simple.

Esta no era la única acusación que tenía, ya que también había sido imputado por un presunto ataque sexual contra dos adolescentes de 14 y 16 años, en 2016.

Todo esto contexto, más la forma en que lo mataron, llevaron a que desde un principio se investigara como un crimen por venganza a estos abusos. El caso está a cargo del fiscal Martín Scattareggi, hasta este miércoles sin detenidos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA